Turismo Rural y Desarrollo Sostenible
en Hungría

Tamara Rátz - László Puczkó

Kodolányi János College
Budapest University of Economic Sciences

Trabajo presentado en la Conferencia Internacional
"Rural Tourism Management: Sustainable Options"
Septiembre 1998, SAC, Auchincruive, Escocia

El original en inglés aparece en http://www.geocities.com/Paris/9842/rural.html

2da. Parte

Desarrollo del Turismo Rural en Hungría

maíz secando en un pozo

El turismo rural en Hungría empezó a desarrollarse ya en el pasado siglo, y muy pronto esta clase de turismo se volvió popular. Antes de la Segunda Guerra Mundial, las vacaciones en áreas rurales representaban el 35-45% de todas las vacaciones (Kovács, 1993). Sin embargo, el tursimo de ese período desapareció completamente luego de 1945 y la reorganización del mercado se enfrenta a obstáculos significativos: la ausencia de un marco institucional, la mala situación financiera y el relativo subdesarrollo de aquellas regiones que poseen los recursos más atractivos para el desarrollo del turismo, el poco interés por parte de las organizaciones turísticas profesionales (ya que el desarrollo del turismo rural promete solamente baja rentabilidad) y la falta de habilidades comerciales y de hospitalidad y el envejecimiento de los residentes locales.

El desarrollo del turismo rural ha sido incluido (y frecuentemente enfatizado) en los planes de desarrollo regional desde los años 1960, sin demasiado éxito (Kõszegfalvi, 1991). El desarrollo del turismo se ha concentrado en unas pocas áreas del país (localizadas principalmente en cuerpos naturales de agua, alrededor de fuentes termales y en las montañas) y, mientras tanto, el turismo rural tradicional se "perdió" de alguna manera.

Tiene que añadirse que la mayoría de la población húngara que vive en áreas urbanas todavía tiene familiares en el campo, así que las visitas a familiares y amigos es una forma existente de turismo rural, pero ya que las motivaciones son diferentes (visitar familiares, no de familiarizarse con el estilo de vida de comunidades campesinas o de aprender sobre artesanía o costumbres locales), la demanda por ellos de un abastecimiento organizado de productos turísticos locales es básicamente inexistente. Así que estos turistas no contribuyen significativamente al desarrollo económico de las áreas visitadas, pero el hecho que ellos visiten ciertos destinos rurales limita sus demandas de otras vacaciones de esta clase. En otras palabras, sus necesidades de permanencia en un ambiente rural son satisfechas mayormente por sus familiares sin ningún gasto (excepto los gastos de viaje), así que muy frecuentemente ellos no desean gastar algún cantidad adicional de dinero en vacaciones similares en otras áreas rurales del país.

Otro factor importante a considerar es que la mayoría de las familias húngaras de clase media (esto es, el segmento típicamente más interesado en el turismo rural) tiene sus propios pequeños hogares vacacionales en algún lugar del campo donde ellos pueden pasar los fines de semana y (parte de) sus vacaciones de verano. El motivo principal para pasar tiempo de solaz en estas casas vacacionales es el relajamiento y, para la mayoría de los propietarios, una producción agrícola muy pequeña (cultivar frutas y vegetales para su propio consumo). Desde luego, esta clase de turismo residencial contribuye al desarrollo de infraestructura en dichas áreas, y también a retener ciertos servicios (especialmente venta al detalle). Por otra lado, la propiedad por no locales restringe (tanto física como financieramente) las oportunidades de comprar bienes raíces por las personas locales, y las necesidades infraestructurales y sociales de los propietarios de casas vacacionales son diferentes a las de los residentes locales (por ejemplo, probablemente no apoyen la escuela local ya que sus hijos van a la escuela en su residencia permanente).

Nuevos intentos de revitalizar el tipo tradicional de turismo se iniciaron principalmente en los años 1980, especialmente en las áreas menos desarrolladas del país. Algunas áreas pequeñas pueden presentar un éxito significativo pero, en general, hasta ahora el progreso no ha satisfecho las expectativas. A parte de los obstáculos presentados anteriormente, la imágen doméstica de vacaciones rurales (baratas, dirigidas a los menos pudientes, relativamente aburridas) no ayuda a atraer visitantes húngaros a las áreas rurales. Para cambiar esta imágen, la Corporación Húngara de Turismo inició una campaña en 1997 para promover las vacaciones domésticas (incluyendo rurales).

