Volcán   Notas breves

Estudio asocia calentamiento global con tormentas más fuertes

12 de septiembre de 2006

De acuerdo a una nueva investigación climática, los huracanes más fuertes son el resultado de temperaturas marinas más cálidas provocadas principalmente por las emisiones humanas de gases invernadero.

El estudio encontró que las emisiones antropogénicas de gases invernadero son responsables de más de dos tercios de los aumentos de la temperatura en las áreas de los océanos Atlántico y Pacífico donde típicamente se forman los huracanes.

Los autores consideran que el estudio aclara la asociación entre las mayores emisiones humanas de gases invernadero y huracanes más fuertes.

"La conclusión importante [del estudio] es que los aumentos observados en la temperatura marina superficial en estos criaderos de huracanes no pueden explicarse únicamente por procesos naturales," dijo Tom Wigley, climatólogo con el Centro Nacional para Investigaciones Atmosféricas (NCAR, por sus siglas en inglés) en Boulder, Colorado (Estados Unidos). "La mejor explicación para estos cambios tiene que incluir una gran influencia humana."

El estudio fue publicado en los "Proceedings of the National Academy of Sciences." El equipo de investigación que produjo el estudio incluye a 19 científicos de huracanes y del clima de 10 centros de investigaciones.

Vista satelital del Huracán Wilma

El Huracán Wilma del año pasado fue
el huracán más intenso que alguna vez
se haya registrado en el Atlántico.
(Foto de NASA)

Los autores hicieron la observación que la temperatura marina superficial no es el único factor físico que interviene en la formación de un huracán. También intervienen el cizallamiento del viento, el vapor de agua y la estabilidad atmosférica. Pero el aire cálido y húmedo es el motor primario para un huracán y aumentan las evidencias de que los mares más cálidos están realmente promoviendo tormentas más intensas.

El estudio informa que las temperaturas marinas superficiales en las regiones del Atlántico y el Pacífico donde se originan los huracanes subieron unos 0.6 y 1.2 grados Fahrenheit entre 1906 y 2005.

"Es importante tener en cuenta que esperamos que las temperaturas globales y las temperaturas marinas superficiales aumenten aún más rápidamente durante el próximo siglo," agregó Wigley.

La investigación parte de un estudio publicado el año pasado en la revista "Nature" que demostró una fuerte correlación entre los aumentos históricos en las temperaturas marinas y los aumentos en la intensidad de los huracanes desde los años 1970. Dos estudios subsiguientes detallaron que también los aumentos históricos en el número de tormentas severas - categoría 4 o 5 - estaban estrechamente relacionados con los aumentos de la temperatura de la superficie del mar en los lugares donde se forman los huracanes.

Aún más, un estudio hecho público en junio por investicadores de NCAR estimaba que la mitad del aumento en las temperaturas marinas superficiales en el Atlántico Norte, que produjeron una serie de devastadores huracanes, era atribuíble a emisiones humanas de dióxido de carbono y otros gases invernadero.

En 2005, las temperaturas marinas superficiales en los lugares formadores de huracanes en el Atlántico Norte tuvieron un récord de 1.7 grados Fahrenheit por encima del promedio 1901-1970.

Este último estudio se fundamenta en los resultados de más de 80 simulaciones realizadas por 22 sofisticados modelos computacionales diferentes de la atmósfera, océano e hielo oceánico.

Los investigadores usaron las simulaciones para determinar específicamente las causas de los cambios en la temperatura marina superficial an las zonas de los dos océanos donde típicamente se forman los huracanes.

Eso es un factor importante, dijeron los investigadores, debido a que la mayoría de los estudios sobre las causas de los aumentos de la temperatura analizaban principalmente a los cambios combinados en las temperaturas superficiales terrestres y oceánicos, en lugar de los cambios en los lugares donde específicamente se forman los huracanes.

El equipo de investigación encontró que, con una probabilidad de 84 por ciento, de 1906 a 2005, las emisiones de gases invernadero por los humanos representaba más del 65 por ciento del aumento observado en las temperaturas marinas superficiales en los lugares formadores de huracanes en el Atlántico y Pacífico.

Arriba

Ir a Notas breves