Huracán Emergencias,
Desastres y
Gestión del Riesgo

Tsunamis
Lineamientos para la ayuda psicosocial

Traducido y modificado del Blog of the Psychosocial Support Program, Sri Lanka

Página:   1   2   3   4   

Tercera Parte

Sugerencias para las personas que trabajan en áreas afectadas por el tsunami y en los campos de refugiados

Un hombre con su hijo en Aceh, Indonesia
  • Aliente a las personas que trabajen en áreas afectadas por el tsunami para que involucren a supervivientes en las tareas de socorro y rescate donde sea posible, especialmente adolescentes, huérfanos, viudas y viudos y aquellos sin familias. No trate a las personas como víctimas pasivas y desvalidas. Esta es una de las experiencias más inquietante para las personas que han sido desplazadas o afectadas de alguna manera por los desastres. En lugar de eso, involúcrelas en actividades concretas, comunes y con algún propósito.

    1. Los niños mayores pueden ayudar a cuidar a sus hermanos y otros niños más jóvenes, o ayudar en la preparación de los alimentos que se van a cocinar

    2. Los adultos pueden ayudar en la preparación, cocinado y distribución de alimentos, organizando y construyendo albergues, documentando información, organizando la búsqueda de familiares, preparando y limpiando espacios para vivir, ayudando a la seguridad del campamento, organizando o apoyando los servicios de salud y de cuidado sanitario, cuidando por los enfermos o enseñando a niños

    3. Proveer oportunidades para que los adultos y adolescentes con habilidades especiales las usen tanto como sea posible para el bienestar y funcionamiento de la comunidad del campamento y para que ganen sus sustentos, si es posible. Los albañiles, carpinteros, maestros, enfermeras y otros deben ser asignados a tareas que usen sus áreas de experticio.

  • Anime a aquellos que trabajan en áreas afectadas por el tsunami para que organicen espacios vitales tales como campamentos de refugiados y otros lugares teniendo en cuenta las siguientes notas ya que esto ayudará a mantener la normalidad en las vidas de las personas.

    1. La organización y construcción de los refugios debe mantener juntos a los miembros de la misma familia y comunidad

    2. Para cada familia, proveerla de tanta privacidad como sea posible tendiendo alfombras y ropas alrededor del área destinada a ellas

    3. En el diseño de los campamentos, proveer espacios para fines religiosos, recreativos y culturales

    4. Involucrar la comunidad en la decisión de donde localizar en el campamento los lugares religiosos, las escuelas y el abastecimiento de agua

    5. Establecer, tanto como sea posible, áreas para la educación y juego de los niños

    6. Asegurarse que las facilidades sanitarias y de baño sean accesibles en lugares que no amenacen el bienestar de las personas ni que impliquen un mayor vejamen, particularmente para niñas y mujeres

    7. Reestablecer actividades y eventos normales, tanto religiosos como culturales

    8. Invitar a líderes religiosos para que realicen actividades religiosas diarias

    9. Reconocer las diferentes necesidades de los diferentes grupos de personas: edad, género, etnicidad, religión, personas con discapacidades, personas con cuidados médicos o de salud especiales, etc.

  • Desalentar la disposición o enterramiento no ceremonial de las personas muertas ya que los sobrevivientes necesitan tener la posibilidad de realizar funerales ceremoniales y, si no están mutilados o descompuestos, ver el cuerpo para despedirse. También, si no hay registro de que el fallecido se encuentra en un lugar específico, podría significar innecesarias dificultades financieras y legales para los sobrevivientes. Los cadáveres no representan (o es muy limitado) un riesgo de enfermedades transmisibles.


Anterior
Anterior
Ir arriba
Arriba
Cuarta parte
Siguiente