Género y Turismo:
Empleo y Participación de las Mujeres en el Turismo

Traducción del Sumario en inglés (con algunas ligeras modificaciones de forma).

Sumario del Informe de Proyecto UNED-UK, 1999


1. Generación de empleos y eliminación de la pobreza a través del desarrollo del turismo

Empleo de las Mujeres en el Turismo: En los últimos decenios, la industria del turismo ha pasado por un período de crecimiento explosivo y, como industria de uso intensivo de mano de obra, por consecuencia ha habido un tasa rápida de creacción y desarrollo de empleos. Usando los últimos datos disponibles del sector de restaurantes y hoteles, suministrados por OIT y UNDP, hemos examinado la industria a nivel global en términos del número de mujeres empleadas durante los pasados diez años, su tasa promedio semanal de salarios y horas de trabajo, en comparación con las de los hombres.

Hemos usado la "industria de restaurantes, 'catering' y hoteles" como representativa de la "industria turística" ya que estos sectores son los mayores empleadores en la industria turística global. No se dispuso para todos los países de datos segregados por género para el sector turístico. Aunque los datos sobre el número de mujeres y hombres que trabajan en profesiones relacionadas con el turismo (73 países) son más completas que las de los salarios promedios (31 países) y horas laborables (39 países), todavía es altamente limitada la disponibilidad de esta información. No se dispone de datos para muchos de los países de Medio Oriente, China y, en cuanto a las horas de trabajo y salarios, para Estados Unidos de América.

El cuadro general sugiere que la industria del turismo parece que es un sector particularmente importante para las mujeres (46% de la fuerza laboral son mujeres) ya que sus porcentajes de empleo en la mayoría de los países son más altos que en la fuerza laboral en general (34 - 40% son mujeres, datos de OIT). Los números de mujeres y sus porcentajes de la fuerza laboral en el turismo varían grandemente entre países - de 2% hasta más de 80%. Aunque existen algunas tendencias regionales obvias, aparenta que en aquellos países donde el turismo es una industria más madura, las mujeres generalmente representan alrededor del 50% de la fuerza laboral.

Por lo datos disponibles para los años entre 1988 y 1997, aparenta que ha habido un amplio aumento en la participación de las mujeres en la industria del turismo al nivel global. La mayoría de este aumento en la participación femenina puede haber sido impulsada por el crecimiento en la industria para países específicos, tales como Puerto Rico, Chile y Turquía. Para los países industrialmente desarrollados, ha habido poco cambio en la participación real de las mujeres en la industria turística.

La proporción de las horas laborables para las mujeres y para los hombres, disponible para 39 países, es de 89% - lo que significa que las mujeres trabajan 89 horas mientras que los hombres trabajan 100 horas. La proporción de los salarios de las mujeres y de los hombres es de 79%. A primera vista, esto da la impresión que las mujeres trabajan menos horas que los hombres y, al mismo tiempo, reciben menores pagas. Sin embargo, no podemos estar seguros si esto se debe a que se paga menos en las ocupaciones típicas de las mujeres, a que a las mujeres se las emplea significamente más en empleos de tiempo parcial y/o temporeros, y/o a que las mujeres se les paga menos por el mismo trabajo (desigualdad salarial). Debido a la falta de más informaciones detalladas segregadas por género, no es posible determinar las razones para la relación desproporcional observada en las horas laborables y salarios de mujeres y hombres. Además, los lectores deben tener en cuenta que el aumento del involucramiento de las mujeres en el mercado laboral no ha estado asociado con un cambio sustancial en la cantidad de horas que se espera que las mujeres dediquen a los deberes domésticos; esto implica horas laborables mucho más largas para las mujeres, esto es, hasta 70-90 horas por semana.

En cuanto a la desproporción en la relación entre las horas laborables de las mujeres y los hombres y sus respectivos salarios, hay una división entre el mundo desarrollado, que emplea mujeres con un salario semanal promedio equivalente a 80% del salario de los hombres, y el mundo menos desarrollado, donde los salarios promedios de las mujeres caen otro 10% hasta ser 70% de los salarios de los hombres. Sin embargo, hay variaciones significativas entre estos grupos.

Finalmente, los lectores deben comprender que los datos no incluyen informaciones acerca del sector informal. Esto nos deja un cuadro viciado ya que el sector informal juega un papel muy importante en términos de generación de ingresos por el turismo, particularmente para las mujeres.

