19 de marzo de 2013

Viaje a regiones cafetaleras en las montañas de Tailandia

Cosechando café en Tailandia
La tribu Akha ha comenzado a producir café orgánico en las montañas en el norte de Tailandia.

Si alguna vez se ha preguntado sobre el origen de su mañanera taza de café, considere hacer un viaje a la remota villa de Maejantai en el norte de Tailandia, cuyos habitantes producen uno de los mejores cafés en el mundo.

El Akha Ama Coffee Journey ("Viaje Cafetalero Akha Ama") es manejado por el jóven Ayu Chuepa, generalmente conocido como Lee, y que es miembro de la tribu Akha de las montañas, que se encuentra en las montañas del norte de Tailandia, Laos, Myanmar y en la provincia Yunnan de China. Hata 2010, los Akha subsistían tradicionalmente criando ganado y cultivando arroz, vegetales y frijoles. Pero en los dos últimos años, las familias en Maejantai han estado cultivando y procesando café orgánico. Y luego de trabajar durante varios años en una organización sin fines de lucro en Chiang Mai, Lee recibió un subsidio para ayudar a su poblado a cultivar, procesar y vender el café en una manera sostenible. Como tal, Lee abrió una tienda de café Akha Ama en Chiang Mai y dos veces al año, como parte del "Akha Ama Coffee Journey", lleva unos 20 participantes de todo el mundo a Maejantai para que vean como viven y trabajan los habitantes del poblado.

El viaje no es fácil. Desde Chiang Mai, los visitantes pasan alrededor de cuatro horas en un songtaew, un camión cubierto con dos bancos en la parte trasera, entonces dos horas más en la parte de un 4x4 viajando por una carretera primitiva. Añada a esto los trabajos intensivos e intensivos en el campo, y Lee realmente introduce los participantes a la verdaderavida de un productor de café. Es trabajo duro, y así es como se supone que sea.

En Maejantai, los pobladores recogen manualmente el café – y así lo hacen los participantes. El día comienza al amanecer con una caminata de 6.4 kilómetros a lo largo de un ondulante camino de tierra hasta las plantaciones de café, continúa durante horas recogiendo las cerezas de café de arbustos sembrados en empinadas colinas, y finaliza regresando con una caminata al atardecer.

Las cerezas maduras rojas o amarillas son arrancadas del arbusto y colocadas en cestas de mimbre. Entonces se vacían las cestas en grandes sacos de cáñamo, que tienen entre 50 kg y 55 kg de cerezas. Los sacos llenos de café son transportados en motocicletas hasta el poblado, donde una máquina despulpa las cerezas; la pulpa, con las cáscaras, se usan para preparar compost mientras que los granos se rastrillan para que se sequen en el aire de la montaña. Después de eso, los granos son transportados a Chiang Mai para ser tostados.

Los agricultores de Maejantai cultivan dos variedades de Arábica, Catuai y Típica. El café de Akha Ama se distingue por su acidez y sabor cítrico, y ha sido seleccionado entre 2,500 participantes para usarse en World Cup Tasters Championship de la Asociación de Cafés Especiales de Europa.

Los participantes pasan la noche en las casas de los aldeanos, por lo general en plataformas elevadas en chozas de una o dos habitaciones con piso de tierra, con los miembros de la familia durmiendo justo al lado.

El agua para ducharse se calienta en la estufa. Se cocina a fuego, ya sea en la casa o en una cabaña separada. Todo el alimento se produce localmente, con la excepción de sal y aceite vegetal.

“Ama” en Akha significa “madre”, a la propia de Lee. Ella es una parte integral de la jornada, cocinando y sirviendo todas las comidas así como hospedando a varios de los participantes en su casa.

Si no puede hacer el viaje del café, que se celebra en noviembre y enero de cada año y tiende a llenarse tan pronto como se anuncia en el sitio web a principios de otoño, asegúrese de pasar por el Café Akha Ama a probar la bebida. No sólo va a estar participando activamente en el mejoramiento de un pueblo, sino también satisfaciendo su paladar con una taza de café galardonado.

Volver al índice de Notas