Tailandia Turismo y Desastre

Estrategias para la Gestión de Desastres en el Turismo:
Prerequisitos e Ingredientes

Bill Faulkner

Los turistas son vulnerables en ambientes no familiares y debe darse prioridad a su seguridad.

Los destinos turísticos de todo el mundo se enfrentan a la certidumbre de experimentar un desastre en algún momento. A pesar de esto, muy pocos destinos han desarrollado apropiadamente planes de gestión de desastres para ayudarlos a resolver tales eventualidades. Una razón para ello es la limitada cantidad de investigación sistemática realizada sobre este tema. Se ha intentado resolver este problema tomando informaciones de la literatura sobre gestión de desastres, combinado con un exámen más específico de las estrategias de desastres en el turismo. Aquí se presentan los prerequisitos e ingredientes para una planificación efectiva dirigida a producir un marco teórico para analizar y desarrollar estrategias de gestión de desastres en el turismo.

Entre los requisitos previos para la planificación efectiva de la gestión de desastres en el turismo, se incluye:

Enfoque Coordinado, en Equipo: Dado la gama de organizaciones privadas y del sector público que involucradas directa e indirectamente con la prestación de servicios a los turistas, el desarrollo e implementación de una estrategia de desastres en el turismo requiere un enfoque coordinado, con un equipo designado de gestión establecido para asegurar que esto suceda. El equipo necesita trabajar en conjunto con otras agencias de planificación del sector público y organismos de servicios de emergencia para asegurarse que el plan de acción de la industria turística quede acoplado con los de las demás agencias.

Consultas: Para lograr la máxima cohesión, tanto dentro del sector turístico como de este con la comunidad, la planificación para desastre debe basarse en un proceso de consultas que se integre con otras áreas de la planificación estratégica (por ejemplo, estrategias de 'marketing' turístico, planeamiento urgano y planes económicos regionales). Aparte de los aportes que los otros planes puedan hacer en cuanto a la exposición de sector turístico a riesgos, y las medidas que podrían implementarse en respuesta a un desastre, los individuos involucrados directamente cambian el tiempo y esto tiene efecto sobre la "química" del proceso de coordinación.

Compromiso: No importa que los planes de gestión de desastre hayan sido completa y concienzudamente elaborados, y sin importar el nivel de consultas en el proceso, ellos serán de valor limitado si las partes involucradas no lo reconocen. Por lo tanto, y tal como se enfatiza más adelante, el plan debe contener protocolos bien articulados en cuando a la activación de la estrategia, y programas de comunicación y educación, dirigidos a asegurarse que todo el mundo comprenda lo que se espera de cada uno.

Entre los ingredientes del proceso de planificación de la gestión de desastres en el turismo debe incluirse:

Evaluación de Riesgos: Un primer paso esencial es una evaluación de las situaciones potenciales de desastre y su probabilidad relativa de ocurrir. Aquí debe incluirse un análisis histórico de los desastres naturales en la región, junto con un sondeo de los escenarios ambientales y alternativos actuales y emergentes.

Priorización: Es necesario preparar un perfil estratégico en cascada de prioridades ('cascaded strategic priority profile - CSPP), estableciendo rangos para las tareas y actividades a realizarse como respuesta a eventos de alto riesgo identificados en el paso anterior. Esto también involucra la priorización de las acciones y la articulación entre las organizaciones para que pueda desarrollarse una respuesta coordinada. Debe reconocerse que los turistas son vulnerables en ambientes no familiares y debe darse prioridad a su seguridad.

Protocolos: Debe establecerse, y ser aceptado por todas las partes, un conjunto bien enunciado de protocolos para asegurar que se coordinen apropiadamente las actividades de las agencias de emergencia, las autoridades de turismo y los operadores.

Inventario de las Capacidades de la Comunidad: Es necesario realizar una evaluación de la capacidad de la comunidad para enfrentar desastres específicos para que así pueda determinarse el nivel apropiado de auxilio de emergencia de fuentes externas. Esto debe incluir un inventario de los recursos físicos, financieros y organizacionales relevantes de la comunidad.

Centro de Mando para la Gestión de Desastre: Es esencial un centro de mando para la gestión de desastre, con recursos apropiados, como punto focal para las operaciones del equipo de gestión de desastre. En el plan debe quedar especificado la localización y los procedimientos para instalar esta facilidad.

Medios y Actividades de Monitoreo: Se necesita una estrategia de comunicación, con el establecimiento temprano de una fuente centralizada, para asegurar que no se diseminen informaciones confusas y contradictorias, y para apoyar la coordinación de la respuesta. Con frecuencia, los medios de comunicación juegan un papel central en las situaciones de desastres en el turismo, tanto en términos de suministrar a los turistas informaciones importantes durante la emergencia como durante la etapa de recuperación cuando otros sectores de la industria y el público consumidor necesitan estar informados sobre la restauración de los servicios. Por lo tanto, se necesitan sistemas para el monitoreo del impacto del desastre y el suministro de información confiable sobre la seguridad y el estado de los servicios turísticos.

Sistemas de Alertas: Una vez que sea funcional la estrategia ante desastres, debe especificarse las condiciones necesarias para que se active, junto con los tipos de amenazas para los cuales se diseñó. También son importantes los sistemas para comunicar las alertas.

Flexibilidad: Ciertos elementos de las estrategias ante desastres son aplicables en todos los tipos de emergencias. Sin embargo, la exposición de algunos destinos a ciertos desastres es mayor que a otros; estos deben identificarse para que así pueda planificarse las respuestas a impactos específicos y los requerimientos de los eventos de alto riesgo. También se requiere flexibilidad debido a que puede ser necesario que algunas organizaciones realicen funciones que normalmente ellas no hacen.

Involucramiento, Educación y Revisión: La efectividad de los planes ante desastres y de recuperación serán de valor limitado si no se involucra directamente en su desarrollo a aquellos a los cuales se le pide que los implementen. Las organizaciones y las comunidades necesitan ser informadas sobre la estrategia, la cual debe ser periódicamente revisada en vista a las reacciones y de los nuevos desarrollos. Por lo tanto, las estrategias ante desastres necesitan ser continuamente actualizadas y refinadas para asegurar que se tomen en cuenta los nuevos cambios de informaciones y organizacionales. En particular, las evaluaciones post-desastre son importantes porque permiten aprovechar las lecciones aprendidas de la experiencia.

Prof Bill Faulkner es Director de Investigaciones en el Centro de Cooperación e Investigación para el Turismo Sostenible, Australia. Este artículo es una adaptación de su versión original, "Towards a Framework for Tourism Disaster Management", in Tourism Management 22(2), pp 135-147, 2001.

Arriba


Ir a Documentos