paisajeNotas breves

22 de noviembre de 2009

Censo de las profundidades marinas revela cientos de nuevas especies

"El mar profundo es el mayor ecosistema continuo de la Tierra y el mayor hábitat para la vida. También es el menos estudiado," dice el Dr. Chris German de la Institución Oceanográfica de Woods Hole (WHOI), uno de los 344 científicos de 34 naciones que trabajan para identificar las criaturas del mar profundo para el Censo de la Vida Marina ("Census of Marine Life").

La investigación de las profundidades oceánicas puede ser difícil, peligrosa y, a veces, frustrante. En un viaje a la Trinchera de las Islas Caimán en el Caribe durante noviembre, el Dr. German y colegas de Estados Unidos, el Reino Unido y Japón estaban preparados para explorar las fuentes calientes más profundas del planeta pero la exploración fue imposibilitada por la llegada de la tormenta tropical Ida.

Robot Nereus
Ingenieros de la Institución Oceanográfica de Woods Hole recuperan el robot híbrido submarino Nereus en condiciones deterioradas del tiempo.
(Foto de Chris German, WHOI)

A pesar de eso, los científicos encontraron, a profundidades mayores de 4,000 metros, evidencias en la columna de agua de "fumarolas" enriquecidas químicamente, lo que indica la presencia de respiraderos calientes en el fondo del mar con profundidades mayores de cientos de metros.

Financiado por el programa de Astrobiología de NASA, el equipo usó a Nereus, un nuevo vehículo robótico híbrido de WHOI, primeramente como un vehículo submarino autónomo de libre nado y luego como un vehículo no autónomo de baterías y operado remotamente, para seguir la fumarola hasta su fuente y empezar a investigar el fondo marino. El mal tiempo obligó al equipo a suspender las labores apenas a cientos de metros de su meta, pero tienen la intención de reiniciar la investigación en 2010.

Para cuando concluya en octubre de 2010 el Censo de Vida Marina, realizado durante 10 años, cinco proyectos en el mar profundo habrán realizado un total de 210 expediciones, incluyendo el primer viaje realizado para explorar al sur del ecuador la Cresta Media del Atlántico. La colaboración científica entre Rusia, Brasil, África del Sur y Uruguay ocurrió en octubre-noviembre de este año.

Cinco de los 14 proyectos de campo del Censo estudiaron las profundidades marinas más allá de la zona donde llega luz. Cada uno estuvo dedicado a estudiar la vida en lugares progresivamente más profundos - desde los márgenes continentales hasta la cresta en forma de espina dorsal que va a lo largo del medio del Atlántico, las montañas sumergidas que se elevan desde el piso oceánico, el piso lodoso de las llanuras oceánicas, y los respiraderos, sumideros y ecosistemas impulsados químicamente que se encuentran en los márgenes de las crestas del medio de los océanos y en las trincheras oceánicas más profundas.

Cada viaje es enormemente caro y presenta numeros retos debido a las condiciones oceánicas extremas y a los requerimientos; esto hizo que los lugares más remotos se mantuvieran como impenetrables hasta que empezó el Censo en 2000.

Aunque los hallazgos colectivos todavía están siendo analizados como parte del informe final del Censo que será dado a conocer en Londres el 4 de octubre de 2010, los científicos dicen que ya son aparentes los patrones de abundancia, distribución y diversidad de la vida en el mar profundo.

Edward Vanden Berghe, quien está a cargo del Sistema de Información Biogeográfico Oceánico, el inventario del Censo de las observaciones de vida marina, ha compilado registros de 5,722 especies para las cuales todas las observaciones registradas ocurrieron a profundidades mayores de 1,000 metros, y 17,650 especies para las cuales las observaciones registrados fueron a profundidades mayores de 200 metros, la profundidad donde la oscuridad detiene la fotosíntesis.

Dumbo
Octópodo con aletas, Grimpoteuthis sp., apodado Dumbo. (Foto: Census of Marine Life)

Una de estas criaturas de las profundidades ha sido apodada Dumbo por el elefante volador de las tiras cómicas.

En un viaje este año a la Cresta Media del Atlántico, los investigadores dirigidos por Mike Vecchione de la Smithsonian Institution recogieron un especimen muy grande de un animal primitivo y raro conocido como octópodo con aletas, que agita para nadar un par de grandes aletas parecidas a orejas.