Una consecuencia de todas las tendencias descritas arriba es que la mayoría de los destinos que están desarrollando (o planean desarrollar) el turismo rural esperan recibir visitantes extranjeros, en oposición a las tendencias generales en Europa. En Europa Occidental, el turismo rural es uno de los segmentos en crecimiento del turismo, más y más europeos occidentales buscan disfrutar unas experiencias vacacionales en el campo (Swarbrooke, 1996). Ya que Europa Oriental es, en general, más rural que Europa Occidental (tanto considerando el nivel de urbanizació e industrialización como las características socio-culturales de las sociedades), es más probable que atraiga un número creciente de visitantes de Occidente, si se desarrolla y promueve apropiaamente el producto. En Hungría, por el momento, los turistas extranjeros están interesados principalmente en dos tipos de turismo rural: primeramente, acomodarse en la vecindad de destinos turísticos populares (motivados por precios mucho más bajos), y segundo, en programas folclóricos y espectáculos de caballos en la "puszta" (tradicionalmente, en la Gran Planicie en la parte oriental del país, pero actualmente los espectáculos de caballo se organizan también alrededor del Lago Balaton, el segundo destino turístico más popular en Hungría, para ahorrarle a los turistas la molestia de tomar un largo viaje a la "puszta" original). El desarrollo de todos los otros tipos de turismo rural (incluyendo vacaciones activas de naturaleza y participación en actividades agrícolas) todavía está en un etapa temprana.

Lamentablemente, la imágen doméstica "barata" y la baja demanda internacional también se expresan en los precios de los servicios de turismo rural, y, por consiguiente, en la contribución del turismo rural a las economías locales. En comparación con el volumen invertido de trabajo, la rentabilidad del turismo rural es muy baja en Hungría, a pesar de la exclusividad de ciertos productos únicos (Kovács, 1993). Así que para aquellos que tienen el capital necesario para invertir en un producto a gran escala, no hay un real incentivo para involucrarse en esta actividad económica, y las comunidades no logran el beneficio que ellas esperan (y que les permitiría desarrollar y diversificar más su oferta para modificar la imágen existente de "bajo precio - baja calidad".

Considerando el desarrollo futuro del turismo rural en Hungría, un asunto controversial sería el de a cuales intereses debe darse prioridad. A primera vista, parecería obvio que una de las precondiciones del desarrollo sostenible del turismo es la consideración a largo plazo de los intereses de los residentes locales. Desde este punto de vista, el proceso de modernización, urbanización y cambio agrícola debe ser apoyado también por los turistas, ya que los residentes locales tienen todo el derecho a adquirir el mismo nivel de desarrollo infraestructural y confort que las personas que viven en áreas urbanas. Pero si se acepta este argumento y las áreas rurales se desarrollan de manera similar a las ciudades, esta clase de desarrollo significa cambios en el paisaje global, la imagen visual de los asentamientos y en la forma de vida de los residentes locales, y estos cambios no siempre son bienvenidos por los turistas. En Hungría podemos experimentar que los turistas buscan la atmósfera tradicional de los pueblos lo que para ellos significa pequeñas casas techadas coon paja, de paredes planas, geranios en las ventanas, pozos con poleas, animales domésticos, etc., así que ellos prefieren la conservación de la vida tradicional de los pueblos en contra de los deseos de desarrollo de las comunidades locales.

Sostenibilidad en el Turismo Rural Húngaro

Tal como observamos antes, la sostenibilidad es una noción compleja, que está determinada por factores económicos, ecológicos y socio-culturales. Los indicadores presentados en este trabajo pudieran servir como medidas útiles de aquellos factores que juntos contribuyen al desarrollo sostenible del turismo rural. Para dibujar un cuadro de la naturaleza presente del turismo rural húngaro, pudiera ser útil el análisis del proceso de desarrollo y las características del sector. Sin embargo, hay varias limitaciones en un análisis de esta clase, debido principalmente a la falta de datos exactos. Las siguientes conclusiones han sido obtenidas mayormente a partir de estimados y experiencias, no de estadísticas, simplemente debido a que estas no existen. Por lo tanto, estas conclusiones más bien son subjetivas, aunque representan la opinión de varios expertos y empresarios de turismo rural, además de las de los autores.

