Volcán   Notas breves

Asocian el aumento de incendios forestales con el calentamiento global

12 de julio de 2006

Los incendios forestales en el Oeste de Estados Unidos ha llamado mucho la atención pública y política en años recientes debido a la severidad y extensión de las áreas que han consumido, cientos de casas chamuscadas y daños devastadores a los recursos naturales.

Los gastos para combatir los incendios forestales son ahora de más de mil millones de dólares por año.

Bomberos

El calentamiento global es parcialmente responsable por el aumento en el número de los grandes incendios forestales en el Oeste de Estados Unidos desde finales de la década de 1980, según una nueva investigación realizada por científicos con la Scripps Institution of Oceanography y la Universidad de Arizona.

Los bomberos se enfrentan ahora a incendios
más intensos y duraderos que 30 años atrás.
(Foto de House Resources Committee)

El nuevo estudio estadístico revela que la actividad de los grandes incendios se incrementó "súbita y dramáticamente" a finales de los años 80 con temporadas de incendios más largas y un numero mayor de incendios más potentes, debido parcialmente al calentamiento global.

Estos hallazgos, publicados en la revista "Science", señalan al cambio climático, y no a las políticas de supresión de incendios y acumulación de restos forestales, como el principal promotor de los recientes aumentos de grandes incendios forestales.

Los investigadores encontraron una asociación de las crecientes temperaturas estacionales y la prematura llegada de condiciones primaverales con el aumento de la actividad de incendios forestales.

"El aumento de los grandes incendios forestales aparenta ser otro componente de una cadena de reacciones al calentamiento climático," dijo Dan Cayan, coautor del trabajo y director de la División de Investigaciones Climáticas en Scripps.

"La reciente agitación probablemente sea, en parte, causa de fluctuaciones naturales, pero aumentan las evidencias de que los efectos antropogénicos han estado contribuyendo para inviernos y primaveras más cálidos en décadas recientes," agregó.

En el análisis más sistemático hasta la fecha sobre los cambios recientes en la actividad de los incendios forestales, Cayan, junto con Anthony Westerling y Hugo Hidalgo de Scripps y Tom Swetnam de la Universidad de Arizona, compilaron una base de datos de grandes incendios en el oeste desde 1970 y la compararon con datos climáticos y de la superficie terrestre en la región.

Anthony Westerling y Dan Cayan

Anthony Westerling, izquierda, y Dan Cayan. Usando métodos estadísticos desarrollados para el pronóstico climático, estos científicos de la Scripps Institution of Oceanography en La Universidad deCalifornia, San Diego, desarrollaron el análisis más completo hasta la fecha sobre la actividad de incendios forestales y calentamiento global.
(Foto de UCSD)

Compilaron una amplia serie temporal de 1,166 incendios forestales que afectaran a por lo menos 1,000 acres que habían ocurrido entre 1970 y 2003, usando para ello datos del Servicio Forestal y del Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos para el oeste del país.

Para evaluar el papel que pudo haber jugado el clima, los científicos compararon las series temporales, el momento de los deshielos y las temperaturas de primavera y verano para los mismos 34 años.

Para el momento de mayor deshielo en las montañas en cada año, usaron los registros de medición de flujos en corrientes de agua de 240 estaciones por todo el oeste de Norteamérica.

El equipo también usó otros datos climáticos como el déficit de humedad, un indicador de sequedad.

Los resultados mostraron un notable incremento en los grandes incendios en los bosques occidentales de Estados Unidos, comenzando alrededor de 1987, cuando la región cambió de incendios forestales predominantemente infrecuentes y de corta duración - promedio de una semana - a incendios más frecuentes y que duraban más ardiendo, con promedio de duración de cinco semanas.

"Veo esto como uno de los primeros grandes indicadores de los impactos del cambio climático en Estados Unidos continental," dijo Swetnam, quien es el director del Laboratorio de Investigaciones de Anillos de Árboles en la Universidad de Arizona en Tucson.

Thomas Swetnam

Thomas Swetnam es director del Laboratorio de Investigaciones de
Anillos de Árboles ('Laboratory of Tree-Ring Research' - LTRR).
(Foto de LTRR)

Los científicos encontraron un salto de cuatro veces en el número promedio de incendios, empezando a mediados de los años 1980, en comparación con los promedios para los años de 1970 y principios de 1980. La comparación mostró que el área total quemada era seis y medio veces mayor.

También a mediados de los años de 1980, la longitud de la temporada anual de incendios forestales, marzo a agosto, se alargó 78 días, un aumento de 64 por ciento cuando se compara 1970-1986 con el período 1987-2003.

"Estamos viendo calentamiento y primaveras más tempraneras asociados con mayores frecuencias de incendios forestales," dijo Swetnam. "Muchas personas creen que el cambio climático y las respuestas ecológicas no se presentarán hasta dentro de 50 a 100 años. Pero no están a 50 a 100 años - está sucediendo ahora en los ecosistemas forestales a través del fuego."

Los autores concluyen que el aumento de frecuencias de grandes y devastadores incendios podría cambiar la composición de los bosques y reducir las densidades de árboles, transformando el papel de los bosque del oeste de Estados Unidos como almacenadores de carbono al secuestrar entre 20 y 40 por ciento de todo el carbono liberado en el país a ser fuentes de mayor cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera.

El estudio fue apoyado por la Oficina para Programas Globales de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, el Plan Nacional de Incendios a través de la Estación Sur de Investigaciones del Servicio Forestal de Estados Unidos, y la Comisión de Energía de California.

Arriba

Ir a Notas breves