Ocupaciones y Posiciones de las Mujeres en la Industria Turística: Ha sido posible extraer algunos hechos sobre las posiciones de las mujeres en términos de niveles jerárquicos de las pocas fuentes que suministran informaciones, lo cual no está suficientemente diferenciado. Sin embargo, parece claro que la situación en la industria del turismo se asemeja a la de los mercados laborables en general. Como en muchos otros sectores, hay una significativa segregación horizontal y vertical por género del mercado laboral en el turismo. Horizontalmente, las mujeres y los hombres son colocados en ocupaciones diferentes - las mujeres son empleadas como camareras, criadas, en limpieza, personal de ventas en las agencias de viaje, azafatas, etc., mientras que los hombres son empleados como cantineros, jardineros, obreros de construcción, conductores, pilotos, etc. Verticalmente, prevalece la típica "pirámide de género" en el sector turístico - los niveles y ocupaciones inferiores con pocas oportunidades de desarrollo profesional están dominados por las mujeres y las claves posiciones gerenciales siendo dominadas por los hombres.

En el "sector servicios", definido ampliamente, en el informe Anker (OIT 1998), las mujeres y los hombres están casi igualmente representados en la fuerza laboral (44% mujeres), ligeramente más que en la fuerza laboral no agrícola en los 41 países estudiados por Anker (alrededor de 40%) y significativamente más que en la fuerza laboral gobal total (34% - datos de OIT de 82 países). Al examinar las ocupaciones que son particularmente relevantes en el sector turismo, es posible ver que más del 90% de las personas que trabajan en 'catering' y alojamiento son mujeres, como camareras, cantineras, criadas, cuidadoras de niños, ayudantes de limpieza, lavanderas, y similares.

La segregación vertical del mercado laboral en los sectores de servicios y administración/gerencia reflejan la situación en los mercados labores en general. Las mujeres en todo el mundo han alcanzado mayores niveles de educación que nunca antes y actualmente representan más del 40% de la fuerza laboral global. Aún así, su proporción de posiciones gerenciales permanece inaceptablemente bajo, con apenas una pequeña proporción logrando atravesar el "techo de cristal". Hay numeroso factores inter-ligados que ayudan a mantener la segregación por género en el mercado laboral. Entre ellos se encuentran el estereotipado de género, los roles tradicionales de género y la identidad de género - las mujeres son vistas como apropiadas para ciertas ocupaciones y ellas mismas se consideran apropiadas. Además, los roles tradicionales de género asignan a las mujeres las principales responsabilidades en la crianza de niños, el cuidado de los mayores, y en hacer el trabajo hogareño. Así que las mujeres, frecuentemente, se ven forzadas a hacer trabajos casuales y a tomar empleos a tiempo parcial y temporales.

Es más probable que las mujeres sean empleadas con base a tiempo parcial que los hombres. Aunque esto les permite acomodar sus diversas responsabilidades además de su trabajo fuera de la casa, también tiene sus desventajas: en muchos casos, pagas menores por hora de trabaja, pocas oportunidades de promoción, menos entrenamiento formal, menos protección contra el desempleo, etc.

El reconocer que el problema de segregación de género en los mercados laborales es un problema general no debe implicar que se trate cuando se discute sobre turismo. El provocar los cambios generales requiere de los esfuerzos de todos los sectores. Sin embargo, la industria turística aparenta ser un "candidato" particularmente bueno para comprometer los esfuerzos hacia el mejoramiento de las mujeres. Debido a su tamaño, su rápido crecimiento y su naturaleza extremadamente diversa y dinámica, la industria del turismo tiene una enorme flexibilidad. Esto puede permitir que la industria desarrolle iniciativas claves para el avance de las mujeres al igual que otras industrias se pueden beneficiar de las iniciativas y estrategias en el sector turístico como modelos para sus propios desarrollos. El alto porcentaje de mujeres en la fuerza laboral en el turismo en muchos países provee la base fundamental necesaria para mayores avances de las mujeres: Ya está presente la "masa crítica".

Mujer mexicana con sus tejidos

Creando auto-empleos para mujeres en el turismo y maximizando los beneficios para las comunidades locales: La mayoría de los 12 estudios de caso presentados en el informe pueden ser descritos como iniciativas turísticas con base comunitaria - cooperativas, negocios pequeños y medianos, mezclas de ONGs y negocios, etc. Algunos de ellos pasaron por un historia de iniciarse como una iniciativa del sector informal y convirtiéndose luego en negocios registrados que involucran a más personas.

