Involucramiento de la Comunidad en el Turismo de Vida Silvestre:
Fortalezas, Debilidades y Retos

Caroline Ashley y Dilys Roe
International Institute for Environment and Development

Introducción

Cada vez recibe más atención el involucramiento de la comunidad en el turismo de vida silvestre por parte de diversas fuentes y por diversas razones:

En cualquier lugar donde se esté desarrollando el turismo con involucramiento comunitario (TIC), puede haber interesados en cada uno de estos objetivos diferentes, o ser un proyecto con objetivos múltiples. Por ejemplo, los proyectos con base comunitaria de gestión de vida silvestres pueden combinar las perspectivas de desarrollo (diversificación a través de la vida silvestre) y de conservación (crear incentivos de conservación, reevaluar el patrimonio natural) pero en grados altamente variables. También variarán en la dimensión en que son impulsados por las perspectivas de los residentes locales. Por ejemplo, para los proyectos dentro de Parques Nacionales la conservación es muy probable que sea la meta, y satisfacer las necesidades locales de desarrollo uno de los medios, pero puede ser lo contrario en los proyectos de desarrollo rural.

Este trabajo explora cómo el TIC puede contribuir a estas diferentes perspectivas (aunque con un enfoque primario en su contribución al desarrollo), y cómo los objetivos pueden estar en conflicto o complementarse uno con otro. Se cuestiona si el TIC puede alcanzar sus altas expectativas. Resume algunas de las ventajas y de las limitaciones del involucramiento comunitario en el turismo, define puntos clave sobre la base de la experiencia hasta el presente e identifica retos que deben investigarse y resolverse. El objetivo es estimular la discusión y fomentar el intercambio de experiencias, no el dar respuestas concluyentes. Se basa principalmente en ejemplos en África austral y oriental, ya que es la fuente de gran parte de la literatura publicada: si otras regiones se enfrentan a asuntos similares o muy diferentes es una de las preguntas que debe resolverse.

¿Qué queremos decir con TIC?

El turismo puede involucrar y afectar los residentes locales sin que sea impulsado ni controlado por la comunidad. Aunque pueda desearse la última situación, es necesario analizar y resolver la primera situación. Por lo tanto, esta revisión no limitará su enfoque solamente al turismo "impulsado por la comunidad", si no que abarcará las muchas formas de involucramiento local el cual puede incluir empleo local en las industrias turísticas, tales como alojamientos ("lodges"), empresas dirigidas por empresarios o comunidades locales, tales como lugares para acampar, villas tradicionales, cama y desayuno ("bed and breakfast"), individuos que venden curiosidades, alimentos y otros artículos a los turistas, auto-empleo, por ejemplo como guías, comunidades o individuos rentando sus tierras para el turismo, vendiendo concesiones de caza, o estableciendo acuerdos de asociación con operadores turísticos, y residentes locales que participan en la planificación del turismo, la vida silvestre, parques y usos relacionados de la tierra. Estas actividades suceden dentro de parques nacionales y en terrenos privados o comunales, y los turistas pueden ser consuntivos (cacería) o no consuntivos (ver la vida silvestre /naturaleza salvaje /paisaje). Puede etiquetarse o no como "eco-turismo" – esta revisión no está evaluando el TIC como un elemento del eco-turismo, sino que evalúa el involucramiento de la comunidad, no importa como se llame.

Ventajas del Involucramiento Local en el Turismo basado en la Vida Silvestre

  1. Para los residentes o vecinos de un área de vida silvestre, el turismo en su región puede traer el desarrollo (Koch 1994, Drake 1991, Ashley 1995) tal como:
    • oportunidad de empleos y negocios;
    • entrenamiento, mejoramiento de las habilidades y de la capacidad institucional local;
    • mejoramiento de la infraestructura;
    • mayor interés y orgullo en la cultura, bienes e identidad de una región;
    • oportunidades para que las comunidades obtengan ingresos colectivos;
    • catalizador para mejorar la gestión local de los recursos naturales.

  2. Como estrategia para el desarrollo económico rural, tiene algunas ventajas sobre otros sectores:
    • el turismo es una de las pocas industrias adecuadas para áreas rurales, remotas y/o subdesarrolladas, y para terrenos marginales;
    • en el pasado, ha sufrido menores fluctuaciones de precios que muchas otras industrias de exportación, tales como las de minerales y bienes agrícolas (Brandon, 1993);
    • el turismo no se enfrenta a barreras proteccionistas (tales como tarifas comerciales, cuotas), como sucede como muchas otras exportaciones hacia países industrializados (Brandon, 1993);
    • es un sector de servicio relativamente intenso en mano de obra, con oportunidades limitadas de que las personas sean reemplazadas por nuevas tecnologías y capital;
    • es posible establecer vínculos con la economía local, a través del desarrollo de empresas que suministren productos y servicios al comercio turístico;
    • puede diversificar las economías rurales basadas en la agricultura -- particularmente en áreas propensas a la sequía o donde están disminuyendo los ingresos agrícolas [2];
    • atrae la inversión del sector privado, a diferencia de algunas otras iniciativas de desarrollo rural;
    • la industria turística global está creciendo (a más o menos 4.4% por año, según los últimos estimados de la OIT de crecimiento anual de llegadas [H. Goodwin, com. pers.) con un crecimiento particular en el turismo de aventura/eco/ético;
    • se basa en recursos renovables (vida silvestre y hábitat), así que, en principio, puede ser sostenible ecológicamente. También puede ser menos consumidor de recursos tales como energía y materias primas, que otras industrias.

  3. El turismo puede crear incentivos para que las personas locales conserven la vida silvestre y el hábitat:
    • El turismo, con frecuencia, puede generar mayores ganancias que otros usos de la vida silvestre. Estas ganancias locales pueden compensar los daños de la vida silvestre a cultivos y ganado, y por la pérdida del acceso a áreas núcleos de vida silvestre, así que la vida silvestre se convierte en un beneficio neto para los residentes locales y, por lo tanto, un bien a proteger.
    • En áreas con alto potencial turístico, los réditos pueden exceder los réditos de otros usos de la tierra, y así justificar el mantener o restaurar el hábitat de vida silvestre [3].
    • El valor que los turistas asignen a los recursos naturales y culturales locales puede a su vez aumentar el reconocimiento de sus valores entre los residentes locales (por ej.: Báez, 1996).