viñedo húngaro

Analizando todos los indicadores, tenemos un cuadro relativamente complejo. La interpretación de medidas diferentes puede también diferir, ya que algunos indicadores son de un carácter muy subjetivo (como satisfacción local - una persona que tenga beneficios económicos directos del turismo es más probable que acepte un mayor número de turistas sin molestias que alguien que tenga que sufrir todas las consecuencias negativas del turismo sin beneficiarse) y un valor cuantitativo dado de un indicador puede ser evaluado de maneras diferentes por personas diferentes. ¿Cómo decidir, por ejemplo, que porcentaje de un área debe protegerse para asegurar el mayor grado de sostenibilidad? Si solamente se busca la sostenibilidad ecológica, entonces es preferible proteger el área total. Pero si también se considera la sostenibilidad social, entonces los residentes locales deben tener la oportunidad de continuar las actividades recreacionales tradicionales, por ejemplo pescar, o el asentamiento debe tener el espacio para crecer si crece la población, lo cual no siempre es compatible con los principios ecológicos de protección (Ungár, 1998).

El 'stress - medido como el número de visitantes/turistas en un destino dado - no está, por el momento, amenazando el futuro sostenible del turismo rural húngaro. Si consideramos solamente aquellos destinos que cumplen con la definición de turismo rural presentando anteriormente en este trabajo (Gannon, 1988, en te Kloeze, 1994) y no se incluye los lugares vacacionales bien desarrollados que se encuentran realmente localizados en el campo pero que no pueden considerarse áreas rurales debido a sus altos niveles de urbanización, entonces el número de visitantes/turistas es muy inferior a lo que las comunidades locales encontrarían como apropiado. En Hungría, hay aproximadamente 2000 camas registradas en turismo rural y la tasa promedio de ocupación es menor al 10% (Gál, 1998). La estacionalidad es característica de la demanda, pero todavía no está causando 'stress' adicional (en el futuro, si aumenta significativamente el número de turistas, la coincidencia temporal de la estación turística y la principal de trabajos agrícolas pudiera producir tensión, pero esto todavía está lejos de ser un tema). Consecuentemente, el 'stress' social no existe, lo cual pudiera considerar como un factor positivo pero, ya que se deriva de un nivel muy bajo de demanda (y no de la distribución equilibrada de visitantes en el espacio y el tiempo), no puede considerarse como un indicador favorable de sostenibilidad.

La mayoría de las áreas de Hungría, donde el turismo rural es parte de los planes locales o regionales de desarrollo, posee varios atractivos naturales y culturales. Entre estos, los más importantes son el limpio ambiente natural, las fuentes termales, la hospitalidad de las personas locales, la gastronomía, el estilo rural de vida, y, hasta un punto, las tradiciones y herencias culturales preservadas. Por otro lado, los viejos estilos arquitectónicos que hicieron que nuestros pueblos fueran tan distintivos están desapareciendo, el 'boom' de construcción en los '60s y '70s resultaron en apariencias similares de los pueblos en todo el país, menos y menos gente jóven conoce y practica las viejas tradiciones, y la modernización generalizada ha cambiado el estilo rural de vida. Tal como vimos antes, el interés del turista que busca auténticas experiencias rurales está frecuentemente en conflicto con el interés de los locales que buscan la comodidad urbana. Ciertos atractivos típicos del turismo rural, como la oportunidad de participación en actividades de granja o el involucramiento en la vida diaria local, no se aprovechan en la mayoría de los destinos (aunque, afortunadamente, estas últimas atracciones son humanas, por lo que pueden desarrollarse en el futuro). Resumiendo, el atractivo global de las áreas rurales en Hungría es aceptable, y parece que existe el potencial para el desarrollo del turismo rural, pero hay necesidad de un enfoque de mercado en el desarrollo de productos turísticos complejos y de una mayor diversificación y desarrollo de atracciones basado en las necesidades de diferentes segmentos turísticos.

Existen planes locales y regionales para el desarrollo general en todos los destinos turísticos, ya que son requeridos por ley. La planificación turística es mucho menos común, especialmente en aquellas áreas donde el turismo rural se encuentra en una etapa temprana de desarrollo. Entre las razones para no tener planes de desarrollo turístico encontramos la falta de planificadores educados y experimentados o la de una voluntad común a favor de los residentes locales, las experiencias negativas previas en cuanto a los planes de desarrollo turístico (más planes han sido escritos que implementado, los expertos no locales con frecuencia han creado planes que no se pueden realizar) o simplemente por la falta de recursos financieros. Los planes existentes con frecuencia enfatizan los aspectos económicos del proceso de desarrollo, olvidándose de las consecuencias futuras ecológicas o socio-culturales de las acciones propuestas. La necesidad de un enfoque regiona está siendo aceptado relativamente de manera lenta: al actual bajo nivel de demanda, los destinos usualmente se ven mutuamente como competidores, no como potenciales socios co-operativos.

