paisaje Notas breves
Hogar » Notas » Nota

13 de diciembre de 2007

Los "eternos" anillos de Saturno

Los anillos de Saturno (Nasa) El instrumento UVIS capta los anillos en ultravioleta.

Los icónicos anillos de Saturno podrían ser mucho más antiguos de lo que se creía, dicen astrónomos vinculados a la misión Cassini.

La información recabada recientemente por ese proyecto muestra que estas delgadas "cintas" de partículas que orbitan el planeta ya estaban allí hace miles de millones de años. Reveló, además, que las probabilidades de que permanezcan allí "eternamente" son bastante altas.

Esto significa que no somos ningunos privilegiados cuando miramos por el telescopio, pues el planeta de los anillos luce igual de bonito desde "siempre", no se trata de un fenómeno "temporal".

Algunos datos recabados previamente llevaron a los científicos a creer que los anillos se crearon hace 100 millones de años, tras la descomposición de un satélite natural o un cometa en la vecindad de Saturno.

El profesor Larry Esposito dijo ante la conferencia de la Asociación Geofísica Estadounidense (AGU, por su sigla en inglés), que los datos de Cassini refutaban completamente esa hipótesis.

"A pesar que se creía que los anillos eran casi tan jóvenes como los dinosaurios, especialmente tras las investigaciones del Voyager en 1970, los nuevos resultados revelan que son tan antiguos como el Sistema Solar, y que podrían durar miles de millones de años", dijo.

Mini lunas

Ilustración de los anillos de cúmulos rocosos (Nasa) Los anillos son un espacio dinámico: los cuerpos se acumulan y se separan continuamente.

Cassini viene estudiando los anillos con su Espectrógrafo de Imágenes Ultravioletas (UVIS, en inglés). Ha analizado la luz que se refleja en las partículas de cada cinta, y la que las atraviesa. Las partículas pueden ser de tamaño de pequeños granos de arena o grandes rocas.

La misión Cassini concluyó que hay bastante más concentración de las partículas de hielo que lo que se pensaba anteriormente. Su masa total podría triplicar la estimada por las observaciones del Voyager.

Cassini percibió algunos indicios de que los anillos no surgieron en un cataclismo concreto: las distintas cintas tienen diferentes edades. Algunas son muy jóvenes.

Para explicarse esto, Esposito y sus colegas sugirieron que la materia podría acumularse hasta formar "lunitas", que pronto se deshacen para formar otras en un proceso sin fin.

En otras palabras, los anillos existen gracias a un gran sistema de reciclaje.

"Aunque las observaciones del Voyager indicaron que los anillos eran jóvenes, Cassini muestra segmentos aún más jóvenes; y como vemos un fenómeno tan dinámico, llegamos a la paradójica conclusión de que como los anillos lucen tan jóvenes, podrían ser incluso tan antiguos como el Sistema Solar", dijo el investigador de la Universidad de Colorado.

Por otro lado, los científicos solían creer que los anillos más antiguos serían de color más oscuro, "maquillados" por el efecto de años de polvo galáctico.

Pero si efectivamente se lleva a cabo el reciclaje del que habla Esposito, se comprendería mejor por qué de hecho los anillos se ven tan brillantes.

Choques tardíos

La cuestión de cuándo se formaron los anillos sigue sin responderse. Nadie lo sabe con certeza.

Pero ahora los expertos creen que sucedió en algún momento hace mucho, mucho más tiempo del que se creía.

Hay suficiente masa celeste en los anillos de Saturno para condensarla en una luna de 300km de diámetro.

"Que reviente un cuerpo de semejante tamaño es realmente algo difícil", dijo Esposito. Pero señaló que podría haber sucedido en el Bombardeo Pesado Tardío, la época en la que el Sistema Solar recibió el último diluvio de impactos.

Esto ocurrió hace unos 4.000 millones de años.

Volver al Índice de Notas