  4. Para la industria turística, el involucramiento de la comunidad en el turismo diversifica el producto, mejora los atractivos culturales, puede ser mercadeado como "eco-turismo" y puede ayudar a asegurar la viabilidad a largo plazo del sector.
    • Con frecuencia, los turistas se interesan en el patrimonio cultural y desean "interacción cultural". Aún cuando su interés principal sea ver vida silvestre o paisajes, atracciones adicionales son los bailes locales, visitas a hogares o pueblos tradicionales, y la compra de artesanía. Algunos pudieran ser atraídos por la etiqueta "eco-turismo" que frecuentemente se agrega a productos que involucran comunidades. Una pequeña minoría desearía específicamente saber que su viaje es "ético" y será atraída hacia aquellas aventuras que claramente beneficien comunidades.
    • El involucramiento local en el turismo también puede beneficiar, a largo plazo, a la industria turística al ayudar a mantener el apoyo público y político hacia el turismo como una industria nacional, y/o asegurando la conservación de los bienes naturales.

Desventajas y Limitaciones del Turismo para las Comunidades

La vehemente promoción del turismo en áreas rurales para obtener los beneficios indicados anteriormente para las comunidades no necesariamente resulta exitosamente. La experiencia en varios países ha demostrado que el turismo puede conllevar muchos costos para las áreas locales, y que algunos de los beneficios esperados y descritos arriba son limitados o distorsionados. Por lo tanto, es necesario diseñar medidas para mejorar el involucramiento de la comunidad en turismo para enfrentar las desventajas lo mismo que maximizar los beneficios. Aún más, los proyectos que promueven el TIC necesitan estar conscientes que no se pueden evitar todas las desventajas, por lo que las iniciativas de TIC traerán costos lo mismo que beneficios.

Muchas de estas desventajas pueden atribuirse a cualquier nueva actividad económica en un área rural. Por ejemplo, puede haber un aumento en las disparidades de ingresos y en los conflictos sobre los recursos siempre que la nueva actividad y la fortaleza de la organización comunitaria afecten el poder de los residentes para controlar los desarrollos en la mayoría de las esferas, no solamente en el turismo. Aún más, los puntos ilustrados a continuación muestran los extremos --- puede que el turismo no ocasione todos estos costos para las personas locales. Pero vale la pena tomar en cuenta los extremos para ver si es posible evitarlos, y a qué costos, mejorando el TIC.

1. Beneficios financieros limitados

Hay evidencias de que realmente muy poco del gasto por los turistas queda en la localidad visitada (el problema de "fuga"). Por ejemplo, el turismo de lujo frecuente requiere de mercadeo especializado, comunicación internacional y bienes de lujo, así que mucho del gasto de los turistas sirve para pagar a compañías internacionales o para gastar en bienes y servicios importados a la localidad. Los turistas económicos probablemente paguen menos a compañías en distantes ciudades capitales pero pueden disfrutar de un lugar al tiempo que gastan muy poco allí – particularmente al viajar en vehículos donde incluso cargan con sus alimentos. En varios estudios que cubrieron 17 países durante un período de 20 años se estimó que de 11% a 90% del gasto total del turista se fuga del país anfitrión (Smith and Jenner, 1992). Del resto que queda en el país, apenas una proporción quedará en la localidad realmente visitada. El grado de "fuga" varía enormemente dependiendo de quién sea el propietario de las empresas y dónde se compre los bienes y servicios. Sin embargo, usualmente hay muchas barreras para las iniciativas locales de empresas turísticas en áreas rurales pobres, tales como falta de crédito, experiencia comercial, la necesidad de inversiones que con frecuencia conllevan un alto riesgo y un retraso de uno a dos años antes de que se vean algunos beneficios.

2. Distribución desigual de los beneficios

Los beneficios del turismo pueden ser acaparados por una pequeña élite dentro de la comunidad. Aquellos con mayor poder, educación, habilidades para hablar o quienes por casualidad viven en el lugar correcto, son los que tienen más oportunidades de conseguir nuevos empleos, establecer empresas, hacer tratos con foráneos, o controlar el ingreso colectivo ganado por la comunidad. Un aumento en las desigualdades en los ingresos puede exacerbar los conflictos dentro de una comunidad (Boonzaier, 1996b) o, tal como se ha observado en algunos casos, alterar los sistemas tradicionales de compartir los riesgos y gestionar colectivamente los recursos (como se ha visto, por ejemplo, entre los Maasai [Berger 1996]).

3. Daño a los recursos naturales, acceso perdido, gestión alterada.

Los turistas pueden hacer daños a los recursos naturales tales como vegetación y agua, a través del sobre uso o una actividad no controlada. Un problema menos tangible pero probablemente más dañino es el riesgo de que el turismo cause un aumento en los conflictos sobre el acceso a terrenos y recursos: por ejemplo, entre operadores turísticos o gerentes de parque que desean una exclusiva área de vida silvestre/turismo, y residentes que desean acceso y recolección de recursos, entre botes de giras o buzos y los pescadores locales quienes usan un lago o río, entre artesanos y recogedores de leña, en cuanto a árboles. Si los poderosos son capaces de aumentar sus reclamos sobre los recursos beneficiosos, la mayoría se sentirá alienada [4].

4. Empleos en lugar de una ruta para salir de la pobreza

Aunque el turismo provee empleos para los residentes locales, con frecuencia estos son empleos no calificados, tales como en limpieza y cocina, con pocas perspectivas de promoción (Hasler, 1996). El auto-empleo como el de guías puede ser rentable para los jóvenes, pero lleva a poco en el futuro (Abbott, 1994). Pocas compañías turísticas o gobiernos están deseosos o capaces de invertir lo suficiente en entrenamiento para permitir que las personas locales lleguen a graduarse hasta empleos gerenciales y profesionales.

5. Participación limitada, el control permanece en los foráneos

Los residentes locales pueden obtener beneficios monetarios significativos del turismo, pero aún así no controlan el desarrollo del turismo en su área, ni tienen el derecho de participar en las decisiones ni la capacidad para iniciar nuevos desarrollos (Koch 1994, Wells and Brandon 1992, Báez 1996, Gahaku 1992). Esto contrasta con las tradicionales actividades de subsistencia, tales como la agricultura o la recolección, que generalmente están controladas por el individuo o la familia. El "desarrollo" (en oposición al simple crecimiento) requiere de un incremento en la capacidad para tomar e implementar alternativas, no solamente un ingreso salarial.