Las áreas protegidas de categorías superiores tienen una mejor oportunidad de atraer visitantes que otras. Por el momento, en la primera mitad de 1998, Hungría tiene nueve Parques Nacionales e incontables áreas protegidas locales y se está intentando aumentar el territorio de estas áreas estableciendo nuevos Parques Nacionales. Los preciados recursos naturales y culturales de estos Parques (flora y fauna diversas, especies raras, formaciones geológicas, animales domesticados típicos, paisajes culturales, herencia cultural) sirven de base para el desarrollo del turismo rural en los pueblos próximos (la estructura esparcida del sistema húngaro de Parques Nacionales - todos excepto uno están conformados por varias porciones de terrenos protegidos - facilita el involucramiento de estas comunidades). En general, el turismo rural se beneficia de la existencia de los Parques Nacionales (las categorías inferiores juegan un papel menos significativo en el éxito del turismo), y la actual tasa de protección puede considerarse como apropiada desde el aspecto global de sostenibilidad (esto es, parece haberse logrado un equilibrio entre los intereses ecológicos, económicos y sociales).

Ya que el desarrollo en Hungría del turismo rural es típicamente de baja escala y gestionado localmente, la tasa de involucramiento de las personas locales es alta, aunque depende de como se defina el término "personas locales". Especialmente en los pueblos más pequeños y menos desarrollados, es muy común que las personas que originalmente vivían en el área se hayan mudado a pueblos mayores o a ciudades, para conseguir empleo o asegurar una mejor educación para sus hijos. Con frecuencia sus casas han sido compradas por personas de la ciudad que buscan relajarse en un ambiente natural o que decidieron salvar los viejos y languidecientes pueblos. Muchos negocios a pequeña escala de turismo rural son manejados por estas personas, quienes, por origen, no son locales, pero, por su involucramiento y sus esfuerzos ayudan a que un asentamiento o región sobreviva, deben ser evaluados como locales. Su involucramiento, objetivos e intenciones son muy similares a los de las personas locales, así que su contribución debe ser considerada como beneficiosa para la sostenibilidad del desarrollo del turismo rural. La propiedad por parte de los no locales (en el sentido mencionado arriba) no es común en el turismo rural húngaro, debido sobre todo a su baja rentabilidad potencial (es más característica de los 'resorts' turísticos establecidos como los encontrados alrededor del Lago Balaton).

Ya que la demanda de turismo rural es relativamente baja en Hungría, el número de empleos creados por esta actividad no es alta por el momento, pero la diversificación de atracciones y servicios pudiera inducir un crecimiento significativo en este campo en el futuro cercano. Por el momento, el turismo rural provee principalmente ingresos adicionales a familias rurales (como actividad a tiempo parcial particularmente para la población femenina) y contribuye al desarrollo de la pluriactividad (esto es, cuando una familia o un individuo atiende a más de un tipo de empleo). El ingreso suplementario generado por las comunidades rurales puede ayudar al desarrollo de la infraestructura lo mismo que de servicios sociales, y el potencial percibido de desarrollo económico (con el turismo como catalizador) puede hacer que un área sea más atractiva, y así más viable a largo plazo. Ya que el turismo rural es un fenómeno relativamente en Hungría (no considerando ahora el período anterior a 1945), por el momento esto es más una expectativa que un hecho.

Consiguientemente, la contribución del turismo rural a la economía local es relativamente baja en la mayoría de los destinos rurales, por lo menos en términos de ingresos financieros registrados. Esto se debe parcialmente a la presencia de una economía gris (facilitada por la falta de un marco institucional bien establecido y la naturaleza informal de los servicios turísticos rurales). No hay estadística confiables sobre los ingresos reales del turismo rural, y la proporción de impuestos generados por el turismo a la cantidad total de impuestos no refleja con exactitud la contribución de la industria. (Esto hecho también afecta nuestro conocimiento de la diversidad económica de un área - pero aún con estadísticas apropiadas puede decirse que en los pueblos menos desarrollados el turismo rural es, con frecuencia, la única actividad económica con un potencial de crecimiento). A parte de los resultados financieros, el desarrollo del turismo rural generalmente mejora la calidad de vida en los destinos (suministrando contactos personales más diversos, motivando a que las personas tengan un mejor cuidado de su ambiente o, indirectamente, asegurando preferencias por un área en los proyectos nacionales de desarrollo).

