Huracán Emergencias,
Desastres y
Gestión del Riesgo

Tsunamis
Lineamientos para la ayuda psicosocial

Traducido y modificado del Blog of the Psychosocial Support Program, Sri Lanka

Página:   1   2   3   4   

Introducción

Residentes de Lhokseumawe, en la provincia indonesia de Aceh, en un centro para damnificados

Hay muchas razones por las que las personas puedan estar alteradas y angustiadas luego de la ocurrencia de un tsunami. Algunas de dichas razones son:

  1. La pérdida de miembros de la familia, otros familiares, amigos, pertenencias personales incluyendo la vivienda familiar y sus propiedades, pueden entristecer y provocar un choque psicológico a las personas. Esto es particularmente traumatizante cuando se pierde completamente los medios de vida.

  2. Exposición a eventos horripilantes. Muchas personas han sido testigos o han sufrido experiencias muy traumatizantes y alarmantes, lo que puede causar un choque psicológico, confusión, ansiedad y alarma.

  3. Continuo riesgo de peligro. Por un período largo, son muchas las (falsas) alarmas de nuevos tsunamis, creando más pánico y confusión entre las personas.

  4. Daño físico y/o enfermedad en uno mismo u otros. También esto puede ser causa de que las personas se alarmen o preocupen. Igualmente, es posible que no pueden cuidarse a sí mismo o a otros tal como les gustaría.

  5. Vivir en un ambiente deprimido y estresante. Es frecuente que los campos de refugiados no tengan alimentos y agua adecuados. Muchas veces están repletos de personas y las facilidades sanitarias son inadecuadas. Las personas se alteran debido a que tienen que compartir el espacio personal con personas que no le son familiares. Hay discusiones y desacuerdos sobre la manera de compartir los escasos recursos. Algunas personas pueden quedar fuera ya que no tienen el poder de otras o provienen de grupos discriminados socialmente. Adicionalmente, las personas de diferentes comunidades y con trasfondos culturales diferentes pueden encontrar difícil vivir juntas.

Es importante señalar que normalmente se espera que las personas muestren reacciones de 'stress' en situaciones similares. Estos no son signos de impacto o trauma psiquiátrico y no requieren tratamiento psiquiátrico. Se espera que la mayoría de las personas se recuperen en las siguientes semanas.

Las intervenciones psicosociales no debe interferir con la organización de alimentos, albergue, vestimenta, servicios públicos de salud y el control de enfermedades transmisibles en las áreas afectadas por el tsunami. Aparte de las intervenciones psicosociales tempranas, las actividades terapéuticas formales dirigidas a lograr la recuperación no deben realizarse antes de las dos a cuatro semanas luego de la situación aguda.


Indice
Indice
Ir arriba
Arriba
Segunda parte
Siguiente