6. Riesgos de sobre-dependencia y no sostenibilidad

El turismo puede proveer un complemento útil a los modos tradicionales de subsistencia, como fuente de ingresos monetarios. Sin embargo, existe el riesgo de que la inversión excesiva de recursos (tales como tiempo, terreno, agua) en el turismo pueda estar en conflicto con los modos de vida y la seguridad alimenticia (Ngobese 1994, Ashley 1997) si, por ejemplo, se usa el agua para el turismo en lugar de para la producción de cultivos, la vida silvestre compite con el ganado por la vegetación, o se reduce la actividad de recolección de productos silvestres debido a la declaración de áreas exclusivas para la vida silvestre o el turismo. Esto puede hacer que las personas queden claramente vulnerables a una disminución en el ciclo turístico (por ejemplo debido a violencia en la región o, más general, recesión en los países ricos) o si el turismo demuestra ser no sostenible. La baja en el turismo es un riesgo especialmente donde el número en aumento de visitantes causa daño a la base de recursos o entra en conflicto con el atractivo del área como un destino "no descubierto" o prístino.

7. Intrusión y trastornos culturales

La intrusión del turismo puede conducir a la pérdida de privacidad y a trastornos. En algunos casos, el turismo es también responsabilizado por la erosión de la cultura y la importación de influencias externas. Por ejemplo, se dice que la monetización de la economía Serpa en Nepal ha financiado la reconstrucción de artefactos religiosos al tiempo que ha destruido el espíritu que los creó y ha dañado la vida religiosa (Zurick 1992, citado en Brown et al, 1995).

Limitaciones del turismo para la conservación por la comunidad

Antes de considerar las medidas para mejorar el TIC, vale la pena observar que desde la perspectiva conservacionista, el turismo no necesariamente lleva a un aumento de la conservación por las personas locales (además del daño causado directamente por los turistas). Las ganancias pecuniarias podrían no ser incentivos efectivos debido a la escala o la distribución de los beneficios.

Todavía más, un enfoque exclusivo en los incentivos pecuniarios puede ser inapropiado para estimular la conservación local. La gestión colectiva de recursos no solamente depende de incentivos, sino en que las personas locales tengan derechos, responsabilidades, habilidades y las apropiadas instituciones de gestión. Otras estrategias de conservación por la comunidad pueden mejorar estas, aún cuando generen menos beneficios pecuniarios que el turismo (es decir, los beneficios pecuniarios pueden ser necesarios, pero ciertamente son insuficientes para la conservación). Otros podrían decir que ni siquiera son necesarios y pueden ser dañinos: "si paga se queda" puede ser un enfoque muy diferente hacia la conservación que los enfoques tradicionales (Ngobese 1994, Boonzaier 1996a). Se basa en incentivos monetarios, dependiente de personas foráneas, impulsado por el mercado, mientras que muchos enfoques tradicionales adoptados por los pueblos indígenas se basan más en la responsabilidad comunal, los vínculos con la tierra, con los antepasados y con las generaciones futuras. De aquí que el nuevo enfoque pueda no ser efectivo e incluso estar en conflicto con las prácticas existentes de conservación.

Mejorando el Involucramiento de la Comunidad en el Turismo: Problemas y Retos

Muchas comunidades e instituciones están tratando de mejorar las maneras en que se involucran las comunidades en el turismo, para ampliar los beneficios y para lidiar con las limitaciones ofrecidas por el turismo. Los enfoques apropiados variarán de un lugar a otro, pero algunos de los retos son comunes. Estos, y algunas de las estrategias útiles que están empleando comunidades, proyectos y gobiernos, son identificados aquí, junto con muchas preguntas no respondidas sobre cómo mejorar el TIC. Algunos de los problemas originados están asociados con casi cualquier enfoque de desarrollo comunitario -- por ejemplo, la necesidad de organizar y movilizar la comunidad -- así como los problemas del turismo presentados anteriormente podrían originarse con otras nuevas fuentes de crecimiento económico. Sin embargo, todavía es importante considerar la manera en que emergen estos problemas de desarrollo y poder resolverlos dentro del TIC.

1. Aumentando los beneficios financieros para los residentes

¿Cómo se puede aumentar los ingresos locales del turismo, reducir la "fuga" hacia ciudades y compañías distantes, y generar beneficios aparte de salarios? ¿Implica esto reestructurar la industria? ¿Es esto posible en una industria global, sofisticada, tan bien establecida?

La cantidad ganada por los individuos locales por salarios, ventas de productos y auto-empleo, depende del número y grado de empleos ocupados por locales, la cantidad de bienes y servicios que son comprados localmente, y el número y tamaño de las empresas turísticas poseídas localmente. Es difícil obligar a las compañías turísticas (a través de regulaciones) o motivarlas (a través de incentivos) a que empleen más personas o a que compren/mercadeen más bienes locales [5]. Así que probablemente los dos factores principales para fomentar las oportunidades locales de ganancias son:

El entrenamiento y el desarrollo de empresas locales también son importantes para que los residentes locales puedan pasar de trabajo temporal no calificado a carreras turísticas que lleven a alguna parte.

Otra forma de promover los ingresos pecuniarios locales provenientes del turismo es aumentando el ingreso colectivo -- ingreso ganado por la comunidad en lugar de trabajadores individuales de, por ejemplo, cuotas por concesiones, pagos por cama-noche, o cuotas de caza. En algunos casos, el sector privado puede hacer donaciones voluntarias, pero si para que el ingreso colectivo sea significativo, debe depender en que haya una comunidad bien definida y organizada con control sobre los recursos con valor de mercado, tales como tierra, vida silvestre y cultura (Ashley 1996). En el caso de tierra o vida silvestre, esto a su vez dependerá de que el gobierno desee descentralizar la tenencia a ese nivel [7]. Una vez que las comunidades tengan poder de mercado, otras medidas tales como entrenamiento y facilitación las puede ayudar a obtener mayores ingresos. El desarrollo del poder organizacional y de mercado de las comunidades involucradas en el turismo es un reto importante.

2. Distribuyendo más equitativamente los beneficios pecuniarios

Las formas de TIC que promueven una mayor dispersión de los beneficios tienen mayor probabilidad de alcanzar a los pobres, ampliar la participación y reducir los riesgos de conflictos, y por lo tanto son importantes tanto para el desarrollo como para la conservación. Por otro lado, tres consideraciones se contraponen a este instinto de equidad: primeramente, el espíritu empresarial local es esencial pero necesita del incentivo de beneficios. En segundo lugar, también puede considerarse esencial el apoyo de la élite local. Si ellos consiguen menos beneficios del turismo que de otras actividades alternativas en el área, ellos pueden escoger socavar la industria, aún si los beneficios locales totales son altos. En tercer lugar, compartir ganancias y oportunidades entre hogares es un asunto intra-comunitario, y la intervención de extraños para promover la equidad puede ser inapropiado, contra productivo y socavar el objetivo mayor de darle poder a las comunidades para que ellas tomen el control [8]. Los realistas, o cínicos, también señalarían que el turismo no es una industria estructurada para generar beneficios para los pobres. Esto implica que hacer algunos remiendos en los bordes tendrá poco impacto mientras que la reestructuración radical será difícil.