El Dumbo atrapado por los exploradores del Census tenía casi dos metros de largo y, con peso de seis kilos, es el mayor de apenas unos pocos individuos que alguna vez hayan sido capturados.

En total, nueve especies de los gelatinosos Dumbos fueron recogidos en la Cresta Media del Atlántico, incluyendo una que podría ser nueva para la ciencia. Los científicos dicen que quedaron sorprendidos al encontrar un conjunto tan abundante y diverso de estos animales, que se encuentran entre los mayores del mar profundo.

Pepino de mar
En el norte del Golfo de México se encuentra, a 2,750 metros, un pepino de mar transparente, Enypniastes. (Foto: Larry Madin, WHOI)

En el piso abisal, el lodo profundo tiene una biodiversidad que no puede detectarse por video o fotografía ya que la mayoría de los animales tienen unos tamaños de apenas unos pocos milímetros y se ocultan entre las partículas del sedimento.

A veces sucede que la gran mayoría de las criaturas recogidas en el lodo de llanos abisales son nuevas para ciencia, dice el Dr. David Billett del National Oceanography Centre del Reino Unido, y quien trabaja en el proyecto Censo de la Diversidad de la Vida Marina Abisal, CeDAMar.

De unos 680 especímenes de copépodos recogido en un reciente viaje de CeDAMar al Atlántico suroriental, por ejemplo, apenas siete pudieron ser identificados; 99 por ciento fueron nuevos para la ciencia. Y entre cientos de especies de macrofauna - animales con el tamaño más o menos de una lombriz de tierra - recolectados en diferentes áreas, de 50 a 85 por ciento no pudo reconocerse.

"La fauna abisal es tan rica en diversidad de especies y tan pobremente descrita que recoger una especie conocida es una anomalía," dice el Dr. Billet. "Es un reto notable describir por primera vez todas las especies diferentes en cualquier muestra, del tamaño de una taza de café, del sedimento del mar profundo.

Pero más raro que encontrar nuevas especies en el lodo es capturar una nueva especie de pepino de mar, y todavías más raro un nuevo género. Sin embargo, el Dr. Billett y colegas del Centro Oceanográfico Nacional y el Instituto Shirshov, Moscú, lograron esta hazaña este año en las cercanías de las Islas Crozet, un archipiélago sub-antártico de pequeñas islas en el sur del Océano Índico.

Uno de los nuevos pepinos de mar era verde amarillento, un raro hallazgo ya que prácticamente todos los demás encontrados en los mares globales son gris blancuzcos o púrpura.

Sin embargo, lo que más llamó la atención de los investigadores fue encontrar que el pepino de mar más abundante alrededor de las Islas Crozet - miles de especímenes a profundidades abisales - era una especie que nunca se había visto antes en alguna parte, ahora nombrado Peniagone crozeti.

Corales
A 1,000 metros y más abajo, abundan corales coloridos.
(Foto de NIWA, New Zealand Ministry of Fisheries & Foundation for Research Science and Technology, y Land Information New Zealand)

"La distribución de especies en los mares profundos está llena de misterios," dice el Dr. Billett. "Además de las fronteras causadas por la topografía submarina, creastas y montes, hay paredes y barreras no vistas, y todavía sin explicación, que determinan el abastecimiento de alimento y definen las provincias de las especies en el mar profundo."

"Hay tanto una gran falta de información sobre la zona abisal como una importante desinformación," dice el Dr. Robert Carney de Louisiana State University, co-director con Myriam Sibuet de Francia del proyecto COMARGE del Censo, que estudia la vida a lo largo de los márgenes continentales del mundo.

"Muchas especies viven aquí. Sin embargo, la zona abisal ha sido vista por mucho tiempo como un desierto. Peor aún, fue vista como una tierra abandonada donde ningún, o poco, impacto ambiental podría ser preocupante. 'Haz minería en ella, perfórala, elimina desechos en ella, o pesca en ella - ¿qué podría ser impactado? Y, si hay un impacto, la zona abisal es tan vasta y, mejor aún, oculta'", dijo el Dr. Carney.

Agregó: "Los científicos de las regiones profundas del Censo de Vida Marina ven y están preocupados."

El informe Censo de la Vida Marina 2010: Una Década de Descubrimientos, que se hará público en Londres en octubre de 2010, tratará de responder tres preguntas: ¿Qué vivía en el océano? ¿Qué vive en el océano? ¿Qué vivirá en el océano?

Volver al Índice de Notas

Free counter and web stats

Autor de las páginas: José E. Marcano