Declaración de Montreal

1. TURISMO SOCIAL

Un alto ideal frente a la discriminación y el reto de la integración.

Hoy, en un mundo

... en este mundo, el turismo crece rápidamente. Somos testigos de un aumento espectacular en los viajes de negocios y de placer, las aperturas de las fronteras, la diversificación de los destinos, y de nuevos medios de comunicación y transporte.

Paralelo a un derrumbamiento global en la división entre tiempo dedicado al trabajo y tiempo para ocio y viaje, somos testigos, en ciertos países, de formas inaceptables de explotación de los habitantes locales, tan extremas como la prostitución de niños.

Art. 1. La Declaración Universal de los Derechos Humanos expresa que todos los seres humanos tienen derecho a descansar, tiempo de ocio, un límite en las horas laborales, y a vacaciones pagas.

Este derecho está lejos de ser aceptado universalmente, debe lucharse vehemente por la subyugación del ocio y el turismo al servicio de las necesidades humanas a lo largo del camino ya proclamado por el turismo social, cuya meta primaria siempre ha sido el acceso de las oportunidades de viaje y ocio para todos.

Art. 2. El objetivo primario de todas las iniciativas de desarrollo turístico debe ser la realización plena de las potencialidades de cada individuo, tanto como persona que como ciudadano.

2. TURISMO SOCIAL: VENTAJAS PARA EL FUTURO

Turismo Social: "un forjador de la sociedad"

Art. 3. La meta de hacer que el ocio turístico sea accesible para todos - incluyendo familias, jóvenes y mayores - necesariamente significa involucrarse en la lucha contra la desigualdad y la exclusión de los diferentes culturalmente, de aquellos con medios o capacidades limitadas, o de aquellos que viven en países en desarrollo.

Para este fin, deben identificarse e implementarse medidas específicas: la definición de políticas sociales de turismo, la creación de infraestructuras, el establecimiento de sistemas de apoyo para los desventajados, elevación de conciencia y otros entrenamientos al personal, etc. Con frecuencia, las iniciativas modestas, que formen parte de una estrategia global, pueden ser "forjadoras de la sociedad" más efectivamente que los proyectos de gran escala.

Art. 4. Las vacaciones y viajes pueden ser particularmente aptas para el enriquecimiento personal, a través del descubrimiento de nuevos lugares, culturas y civilizaciones, a través de actividades físicas, artísticas, deportivas y de ocio, por el encuentro con personas a través de brechas educativas o generacionales, y por otras responsabilidades libremente tomadas por los turistas.

Los operadores de turismo social desean contribuir al mejoramiento de las relaciones humanas, tanto a través de su entrenamiento como por sus actividades de animación; el turismo social es un vehículo para la cohesión social.

Turismo Social: un promotor del crecimiento económico

Art. 5. Cientos de millones de personas de todo el mundo viajan y son bienvenidos por el turismo social, que atrae a todos los grupos de ingreso y de edad.

El turismo social florece en un clima económico informado por solidaridad y política social. A su vez, el turismo social ofrece, y seguirá siendo así en un grado mayor, una oportunidad económica excepcional.

Turismo para todos es una clave para la fortaleza económica. Genera un flujo contínuo de personas e inversiones, lo que contribuye al desarrollo regional, produce riqueza nacional e internacional, y estimula la transferencia de recursos de las economías más ricas a los países más pobres.

Art. 6. El turismo debe beneficiar a toda la comunidad. Sus beneficios deben contribuir al desarrollo integral social y económico de las regiones y de los ciudadanos. El sector turístico deben proveer tanto empleo como garantizar los derechos fundamentales de todos los empleados.

Art. 7. Todos los actores claves en el desarrollo del turismo están sujetos a las mismas limitaciones económicas. Sea como empresarios, gerentes de facilidades, organizadores de giras o guías, todos son agentes económicos, sujetos a las mismas expectativas de competencia, profesionalismo y comportamiento.

La búsqueda de un objetivo de desarrollo social depende de la gestión ejemplar y en el mejoramiento de resultados.