A pesar de estas advertencias, es posible observar algunas medidas que tienen probabilidades de resultar en una amplia distribución de beneficios:

Esto sugiere que las comunidades, ONGs o personal de extensión, y los gobiernos pueden tomar algunas medidas para fomentar una más amplia distribución de los ingresos en la comunidad. Pero también está claro que la distribución nunca será "igual" (aunque puede ser "equitativa"), y es necesario identificar y reconocer los límites de tales intervenciones.

Sin embargo, la distribución de los beneficios pecuniarios es sólo parte del cuadro. Otros costos y beneficios, tales como daño a la vida silvestre, pérdida de acceso a los recursos naturales para uso local, oportunidades para participar en las decisiones y nuevas iniciativas y otras, puede tener impactos mayores sobre las disparidades, conflictos o cooperación dentro de la comunidad. Esto es considerado a continuación en términos de gestión colectiva de los recursos y magnitud de la participación local.

3. Manteniendo el acceso a los recursos, promoviendo la gestión colectiva

Frecuentemente, los recursos de los cuales dependen el turismo son recursos colectivos - tierra, vida silvestre, agua, vegetación, aún cuando los empleos y trabajos sean suministrados por individuos. Por lo tanto, es necesario reconocer y evitar, por lo menos, el riesgo de dejar fuera a la mayoría del acceso a los recursos, debido a un aumento de la competencia o a la "privatización" por los poderosos [10]. En algunos casos, el desarrollo del turismo puede servir como una motivación adicional para la gestión colectiva de estos recursos y, como resultado, fortalecer las instituciones comunitarias.

La cuestión aquí no es simplemente si el dinero es ganado por individuos o por la comunidad. El punto real es si el turismo daña o fortalece la gestión comunitaria de recursos, y la capacidad de la mayoría para participar en, y beneficiarse de, las decisiones sobre el uso de recursos. La gestión colectiva es la manera más obvia de evitar que unos pocos residentes se beneficien del turismo a expensas de la mayoría - aunque la gestión colectiva no es suficiente para proteger los débiles.

El que la gestión colectiva de los recursos se mantenga o se fortalezca a medida que se desarrolle el turismo probablemente dependerá mayormente de la dinámica y organización interna de la comunidad [11], que cambian lentamente y son difíciles de influenciar desde afuera. Sin embargo, es posible identificar algunas medidas que reduzcan el riesgo de dejar fuera de los recursos y que promueva la gestión colectiva. Los gobiernos pueden aumentar el poder colectivo devolviendo la posesión sobre los recursos al nivel local, o estableciendo regulaciones que requieran que los operadores turísticos obtengan la aprobación comunitaria de las decisiones de planificación y/o pagar cuotas. Las ONGs que trabajan con comunidades pueden ayudar a asegurar que este poder "comunitario" realmente sea ejercitado para beneficio de la mayoría. Por ejemplo, esto es más probable si dentro de la comunidad:

Desarrollar estas condiciones toma tiempo, y su relevancia e impacto variarán de acuerdo a factores locales institucionales, demográficos y otros. Pero es vital identificar maneras de promover la gestión colectiva de los recursos y decisiones relacionados con el turismo si se trata de promover el desarrollo y no solamente el crecimiento.

4. Participación activa, no sólo involucramiento

En su forma más pasiva, el involucramiento comunitario en el turismo no es más que algunos residentes locales ocupando empleos y vendiendo productos. En el otro extremo, las comunidades planifican e inician desarrollos, y establecen el marco dentro del cual los otros interesados actúan. Hay muchos puntos intermedios, tales como participación activa al nivel individual, por empresarios que desarrollan nuevas iniciativas, involucramiento pasivo por las comunidades, donde el ingreso colectivo es "recibido" -- o algo más activamente "ganado" pero todavía sin su participación en la planificación. Lo que es posible variará enormemente de lugar en lugar, y particularmente será diferente dentro y fuera de las áreas protegidas (ya que en este caso la toma de decisiones siempre será compartida con los organismos de conservación). La siguiente tabla clasifica tipos diferentes de involucramiento local en el turismo, desde pasivo hasta activo, y desde involucramiento de los individuos, hasta instituciones comunitarias, hasta el involucramiento total de los miembros de la comunidad.

Tipología de involucramiento comunitario en el turismo:
desde pasivo hasta activo, desde individual hasta colectivo

Naturaleza del
involucramiento
Involucramiento pasivo Involucramiento activo Participación plena
INDIVIDUOS personas locales ocupando empleos y vendiendo recursos empresas gestionadas por empresarios locales red de industrias locales suministrando la mayoría de los bienes y servicios
Cambio requiere: entrenamiento, crédito, acceso a los mercados, políticas oficiales de apoyo
INSTITUCIONES
COMUNITARIAS
(líderes)
reciben ingreso colectivo

por ejemplo, dado por operadores privados como donativos o para cumplir con las regulaciones

obtienen ingresos

por ejemplo, alquilando recursos, comprometen cooperación, poseen empresas comunitarias

aprueban las decisiones de planificación

deciden qué ganar y cómo

tienen la palabra decisiva en las decisiones de planificación
 

gestionan colectivamente los recursos comunes

Cambio requiere: definidos por la comunidad; derechos/poder sobre recursos y decisiones para el mercado; capacidad para ejercer plenamente sus derechos
TODOS LOS MIEMBROS
DE LA COMUNIDAD
aprender de las decisiones "comunitarias" recibir sus partes del ingreso comunitario

consultados sobre las decisiones comunitarias

participación colectiva en las decisiones sobre el uso de los recursos, ingresos, y conflictos
Cambio requiere: procesos participativos para involucrar interesados y en las tomas de decisiones