Usualmente se descuidan los factores ambientales, como fuentes de energía o gestión de desechos, en el desarrollo del turismo rural. Aún si se intenta proveer de systemas apropiados de desagües o de tratamiento de desechos en todo el país, estos intentos se relacionan con el turismo solamente en los destinos más frecuentados y con los problemas ambientales más urgentes (como en el Lago Balaton). El uso de fuentes renovables de energía generalmente no es un tema (cuando lo es, la razón es mayormente un aumento en la conciencia ambiental, no una amenaza percibida de un número creciente de turistas explotando las fuentes no renovables de energía). Para la mayoría de los destinos, la principal prioridad es proveer a los turistas toda la comodidad que necesiten (por ejemplo, baños). Dado el actual bajo nivel de demanda, parecería ser totalmente imposible que un día masas de turistas amenacen el equilibrio ecológico de algún destino turístico. Por otro lado, el hecho de que el turismo rural se haya iniciado a desarrollar muy recientemente en Hungría, provee una oportunidad para que el país adopte las experiencias de otras regiones para evitar errores cometidos en otras partes. Las regulaciones ambientales más estrictas de la Unión Europea también afectan el proceso general de desarrollo económico en Hungría, lo que puede ser igualmente beneficioso para el equilibrio ecológico del turismo rural.

En el desarrollo turístico en general, el entrenamiento y educación de la fuerza de trabajo es uno de los requerimientos necesarios de la sostenibilidad. Ya que en el turismo rural se involucran muchos residentes locales sin educación turística formal, su educación sobre los temas principales de sostenibilidad debe formar parte del proceso global de desarrollo. En Hungría, el fallo de varios proyectos de desarrollo de turismo rural podrían relacionarse estrechamente con la falta de conocimiento del mercado y de capacidades de mercadeo. Debido a que en muchos casos falta incluso el conocimiento básico para manejar un negocio, típicamente no hay la necesidad específica de estudiar o implementar los principios de desarrollo sostenible. El tema de sostenibilidad usualmente emerge sólo en aquellas áreas fuertemente frecuentadas donde ya pueden detectarse los impactos negativos del turismo.

Aunque hay excepciones, las personas locales están lejos de sentirse satisfechas con el desarrollo del turismo rural. Los principales factores detrás de esta insatisfacción son la brecha entre las ganancias esperadas y las obtenidas, el crecimiento relativamente lento del sector, la burocracia relacionada, la falta de apoyo significativo por parte del estado. Otros factores que contribuyen fueron la falta de habilidad comercial y de mercadeo de las personas locales, la falta de demanda doméstica y la sobreevaluación de los recursos y atractivos locales. Especialmente al inicio del proceso de desarrollo, las esperanzas eran altas, se esperaba que grandes cantidades de turistas llegaran y gastaran generosamente, pero la realidad no ha satisfecho las expectativas de las comunidades involucradas. Actualmente, está en progreso una fase de desarrollo más precavida, mejora la cooperación entre pueblos y regiones, se hace una planificación más cuidadosa, eventualmente las personas involucradas están reuniendo el conocimiento, las habilidades y las experiencias necesarios.

Por otro lado, aquellos turistas que participan realmente en vacaciones rurales en Hungría, están usualmente satisfecha con la calidad de sus experiencias. Tanto entre los húngaros como entre extranjeros, hay una proporción relativamente alta de visitantes que repiten. Su satisfacción indica que el mismo producto es percibido como de buena calidad por ese estrecho segmento de clientes que es atraído por él. El único problema en cuando sostenibilidad es el bajo nivel de demanda: no importa que tan satisfecho estén los clientes, si - por lo menos a corto plazo - sus demandas no pueden asegurar la sostenibilidad económica para las áreas visitadas. (A largo plazo, promoción 'palabra en boca' puede aumentar el interés en la recreacción rural y la imagen global de vacaciones rurales puede cambiar igualmente.)

Anterior Turismo rural Siguiente