Turismo Rural y Desarrollo Sostenible
en Hungría

Tamara Rátz - László Puczkó

Kodolányi János College
Budapest University of Economic Sciences

Trabajo presentado en la Conferencia Internacional
"Rural Tourism Management: Sustainable Options"
Septiembre 1998, SAC, Auchincruive, Escocia

El original en inglés aparece en http://www.geocities.com/Paris/9842/rural.html

1ra. Parte (Continuación)

El Concepto de Turismo Rural

gallo

El turismo rural es, al mismo tiempo, un fenómeno viejo y nuevo. El interés en la recreación en el campo empezó a desarrollarse ya en el siglo 19 como reacción a las tensiones de la urbanización e industrialización en aumento. La escena rural era admirada por poetas y artistas. Las nuevas compañías de ferrocarriles transportaban más y más turistas hacia el campo. Sin embargo, el turismo rural de nuestra era es diferente: el número de turistas involucrados ha aumentado significativamente y el turismo se ha desarrollado en todos los tipos de campo en lugar de limitarse a áreas de excepcionales bellezas escénicas.

Aunque parece simple definir turismo rural como "turismo que sucede en el campo", esta definición no incluye la complejidad de la actividad y las diferentes formas y significados desarrollados en diferentes países. Según una definición más amplia, "el turismo rural incluye toda una gama de actividades, servicios y amenidades provistas por campesinos y personas rurales para atraer turistas a su área para así generar un ingreso extra para sus negocios" (Gannon, 1988, en te Kloeze, 1994). Si se acepta este concepto más amplio, el turismo rural abarca no solamente el turismo de finca o agriturismo (que es lo que generalmente significa para la mayoría de las personas), sino también vacaciones de interés especial en la naturaleza, viajar por áreas rurales y turismo residencial, y los servicios incluyen - aparte del alojamiento - eventos, festividades, recreacción al aire libre, producción y venta de artesanía y productos agrícolas, etc.

El término "turismo rural" tiene diferentes significados en países diferentes. En Finlandia, por ejemplo, usualmente significa rentar cabañas a visitantes o proveer servicios de atención en el campo. En Hungría, existe el término especial de "turismo de villa", indicando que solamente las actividades y servicios existentes en los pueblos son incluidos en esta clase de turismo (como veremos más adelante, el turismo de villa típicamente cubre alojamiento a bajo precio, no es común el involucramiento en actividades agrícolas locales o de otro tipo). En Eslovenia, la forma más importante de turismo rural es el turismo en granjas familiares, donde los visitantes permanecen con la familia del campesino o en una casa para invitados, pero también es popular visitar fincas para tener una comida y explorar los campos de cultivo (Verbole, 1995). En Holanda, el producto turismo rural significa especialmente acampar en la finca, con la mayoría de los servicios de la finca ligados a actividades de la ruta como andar a pié o en bicicleta, o cabalgar (Peters et al, 1994). En Grecia, la provisión principal del turismo rural es cama y desayuno con alojamiento en habitaciones amuebladas tradicionalmente y con desayunos tradicionales, frecuentemente basados en productos hechos en casa. Entre las actividades complementarias - actualmente todavía en una escala limitada - se encuentran las facilidades para refrescarse o la organización de actividades culturales y recreativas (Turner, 1993).

El turismo rural es una de las principales prioridades de desarrollo turístico en muchos países europeos, incluyendo Hungría. El mercado de vacaciones rurales está creciendo al mismo tiempo que el futuro de muchas regiones rurales es incierto, debido a los cambios en las prácticas agrícolas (incluyedo los efectos de la Política Agrícola Común en la Unión Europea) o el atractivo en aumento de los patrones de vida citadina. El turismo rural parece ser una herramiento apropiada para revitalizar las declinantes áreas rurales y asegurar su futuro sostenible por medio de retención de empleos, o incluso por creacción de empleos, aumento de la diversidad de empleo, retención de servicios, apoyo a las granjas, ampliación de la provisión cultural, conservación del paisaje y de la naturaleza o el mantenimiento de artes y artesanías rurales como atractivos turísticos. El turismo rural provee, con frecuencia, un incentivo (y parte del financiamiento necesario) para el desarrollo de infraestructuras, lo cual entonces contribuye al crecimiento de otras actividades económicas en las áreas rurales. Un beneficio específico del desarrollo del turismo rural puede ser el aumento en el número de oportunidades para la interacción social para los locales que con frecuencia viven unas vidas relativamente aisladas en comunidades agrícolas (Swarbrooke, 1996).

Turismo Rural y Sostenibilidad

Con frecuencia, se considera que el turismo rural es intrinsicamente sostenible, ya que atrae a un número pequeño de visitantes, no hay necesidad de desarrollo extenso de infraestructuras, los turistas usualmente están genuinamente interesados en la cultura local y las tradiciones. Un atractivo principal de las vacaciones rurales es la interacción personal con residentes locales, y así residentes y visitantes pueden intercambiar ideas y conocimientos y, a consecuencias de ello, el turismo puede cumplir su papel como "industria de paz, como una herramienta de comprensión mutura.

Sin embargo, si se analiza el desarrollo turístico rural a un nivel más profundo aparecen ciertas dudas en cuanto a su sostenibilidad intrínsica. El tema más significativo a ser investigado es la rentabilidad económica de los servicios de turismo rural, ya que la demanda frecuentemente es estacional, las tasas de ocupación son bajas y con frecuencia la inversión requerida para crear o mejorar facilidades para los turistas es alta. En la mayoría de los destinos turísticos rurales, es muy improbable que el turismo sea viable como la única fuente de ingresos. El turismo rural usualmente sólo puede ser una de las alternativas generadores de ingreso en una región, así que su papel en el desarrollo sostenible está altamente influenciado por el comportamiento de otros sectores económicos (especialmente agricultura).

En cuanto a la sostenibilidad ambiental, la experiencia sugiere que es necesario una inversión considerable en la gestión ambiental de los recursos naturales vulnerables para hacer que el turismo rural sea sostenible en cualquier sentido. Usualmente los turistas son atraidos principales por las regiones menos desarrolladas industrialmente, lo que las hace particularmente sensibles a la interferencia humana. Además, los paisajes agrícolas manejados no siempre satisfacen las expectativas de los turistas que se basan en las imágenes de paisajes "rurales tradicionales" representados en la literatura turística y en materiales de promoción.

El desarrollo turístico también influencia las características socio-culturales de los destinos rurales, tanto de manera positiva como negativa (Keane & Quinn, 1990; Peters et al, 1994). Como impactos positivos, puede mencionarse los siguientes: el turismo rural usualmente promueve un uso mejor de los recursos disponibles (como tierra, trabajo, capital, atractivos naturales y culturales), trae cambios socio-económicos, contribuye a la protección de la herencia cultural y la conservación del ambiente rural, provee más contacto social para las personas locales y aumenta sus oportunidades de que aprendan sobre otras culturas. Como impactos negativos, el turismo en áreas rurales cambia o daña el paisaje rural y los valores naturales y culturales de una región dada, reordena la estratificación social (esto también puede intepretarse como un cambio positivo en ciertos casos), pone presión adiccional sobre la comunidad local, cambia sus ritmos de vida, amenaza su privacidad o resulta en la presentación no auténtica de costumbres y tradiciones locales, adaptadas a los deseos de los turistas.

Anterior Turismo rural Siguiente