La cuestión es, ¿cómo moverse a través de la tabla de pasivo a activo y también hacia debajo de individual a colectivo? En el extremo superior izquierdo, el turismo (al generar salarios) puede conducir al crecimiento, a empleos y mejorías individuales, pero también a los problemas de desarrollo mencionados en la Sección B. Puede ser idealista creer que el desarrollo basado en una industria competitiva como el turismo alguna vez sería una ruta para el desarrollo y apoderamiento comunitario, tal como se representa en el extremo inferior derecho. Sin embargo, los principios de apoderamiento ya mencionados y con frecuencia usados en otros tipos de trabajo de desarrollo comunitario (asegurar que las comunidades tengan derechos, y que las personas locales estén conscientes de sus derechos y de su rol en el ejercicio de ellos) pueden aplicarse poderosamente dentro del turismo. Esto resalta la importancia de tener en cuenta también las habilidades y principios del desarrollo social además de las habilidades específicas al turismo, tales como negocio y conservación. Aún más, si el turismo aumenta el valor de los recursos locales y la necesidad de una mejoría en la gestión, este puede proveer el ímpetu adicional para fortalecer las instituciones comunitarias y la toma colectiva de decisiones [12]. La experiencia en Zimbabwe resalta otro principio importante: "las tomas de decisiones al nivel de base solamente pueden ser posibles si son sancionadas desde arriba" (Hasler, 1995). Los derechos y responsabilidades relacionados con el turismo solamente alcanzarán la "base" si "arriba" están de acuerdo con ellos, por lo que lograr el consenso al nivel político macro es tan importante como la movilización al nivel local. Sin embargo, este consenso puede que no sea fácil si difieren las definiciones de "desarrollo rural". Aquellos que trabajan en el gobierno central pudieran ver los empleos y la expansión económica como el objetivo primario y, por lo tanto, ignorar, e incluso entrar en conflicto con, otros objetivos de promoción de la capacidad y control local.

5. Cooperación con el sector privado

La mayoría de las economías rurales carecen de capital, habilidades comerciales y vínculos internacionales de mercado. Por lo tanto, las empresas a pequeña escala manejadas localmente pueden ser factibles, pero el involucramiento comunitario en empresas más sofisticadas y rentables (cacería en safari, giras de lujo) probablemente requieran insumos del sector privado. ¿De qué manera pudieran adaptarse los patrones normales de involucramiento del sector privado para que los residentes no sean únicamente empleados, sino que las comunidades tengan algo de donde escoger y controlar, y actúen como socios? Probablemente esto no sea fácil. Establecer cooperación entre comunidades e inversores requiere mucho tiempo, esfuerzo y comunicación, (lo que significa "costos de la transacción") para que se desarrollen formas de trabajar conjuntamente y lograr compromisos de mutuo beneficio. Es poco probable que los operadores privados deseen entrar en asociaciones de por sí - solamente si, de alguna manera, son necesarias para asegurar beneficios o disminuir riesgos. Aún más, ellos pueden tener ideas diferentes de la naturaleza y propósito del involucramiento comunitario, como se dijo en la introducción [13].

Por lo menos hay dos tipos diferentes de medidas que pudieran ayudar a establecer asociaciones privadas-comunitarias, y que necesitan explorarse más detenidamente. Primeramente, las medidas que hacen que valga la pena para el operador privado trabajar con residentes locales, y particularmente con una comunidad representativa y no con un poderoso individuo. Una manera obvia es que los bienes comerciables (tales como derechos de caza, acceso a un área de vida silvestre, o acceso a eventos culturales locales) estén bajo el control de la comunidad o de instituciones locales para que el operador deba negociar su uso. Las regulaciones que obligan a los operadores a lograr acuerdos locales (por ejemplo, como condición para conseguir una licencia de operación) puede llevar a que se cumpla con la letra pero no el espíritu, pero aún así pueden ser puntos de partida útiles para el proceso. Al mismo tiempo, pudiera reducir los desincentivos para trabajar con comunidades, haciendo que un extraño facilite el proceso, particularmente las negociaciones (esto es, reducir los "costos de transacción"). Es interesante notar que en los pocos casos exitosos que ya se conocen de asociaciones comunidad-privada, se menciona el interés personal de un operador privado, usualmente además del apoyo de una ONG o de otro facilitador [14]. Esto sugiere que la voluntad del sector privado para hacerse cargo de los costos de transacción depende grandemente de las personalidades individuales involucradas, y/o del grado de facilitación.

El segundo enfoque es ayudar a las comunidades a que conozcan y ejerzan efectivamente su poder de mercado. Ellas podrán asegurar mejor los beneficios si están conscientes de su poder de mercado y sus límites, tienen medios para encontrar y seleccionar de un rango de opciones, y tengan habilidades negociadoras. De otra manera, ellas entregarían sus recursos por muy poca cosa. Sin embargo, permanece la pregunta: si la comunidad no está organizada, o carece de poder de mercado, ¿pueden cambiarse los términos del involucramiento del sector privado?

6. Minimizando el daño ambiental

Con frecuencia, se considera la minimización del daño ambiental por el turismo y la maximización de los beneficios sociales para los residentes como dos retos diferentes por distintos grupos de personas. Los diversos problemas ambientales y las estrategias para remediarlos están bien cubiertos en otras partes en la literatura turística (Roe and Leader-Williams, 1997). Sin embargo, vale la pena notar aquí algunos puntos ambientales que afectan el involucramiento de la comunidad.

En algunos casos, son los mismos residentes locales los que sobre usan los recursos, tales como leña, coral o ébano, para suplir el comercio turístico. Esto puede deberse a varias razones: falta de posesión del recurso o dudas acerca de la demanda del turismo (lo que lleva al enfoque "usarlo hoy antes que lo perdamos mañana"), falta de información o de habilidades para adoptar enfoques alternativos, o la desesperación impulsada por la pobreza. Por lo tanto, los remedios variarán pero, en muchos casos los temas ya presentados arriba son críticos: la necesidad de fortalecer la gestión colectiva de los recursos para reconciliar los conflictos entre individuos que ganan con la explotación a corto plazo y otros que sufren por la degradación.

