flores

Poesía Dominicana

Manuel del Cabral

Un Recado de Mon para Bolívar

Estas tierras que salieron todas de tu pantalón...

Mas olvidaste una hazaña: nos libraste de España, pero no de lo
español.
Somos España hasta cuando ella no queremos ser...

Ya ves, buen Simón, tu espada, en tí mismo está clavada, al
clavarla en ella ayer.

Pero tú estás todavía en esa piel que medita
 del negro que, a fuerza humana, siempre a su noche se quita,
 hoy con risa de mañana.

Oigo aún también tu voz en la carita de un cobre
 que en el burriquito andino va con el indio y el trino
 que hace al aire menos pobre.

Mas el mapa nos lo muerden con un diente no común,
 por ese diente, ya ves, van a tener que volver
 Cristo, Don Quijote y tú.

Pero tú, baja pronto, que la casa ya espera con su luz boba
-barrendero de América-
tu escoba.

Índice   Arriba