Las iniciativas turísticas con base comunitaria, particularmente los grupos locales de mujeres y las cooperativas, pueden ser unos accesibles y apropiados puntos de entrada para las mujeres a la fuerza laboral asalariada. Aparentemente ellos generan motivaciones a más largo plazo que las iniciativas de fuera. Hay numerosos ejemplos donde las mujeres y los grupos de mujeres han iniciado por ellas mismas actividades generadoras de ingresos. Estas actividades ayudan a crear una independencia financiera para las mujeres locales y las incentiva a desarrollar las habilidades necesarias y mejorar su educación. La investigación ha demostrado que la independencia financiera y la buena educación conducen a un mejoramiento de la autoestima de las mujeres y unas relaciones más equitativas en las familias y las comunidades.

Parece que el 'marketing' es una de las limitaciones claves para la expansión del turismo con base comunitario. Las iniciativas independientes necesitan de más informaciones sobre los mercados y los clientes potenciales. Es necesario suministrar a los turistas más informaciones sobre los beneficios de comprar localmente y de usar los servicios locales. La creacción de oportunidades para actividades generadoras de ingresos lo mismo que para un 'marketing' efectivo depende del acceso a información sobre turismo relacionado con la planificación y la toma de decisiones en un área comunitaria. El acceso a la información se logra mejor involucrando a todos los interesados en la planificación y en las tomas de decisiones. Además, la información específica de género sobre las necesidades e intereses de los turistas ayuda a servir los clientes femeninos.

Muchas iniciativas turísticas con base comunitaria reportadas dependen de la conservación de los recursos naturales, y de las áreas protegidas y los parques nacionales alrededor de los cuales ellas se originaro. Por lo tanto, es necesario una protección pro-activa de los recursos naturales en los destinos turísticos para mantener la base de los modos de vida de los miembros comunitarios involucrados en actividades turísticas. Lo mismo se aplica a la conservación de las culturas locales y los sitios del patrimonio cultural, que forman la base de muchas actividades turísticas.

Otro aspecto común es la naturaleza estacional de la industria del turismo. Algunos arguyen que esto crea una condición particularmente buena para las mujeres al permitirles acomodarse a sus diversas responsabilidades. Sin embargo, esto no debe verse como una regla general. En muchos casos, las mujeres y las madres no pueden atenerse a un ingreso regular que constituya la base del ingreso hogareño pero ellas mismas tienen que generar ingresos todo el año.

Educación y Entrenamiento: En muchos destinos del Sur, la población local se encuentra en desventajas al tratar de ganar entrada en el sector formal debido a los bajos niveles de educación. Los estudios de caso indican que una una demanda significativa de educación y entrenamiento en las comunidades en y próximas a destinos populares. El entrenamiento, especialmente el entrenamiento para el auto-empleo, ha sido un elemento importante para el éxito. La mayoría de las actividades de entrenamiento son fáciles de replicar y así pudieran convertirse en una parte importante de una estrategia de acción para el futuro. Hay pocas evidencias de entrenamiento para permitir o mejorar la participación en el sector formal. Otras restricciones claves mencionadas son la gerencia financiera, el analfabetismo y lenguas extranjeras.

Estereotipos de Género y Roles Tradicionales de Género: Estas son de las razones más prominentes por las que las mujeres y los hombres buscan ocupaciones diferentes y prevalece una segregación horizontal y vertical en los mercados laborales. Los estereotipos de género prevalecen en la mayoría de las culturas y más bien se asemejan unos a otros en lugar de ser culturalmente específicos. Los estereotipos de género influyen en la manera en que nos percibimos unos a otros y cómo nos vemos a nosostros mismos. Las mujeres son percibidas como particularmente adecuadas para ocupar ciertas posiciones en el turismo, ellas tienden a verse a sí mismas como apropiadas y tienden a interesarse en ocupaciones estereotípicas. Así, de hecho, las mujeres están particularmente adecuadas para tomar ciertos empleos, como por ejemplo posiciones para cuidar y relacionados con el trabajo del hogar y el servicio. Por otro lado, esto sirve para perpetuar el estereotipado de género y, apropiadamente, el posicionamiento de las mujeres. Esto no es generalmente deseable, particularmente debido a que la mayoría de las ocupaciones estereotipadas por género son de menores pagas y no incluyen posiciones gerenciales claves. Por otra lado, la situación permite que las mujeres entren a la fuerza laboral del turismo en base a sus roles tradicionales y su propia confianza en poder cumplir. Enfrentar el tema de los estereotipos de género y los roles de género no es específico del turismo; más bien parecería que el sector turístico es otro ejemplo donde intervienen los estereotipos y roles tradicionales. Sin embargo, el turismo puede jugar un rol clave retando los estereotipos de género.


anterior Anterior
Índice
Siguiente siguiente