El daño por los propios turistas se enfrenta a través de una variedad de medidas, tales como educación, regulación, zonificación, elevación de cuotas para invertir en la conservación, etc. Obviamente es crítico limitar el daño ambiental para los residentes locales, no solamente para los conservacionistas. Sin embargo, algunas estrategias pueden entrar en conflicto con otros beneficios locales. Por ejemplo, restringir el número de visitantes pudiera llevar a una caída en el ingreso local, particularmente si los turistas que hacen más uso de los servicios locales son los más afectados. Por ejemplo, las altas tasas en el Parque Nacional Keoladeo en la India dramáticamente reducirían el número de "back-packers", quienes son los principales clientes de los servicios locales (Goodwin et al, 1997). Otras estrategias puede ser complementarias. Por ejemplo, en la Reserva Forestal Nublada Monteverde en Costa Rica y en un proyecto de tortugas marinas en el noreste de Trinidad, el requerimiento de que los turistas sean acompañados por un guía creó nuevas oportunidades de empleo (debido a que se disponía de guías localmente entrenados) mientras que simultáneamente redujo los impactos de los visitantes (Báez 1996 and James & Fournillier 1993). Por lo tanto, las estrategias para gestionar los impactos ambientales del turismo necesitan integrarse a medidas que mejoran el involucramiento comunitario.

7. Creando incentivos locales de conservación

Parece que es posible, pero lejos de ser inevitable, que los ingresos generados por el turismo serían incentivos efectivos para un mejoramiento de la conservación de los recursos naturales por los residentes locales. La anterior discusión de sus limitaciones sugiere que la influencia del incentivo sea más factible si los beneficios financieros son significativos, están ampliamente distribuidos entre los usuarios de los recursos, percibidos como sostenibles y vinculados a la base de recursos. Tales condiciones solas podrían ser suficiente para generar una respuesta positiva aunque pasiva entre los individuos: por ejemplo, reducción de la caza furtiva o de la hostilidad hacia un parque nacional. Pero una respuesta activa - tal como aumento de inversión en la conservación, adopción de la vida silvestre como un uso de la tierra y una estrategia de forma de vida, o la acción colectiva para detener la caza furtiva - también dependerá de si existen localmente las habilidades necesarias, las instituciones y los derechos para permitir que los residentes gestionen efectivamente los recursos. Otros factores importantes son si tienen un sentido de propiedad o responsabilidad por el recurso, derivado de la participación, y si el turismo y la conservación se "ajustan" a los modos rurales de vida (complementan en lugar de entrar en conflicto con otras estrategias de subsistencia. Esto refuerza, de muchas maneras, la necesidad de solucionar los asuntos de la participación y la gestión de recursos y, por lo tanto, complementa la agenda de "desarrollo". Sin embargo, también es necesario hacer notar las diferencias entre las perspectivas de conservación y de desarrollo, por ejemplo en cuanto a la distribución de los beneficiarios (a través del ecosistema y no solamente de la unidad social) y la necesidad de demostrar públicamente el vínculo con la vida silvestre. El hecho de que los beneficios pecuniarios sean probablemente insuficientes (aún si necesarios) para la conservación, también resalta la necesidad de evaluar el efecto (presumido) de conservación por el involucramiento local en el turismo más detalladamente bajo condiciones diferentes.

8. Explotando el mercado

¿Puede ser útil una etiqueta de ecoturismo para el 'marketing' de empresas turísticas que involucren comunidades? ¿Ayudaría la tendencia ecoturística a promover el involucramiento comunitario?

Algunas personas ven "ecoturismo" como una etiqueta útil para mercadear empresas comunitarias turísticas, y también lo ven como una manera de transferir los costos adicionales que se incurren en el TIC (genuino) a los turistas que están deseosos de pagar más por la "etiqueta de correcto socialmente" a través del 'marketing' sectorial a estos turistas "éticos" [15]. Sin embargo, este mercado sectorial es muy limitado. La mayoría de los que son atraídos por el "ecoturismo" con probabilidad se preocupen realmente poco del involucramiento local [16], y la mayoría de las definiciones de ecoturismo no dan prioridad a la participación comunitaria [17]. Hasta que no se redefina el ecoturismo como turismo que, entre otras cosas, asegure ingresos para, y sea gestionado activamente por, las personas locales, probablemente no sea más que una algodonosa herramienta de 'marketing' que conlleva el riesgo de enmascarar la realidad con retórica. Aún más, el enfoque hacia el ecoturismo también puede desviar la atención del turismo mayoritario, cuando modificar los frecuentes impactos negativos del turismo mayoritario puede ser tan importante para las comunidades como el desarrollo de unas pocas iniciativas dirigidas por la comunidad.

9. ¡Es difícil!

El desarrollo del turismo de manera que sea más apropiado para las comunidades toma considerable tiempo y esfuerzo: 'inputs' de extensión, planificación participativa, procedimientos de resolución de conflictos (International Resources Group 1992, Berger 1996). Establecer empresas locales, desarrollar las habilidades relevantes, movilizar comunidades para fortalecer sus derechos y gestión sobre los recursos, construir la cooperación entre residentes, operadores privados y gerentes de áreas protegidas, vincularse con el mercado turístico internacional, y demás, no es fácil ni para las comunidades ni para los agentes de desarrollo que las apoyan. Está claro de las anteriores discusiones que las políticas gubernamentales pueden mejorar - o restringir inadvertidamente - el TIC. También es evidente que la facilitación al nivel local por las ONGs u oficiales de extensión puede ayudar a que las comunidades resuelvan algunos retos importantes de desarrollo, y que se necesitan nuevos enfoques del sector privado. Pero, con frecuencia, los roles apropiados de los diferentes interesados no están claros o pueden estar en conflicto sus diferentes enfoques. Así que los esfuerzos para mejorar el involucramiento comunitario en el turismo necesitan aclarar los roles y habilidades de todos los interesados, y la manera en que pueden mejorarse.

Conclusión: Hacer que Funcione el Involucramiento Comunitario

Este trabajo ha explorado los beneficios que las comunidades pueden obtener a través del turismo, y las desventajas del turismo convencional que necesita revisarse para mejorar el involucramiento comunitario. Ha resaltado algunos de los retos que necesitan enfrentarse - no para condenar el TIC como inapropiado (cualquier estrategia de desarrollo traerá problemas de modernización a las comunidades rurales), sino para estimular más análisis sobre cuando o si es apropiado, y de más importancia, ¿cómo se puede enfrentar los retos? Por ejemplo:

La discusión ha resaltado apenas unas pocas estrategias que pudieran desarrollarse para hacer que el involucramiento de la comunidad en el turismo sea una herramienta efectiva para el desarrollo y la conservación, y esperamos que los comentarios de los equipos de revisión suministren muchas más respuestas y maneras a seguir.


Referencias

Abbott, J. 1994. The Impact of Tourism on Cheruke Village, Lake Malawi National Park. Report to the Department of National Parks and Wildlife Management, Malawi.

Ashley, C. 1995. Tourism, Communities, and the Potential Impacts on Local Incomes and Conservation. Research Discussion Paper no. 10, Directorate of Environmental Affairs, Ministry of Environment and Tourism, Namibia.