Turismo Social: participación en las prácticas de gestión del terreno

Art. 8. Muchos antes de su promoción por las organizaciones internacionales, el concepto de "desarrollo sostenible" había sido adoptado por el turismo social y expresado en los siguientes objetivos:

Mientras que el turismo es, en escala global, uno de los motores para el desarrollo regional, nunca debe llevar a la invasión descontrolado de un área, la explotación de la población local, o la destrucción de su cultura.

Art. 9. El turismo puede, y debe, representar una esperanza para muchas economías frágiles. La protección del ambiente natural tiene que resistir la presión adquisitva de organizaciones o individuos empeñados en ganancias comerciales o personales.

Art. 10. El turismo social, como empresario y administrador de proyectos de desarrollo turístico, juega un papel clave en relación a los turistas. Su deber es elevar conciencia, informar e inculcar respeto por el ambiente y las comunidades locales.

Turismo Social: compañero en los programas globales de desarrollo

Art. 11. La Conferencia de Estocolmo sobre Población y el Ambiente, los programas de las Naciones Unidas y la Cumbre de la Tierra en Río, entre otras, han identificado claramente las responsabilidades de las generaciones presentes en el establecimiento de límites al crecimiento.

El turismo, cuando es controlado y cuando respeta el ambiente natural y las comunidades locales, constituye una de las esperanzas económicas, sociales y culturales de muchas regiones en desarrollo. Por esta razón, los operadores presentes y futuros de turismo social están, y estarán, en buena posición para idear proyectos de desarrollo, ponerlos en sus marcos legales y financieros, y contribuir a la gestión, programas de entrenamiento y animación de todos los proyectos turísticos planificados para los programas de desarrollo global.

Art. 12. En todo el mundo, son, y serán, esenciales nuevas formas de cooperación y sociedad, ya que el desarrollo turístico requiere del apoyo de muchas autoridades locales, organizaciones sociales, sindicatos, asociados financieros, movimientos familiares, de jóvenes, culturales, deportivos y ecológicos, y, desde luego, profesionales en la industria turística, entre los cuales, los operadores de turismo social que sirven al bien público.

3. CRITERIOS PARA UNA DEFINICIÓN DE TURISMO SOCIAL

Art. 13. Cualquier organización turística (asociación, cooperativa, sociedad mútua, fundación, federación, organización sin fines de lucro, compañía, etc...) que, por sus artículos de asociación o declaración de objetivos, se identifique claramente con los objetivos sociales y la meta de hacer que los viajes y el turismo sean acesibles al mayor número, - diferenciándose así del único objetivo de maximización de los beneficios - puede reclamar su membresía en el movimiento de turismo social.

La palabra "social" puede evocar un sentido incrementado de solidaridad y fraternidad, y ser una fuente de esperanza para todas aquellas muchas personas en el mundo de hoy que todavía no disponen de tiempo de ocio.

Art. 14. La validez de este reclamo está sujeto a las siguientes condiciones verificables:

  1. Las actividades propuestas conjugan objetivos sociales, educativos y culturales que favorecen el respeto y el desarrollo del individuo.
  2. El público objeto está claramente identificado, sin discriminación basada en raza, cultura, religión, política, filosofía o social.
  3. Un valor agregado no económico forma parte integral del producto propuesto.
  4. Está claramente expresado un deseo para la integración no desorganizadora con el ambiente local.
  5. El tipo de actividad y el precio están claramente indicadoes en los documentos de contrato. Los precios son compatibles con los objetivos sociales enunciados. Los excedentes anuales, en su totalidad o en parte, serán reinvertido para el mejoramiento de los servicios ofrecidos al público.
  6. La gestión de personal está de acuerdo con la legislación social, y se compromete a promover la satisfacción en el trabajo y llevar a cabo apropiados entrenamientos contínuos para el desarrollo del personal.

Art. 15. Los operadores de turismo no deben buscar justificación en los estatutos o procedimientos, sino más bien en sus acciones para alcanzar un objetivo claramente identificado.

De hecho, los estatutos pueden variar de acuerdo a la costumbre, práctica y legislación vigente. Sólo son los medios para el fin. No hay un solo modelo en el mundo hoy en día.


Cualquiera que sean los logros y éxitos, un turismo social significativo y duradero no puede existir sin la formulación y el mantenimiento a largo plazo de políticas verdaderamente pensadas en términos sociales para el turismo en el nivel regional, nacional e internacional.


Algunos temas

Página inicial