Seminario Internacional de
Turismo Social

Calvià (Mallorca), 16-17 de noviembre de 1995

Conclusiones del Seminario

  1. Se comprueba el interés de los Estados Miembros de la Unión Europea por el Turismo Social, como una modalidad del Turismo, que constituye un sector generador de riqueza y de empleo para todos nuestros países y es un instrumento eficaz para aumentar el bienestar de nuestros ciudadanos europeos.

  2. El Turismo Social debe abrirse progresivamente a todas las colectividades, con especial atención hacia las personas mayores, minusválidos, etc., para que ellos tengan acceso al disfrute del ocio y del tiempo libre lo mismo que del patrimonio en los países miembros, teniendo en cuenta que se trata de colectividades con un potencial favorable elevado para la participación en actividades turísticas y de ocio.

  3. Se debe profundizar en el diseño de estrategias y de productos turísticos específicos aplicados a la segmentación de la demanda, a las necesidades y características de cada una de estas colectividades, para que los programas turísticos sean a su medida (con prioridad en las personas mayores y minusválidas) y que sean accesibles a todos estos ciudadanos, tanto desde el punto de vista físico (arquitectónico) como en el aspecto económico.

  4. Se comprueba el impacto favorable que tienen los Programas de Turismo Social en la elevación de la calidad de vida de los ciudadanos, en su mayor integración personal y social y en el cambio positivo de la imagen social. En este sentido, se ha comprobado la preocupación de todos los países en promover este género de programas para las colectividades que tradicionalmente han tenido más dificultades para participar en las actividades turísticas, de ocio y del tiempo libre.

  5. Igualmente se comprueba el impacto económico favorable que tiene el Turismo Social sobre la generación y mantenimiento del empleo, tanto directo como estimulado, especialmente durante la estación muerta, contribuyendo a la ampliación del turismo y a la utilización plena de las infraestructuras hoteleras. La ampliación de la actividad favorece, entre otras, a la formación, el reciclaje y a la mayor calificación de los recursos humanos, lo que repercute sobre el crecimiento de la competitividad del sector turístico. También engendra un efecto positivo hacia otros costos sociales financiados por la Administración, como pueden ser la asistencia sanitaria, el consumo farmacéutico.

  6. Esta modalidad de turismo, si se incrementa en los años próximos, puede llegar a constituir, tal como ha sido declarado en el Libro Blanco de la Comisión Europea, un auténtico "yacimiento de empleo" que permitiría combatir el desempleo y favorecer la incorporación de colectividades de trabajadores tales como los jóvenes, los parados por largo tiempo y las mujeres.

    Además, el crecimiento de la actividad económica que produce este género de programas constituye un buen ejemplo: invertir en lo social es económicamente rentable para los países que los desarrollan..

  7. Los Estados Miembros deberían empeñarse todavía más en la promoción de programas de Turismo Social con la ayuda de diversas fórmulas de apoyo económico destinadas tanto al mejoramiento, la adaptación y el mantenimiento de residencias y de infraestructuras como a la motivación directa de las personas a fin de que ellas participen en estas actividades, ya sean asumidas por las Administraciones Públicas como por intermedio de Organizaciones No Gubernamentales..

  8. Debe aumentarse las posibilidades de cooperación entre el sector privado y las autoridades públicas, en materia financiera, en los diferentes niveles de la Administración (Estado, Regional y Local), lo mismo que en el campo del diseño y establecimiento de innovaciones comerciales y organizativas (produciendo así estrategias positivas que dinamizarían este sector)..

  9. El Turismo Social puede ser un instrumento eficaz de intercambio y conocimientos entre los ciudadanos de diferentes países, como un paso más hacia una Europa de los Ciudadanos, en el espíritu del Tratado de la Unión Europea. En la promoción de estos Programas de intercambio, los Estados Miembros, que pueden promover acuerdos para el intercambio de usuarios de Turismo Social, deben jugar un papel importante..

  10. Los Estados Miembros motivan a la Comisión Europea a que ponga en marcha iniciativas que intesificarían el desarrollo de programas de Turismo Social, en las políticas sociales europeas, especialmente en los casos de personas mayores y de minusválidos, con vistas al intercambio entre naciones y la creación de una Red Europea de intercambio de experiencias e información, al igual que a la programación de Seminarios Europeos, como el presente, donde se profundizaría y estimularía el Turismo Social en la Unión Europea.

Calvià, 17 de noviembre de 1995

Traducido de la versión francesa por José E. Marcano


Algunos temas

Página inicial