Ashley, C. 1996. Community-Private Sector Negotiations for Tourism Joint Ventures: an Overview, workshop presentation, Directorate of Environmental Affairs, Ministry of Environment and Tourism, Namibia.

Ashley, C. 1997. Livelihood Strategies of Rural Households in Caprivi: Implications for Conservancies and Natural Resource Management. Living in a Finite Environment (LIFE) Programme of WWF and USAID, Windhoek, Namibia.

Báez, A.L. 1996. "Learning from Experience in the Monteverde Cloud Forest, Costa Rica" in People and Tourism in Fragile Environments, edited by M.F. Price, John Wiley and Sons, 1996.

Boonzaier, E. 1996a. "Local Responses to Conservation in the Richtersveld National park, South Africa" Biodiversity and Conservation vol 5, (3), pp307‑314

Boonzaier, E. 1996b. "Negotiating the Development of Tourism in the Richtersveld, South Africa" in People and Tourism in Fragile Environments, edited by M.F. Price, John Wiley and Sons, pp 123-137.

Brandon, K. 1993. Bellagio Conference on Ecotourism: Briefing Book. Rockefeller Foundation Conference, 8‑12 Febrero, 1993

Brown, K., R.K. Turner, H. Hameed, and I. Bateman. Tourism and Sustainability in Environmentally Fragile Areas: Case Studies from the Maldives and Nepal.

Drake, S. 1991. "Local Participation in Ecotourism Projects" in Whelan, T. (ed) Nature Tourism: Managing for the Environment, Island Press: Washington DC pp132‑163

Durbin, J.C. and Ratrimoarisaona, S‑N. 1996. "Can Tourism Make a Major Contribution to the Conservation of Protected Areas in Madagascar?" Biodiversity and Conservation, vol 5, (3), pp345 ‑ 354

Gakahu, C. 1992. "Participation of Local Communities in Ecotourism: Rights, Roles and Socio‑Economic Benefits" in Gakahu, C. and Goode, B. (eds) Ecotourism and Sustainable Development in Kenya, Wildlife Conservation International: Nairobi

Goodwin, H. et al. 1997. Tourism, Conservation and Sustainable Development; India Report, submitted to ODA, Abril 1997.

Hendrix, S. 1997. "Bolivia's Last Outpost of Hope" International Wildlife Jan/Feb 1997 pp 12‑19

Hasler, 1996. Ecotourism. A Comparative Analysis of Findings from Kenya, Zimbabwe, and South Africa. Centre for Applied Social Sciences, University of Zimbabwe. 50pp.

IIED. 1994. Whose Eden? An Overview of Community Approaches to Wildlife Management. A report by the International Institute for Environment and Development, submitted to ODA. 124pp.

International Resources Group 1992. Ecotourism: A Viable Alternative for Sustainable Management of Natural Resources in Africa, submitted to Agency for International Development, Washington DC. 98pp.

James, C. and Fournillier, 1993. Marine Turtle management in North‑East Trinidad: A Successful Community‑Based Approach Towards Endangered Species Conservation. Ministry of Agriculture, Land and Marine Resources.

Koch, 1994. Reality or Rhetoric: Ecotourism and Rural Reconstruction in South Africa, Discussion Paper DP54, United Nations Research Institute for Social Development, Geneva, Switzerland. 58pp.

McIvor, C. 1994. Management of Wildlife, Tourism and Local Communities in Zimbabwe, UNRISD Discussion Paper no 53 UNRISD: Geneva.

Murphree, M. 1996. "The Evolution of Zimbabwe's Community‑Based Wildlife Use and Management Programme" in Leader‑Williams, N.' Kayera, J. and Overton, G. (eds.) Community‑based Conservation in Tanzania. IUCN: Gland.

Ngobese, P. 1994. "What is it about ecotourism that is cause for concern?" GEM Monitor 1/94 pp 44‑49 GEM: Johannesburg.

Roe, D. and Leader‑Williams, N. 1997. The Environmental Effects of Wildlife Tourism, Wildlife and Development Series, No 10. IIED:London

Smith, C. and Jenner, P. 1992. The Tourism Industry and the Environment. Special Report no 2453, The Economist Intelligence Unit:London.

Wells, M. and Brandon, K. 1992. People and Parks: Linking Protected Area Management with Local Communities. World Bank: Washington DC.

WTO. 1993. Sustainable Tourism Development: Guide for Local Planners. World Tourism Organisation: Madrid.

Caroline Ashley y Dilys Roe
Abril 1997


Notas:

1. No todas las áreas con vida silvestre o parques tienen buen potencial turístico. Los mejores sitios pueden tener un alto potencial de ingresos, pero muchas áreas de vida silvestre pueden carecer de especies llamativas, alta densidad de vida silvestre, o la accesibilidad, infraestructura, paisajes, seguridad, o enlaces de transporte necesarios para atraer turistas. Este trabajo trata de áreas en las que el turismo es una posibilidad viable. [Regresar]

2. Por ej.: en San José de Uchupiomonas, Bolivia, las familias rurales están emigrando, incapaces de sobrevivir con pequeñas parcelas agrícolas y la extracción de caoba del bosque. Se espera que el desarrollo del ecoturismo creará trabajos locales y detenga la migración, lo mismo que cree incentivos para la conservación del bosque (Hendrix 1997). [Regresar]

3. Por ej.: el Parque Nacional Madikwe en África del Sur fue creado en gran medida porque el turismo había demostrado ofrecer mayores réditos financieros que la agricultura (Koch 1994). Una reciente decisión de evitar la minería en St Lucia y mantenerla como una reserva, también se basó en el análisis de que el turismo podía producir, a largo plazo, unos ingresos equiparables a los de la minería (Koch 1994). Por otro lado, el uso tan intenso que se necesita hacer para que el turismo compita económicamente que los impactos ecológicos del turismo pueden realmente exceder a los de otros usos (C Fabricius, com. pers.). [Regresar]

4. Por ejemplo, entre los Maasai en Kenia, los primeros tratos entre los cazadores blancos y poderosos individuos Maasai fueron "los primeros pasos para dejar fuera a la mayoría de los Maasai de sus derechos de tierra" debido a que, por primera vez, la tierra fue titulada por hombres Maasai individuales. La mayoría de los pastores Maasai han, por lo tanto, perdido los recursos de pastoreo fuera de la reserva, lo mismo que dentro (Berger 1996). [Regresar]

