Explorando el Sistema Solar

Asteroides, Cometas y Otros

Asteroide Ida
Asteroide Ida (NASA/JPL)

Asteroides. Entre las órbitas de Marte y Júpiter, y ocupando una faja de más de 240 millones de km de ancho, se encuentra un número no determinado de pequeños planetas o asteroides, y cuya masa total es menos de 0.00033 veces la de la Tierra.

El primero de estos asteroides fue descubierto en 1801 por astrónomos que buscaban el planeta que ellos suponían debía existir entre Marte y Júpiter. Por muchos años se creyó que los asteroides eran los restos de tal planeta, destruido por alguna catástrofe cósmica. Teorís más modernas asumen que son porciones de materia que no llegaron a consolidarse en un solo astro.

El mayor de los asteroides es Ceres, con 1,000 km de diámetro. Después, Vesta y Pallas, con 525. Se han encontrado 16 que superan los 240 km, y muchos pequeños. Ida, el de la foto lateral, tiene unos 115 km de punta a punta.


Cometa Hale-Bopp
Cometa Hyakutake

Cometas. Se cree que los cometas son cuerpos opacos constituidos por un núcleo (o cabeza) de rocas y gases congelados, y una cola (o cabellera) de polvo y otras pequeñas partículas sólidas. La peculiaridad de quer la cola siempre aparezca repelida por el Sol se explica por la presión de la radiación solar sobre el cometa.

En general, la órbita de los cometas es mucho más alargada que la de los planetas. En una punta los puede acercar al Sol y, en la otra, alejarlos más allá de la órbita de Plutón.

Cuando un cometa se acerca al Sol y se calienta, los gases se evaporan, desprenden partículas sólidas y forman la cabellera. Cuando se vuelve a alejar, se enfría, los gases se hielan y la cola desaparece. En cada pasada pierde materia. Finalmente, sólo queda el núcleo rocoso.


Meteoritos. La palabra meteorito significa fenómeno del cielo y describe la luz que se produce cuando un fragmento de materia extraterrestre entra a la atmosfera de la Tierra y se desintegra. La palabra meteoroide se aplica a la propia partícula, sin hacer referencia al fenómeno que se produce cuando entra a la atmosfera. Hay muchísimos meteoroides que no entrarán nunca.

Algunos de los meteoritos que se han estudiado parece que venían de la Luna y otros de Marte. La mayoría, sin embargo, son fragmentos de asteroides o de cometas.

También hay corrientes de meteoroides, que se han formado por la desintegración de núcleos de cometas. Cuando coinciden con la Tierra se origina una lluvia de meteoritos (o, si es muy intensa, una tempestad) que puede durar unos cuantos días.

Ir a Sistema solar
Sistema Solar

Autor de las páginas: José E. Marcano