5. Sin embargo, las comunidades pueden negociar compromisos sobre empleo local, entrenamiento y compras de productos en un acuerdo de inversión conjunta ('joint venture'), como sucede en Namibia. Los gobiernos también pueden ayudar evitando permisos que realmente incentivan que los operadores inviertan en capital en lugar de mano de obra, o en importaciones en lugar de bienes locales. Las autoridades de conservación pueden hacer que sea una condición para las operaciones turísticas dentro de los Parques la maximización de las compras locales. [Regresar]

6. Por ejemplo, en Zimbabwe, una escuela de entrenamiento hotelero en Bulawayo significa que la industria no tendría que importar personal calificado de fuera del país (McIvor, 1994). [Regresar]

7. Se puede dar poder de mercado a las comunidades incluso dentro de los Parques Nacionales (donde el control global permanecen con la autoridad de conservación), arrendando una concesión a una comunidad por una tasa nominal, permitiéndoles sub-rentarlas a un socio a las tasas de mercado. En Namibia, se estima que las comunidades que ganan derechos sobre la vida silvestre en lugares de primera (tanto en terrenos comunales como en concesiones de parque) pueden ganar tanto en tasas de concesión de una cabaña turística como los individuos locales ganarían por emplearse en la cabaña (Ashley 1995 and 1997). [Regresar]

8. Por ejemplo, basados en un proyecto de tortugas en Trinidad, James y Fournillier arguyen que se ha prestado insuficiente atención a las divisiones dentro de las comunidades y la distribución de ingresos, pero recomiendan que los extraños adopten estricta imparcialidad mientras trabajen con todas las facciones. [Regresar]

9. Es probable que las ganancias por venta de productos, tales como vegetales, pescado, leña, artesanía, sean inferiores (por persona y en total), que los salarios del empleo regular, pero estas opciones frecuentemente están disponibles para más personas, particularmente las familias y mujeres más pobres y menos calificadas y proveen un ingreso suplementario vital (Ashley 1997), por lo que los esfuerzos para expandir los vínculos con la economía local son tan importantes para el desarrollo local como medidas que fomenten el empleo formal. [Regresar]

10. Por ejemplo, el problema de pérdida del acceso al pastoreo para la mayoría de los Maasai, mencionado anteriormente, ahora se está tratando desarrollando el turismo en ranchos del grupo (Berger, 1996). [Regresar]

11. En particular, la organización comunitaria depende de la fortaleza del liderazgo tradicional, la estabilidad de la población, y la escala y definición de la comunidad. Si no hay una definición clara de comunidad, la gestión colectiva y los derechos son imposibles. En áreas de gran o densa población, los grandes cambios debido a la migración, liderazgo distante o débil, la amplia participación en las decisiones y la gestión colectiva de los recursos son con toda seguridad más difíciles. [Regresar]

12. Por ejemplo, en Namibia, donde los programas de gestión de recursos naturales por las comunidades han estado ejecutándose por algunos años, los beneficios económicos de la gestión de la vida silvestre apenas empiezan a mostrarse, pero los beneficios sociales e institucionales ya son evidentes. Las comunidades han organizado nuevos organismos representativos, foros y métodos para tomar decisiones, y mayor habilidad en la planificación participativa, para mejorar su gestión de la vida silvestre. Ahora que ya se está recibiendo un ingreso colectivo, el significado del dólar palidece en comparación con los nuevos métodos e instituciones que se están desarrollando para decidir como ganarlo o usarlo: por ejemplo, equipos de la comunidad que realizan encuestas hogareñas, reuniones públicas para informar, representación a nivel de sub-villa, y ceremonias públicas de distribución - todo apoyados por ONGs como Integrated Rural Development and Nature Conservation (IRDNC). Es decir que, la oportunidad de ganar dinero de la vida silvestre es un fuerte catalizador del fortalecimiento institucional y de lograr poder. [Regresar]

13. Por ejemplo, el enfoque estándar hacia el TIC, resumido por la Organización Mundial del Turismo, acepta el involucramiento comunitario debido a que puede proveer interacción cultural, servicios a los visitantes, y productos locales (WTO, 1993). Así que la danza, ser guías y cultivar vegetales cumplirían con estos estrechos objetivos para el TIC y probablemente sería satisfactorio para los operadores privados, pero es improbable que reúna los objetivos de desarrollo de los residentes locales. [Regresar]

14. Por,un comerciante residente de largo tiempo que trabaja con residentes en Zanzíbar (J. Abbott, com. pers.), Clive Stockhill trabajando con Mahenye Ward (Zimbabwe), y Peter Ward trabajando con la comunidad Bergsig (Namibia). [Regresar]

15. El costo de mejorar el TIC puede ser considerable, tomando en cuenta todos los insumos de ONG, donante o gobierno más el tiempo pasado por los miembros comunitarios organizando iniciativas locales (Ashley 1997, Báez 1996, Drake 1991). Si el costo de este tiempo se incluye en el precio del producto, los productos TIC no serían competitivos, excepto en los ojos del turista ético que está deseoso por pagar por su preocupación social. Así que si los costos no se pueden transferir por medio del 'marketing' sectorial a turistas éticos, algunos proyectos permanecerán dependientes de ONGs, donantes o de la buena voluntad personal. [Regresar]

16. Una encuesta Lou-Harris encontró que 4 de cada 10 viajeros americanos estaban interesados en un turismo que "mejorara la vida", y esto se interpreta como buena noticia para el ecoturismo (Brandon, 1993). Pero esto probablemente signifique un mejoramiento para ellos, experimentar algo nuevo, en lugar de unirse a las hordas en la Costa de la insolación. No necesariamente implica algún compromiso con problemas sociales o ambientales o cualquier otro problema/interés en el lugar visitado – el síndrome "este año Galápagos, el próximo año la Antártica" – o un deseo por mejorar las vidas de las personas locales. Los turistas sienten que han pagado mucho dinero por una gran aventura, y con frecuencia asumen que tienen algunos derechos inalienables de ver y hacer lo que les de la gana (Panos 1995). [Regresar]

17. La mayoría de las definiciones de ecoturismo se limitan principalmente al ambiente, y secundariamente sobre los impactos sociales. Las frases concerniente a los beneficios locales usualmente fallan en distinguir el individuo pasivo involucrado en recibir ingresos de la participación comunitaria activa. Aún más, la mayoría de las definiciones de ecoturismo enfatizan el propósito del viaje, en lugar del impacto real. [Regresar]


Turismo de Naturaleza Índice Página inicial