Educación Ambiental - notas breves

Es probable que los monos del hemisferio occidental perezcan debido al cambio climático

15 de mayo de 2012

A medida que el clima se calienta en todo el hemisferio occidental, muchos animales no serán capaces de mudarse lo bastante rápido para encontrar hábitats seguros que sean lo suficientemente frescos para permitir su supervivencia.

Una nueva investigación de la Universidad de Washington (UW), Estados Unidos, encontró que los refugios seguros pueden estar fuera del alcance de un nueve por ciento de los mamíferos del hemisferio occidental, y hasta un 40 por ciento en algunas regiones.

Tamarino león dorado
Tamarino león dorado, especie en peligro originaria del
estado de Río de Janeiro, Brasil
(Foto: Stephen Davis)

Los más afectados serán los primates, incluyendo los tamarinos, monos araña, monos tití y monos aulladores, algunos de los cuales ya están clasificadas como especies amenazadas o en peligro.

Casi todos los primates del hemisferio experimentarán reducciones severas en su área de distribución, en promedio cerca de 75 por ciento, dijo Carrie Schloss, analista de investigación en ciencias ambientales y forestales de la Universidad de Washington.

Schloss es la autora principal del artículo en línea en la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences", el primer estudio que examina si los mamíferos en realidad será capaces de moverse a nuevos hábitats antes de que el cambio climático los atrape.

"Debido a que el cambio climático probablemente superará la capacidad de respuesta de muchos mamíferos, la vulnerabilidad de los mamíferos para el cambio climático puede ser más extensa de lo previsto", escriben los científicos.

"Estamos subestimando la vulnerabilidad de los mamíferos al cambio climático cuando nos fijamos en las proyecciones de las zonas con clima adecuado pero no incluimos la capacidad de los mamíferos para moverse, o dispersarse, a las nuevas áreas", dijo Schloss.

Los primates del hemisferio occidental tardan varios años en madurar sexualmente, que es una de las razones por la que parecen ser especialmente vulnerables al cambio climático, dijo Schloss.

Otra razón es que se espera que el territorio con clima adecuado se contraerá. Los animales en los trópicos tendrán ir más lejos para encontrar un hábitat adecuado que los de las regiones montañosas que pueden moverse más rápidamente a un clima más fresco.

"De hecho, más de la mitad de las especies que los científicos han proyectado en el pasado que podrían ampliar su área de distribución ante el cambio climático verán, en cambio, reducir sus rangos porque los animales no serán capaces de expandirse a nuevas áreas lo suficientemente rápido", dijo el coautor Josh Lawler, profesor asociado de medio ambiente y ciencias forestales de la Universidad de Washington.

Armadillo en Florida
Armadillo en el área de conservación Moses Creek, St. Augustine Shores, Florida.
(Foto: Rafal Lisinski)

Es probable que los ganadores en la carrera del cambio climático provengan de tres grupos de especies de mamíferos carnívoros - como los coyotes y los lobos, los ungulados como el ciervo y el caribú, y xenartros, el grupo que incluye armadillos y osos hormigueros, concluyen los científicos.

El análisis se centró en 493 mamíferos del hemisferio occidental que van desde un alce que pesa casi dos toneladas a una musaraña que pesa sólo unos gramos. Sólo se considerá el cambio climático y no otros factores que hacen que los animales se dispersen, como la competencia por otras especies.

Para determinar cómo el cambio climático puede ocurrir rápidamente, los investigadores de UW integraron 10 modelos climáticos globales y un escenario con una emisión media-alta de gases de efecto invernadero de escenarios desarrollado por el Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático.

Para calcular qué tan rápido deben moverse las especies hacia nuevos rangos que les permita sobrevivir ante el cambio climático, utilizaron el trabajo previo de Lawler que muestra las áreas con climas adecuados para cada especie.

Los científicos encontraron que se espera que el 87 por ciento de las especies de mamíferos experimenten reducciones en el tamaño de los rangos y que 20 por ciento de estas reducciones de rango probablemente se deberá a capacidades limitadas de dispersión en oposición a reducciones en el área de clima adecuado.

"Nuestras cifras resultan de una visión bastante conservadora - incluso optimista - de lo que podría suceder, porque nuestro enfoque asume que los animales siempre van en la dirección necesaria para evitar un cambio climático y a la tasa máxima posible para ellos", dijo Lawler.

Ciervo salvaje
Ciervo salvaje, North Park, Chicago, Illinois, 2006.
(Foto: Mary Anne Enriquez)

Los investigadores también fueron conservadores, dijo, al tener en cuenta los obstáculos humanos tales como ciudades y tierras de cultivo que los animales encontrarían en su intento de escapar del calor.

Se utilizó una fórmula desarrollada previamente de la "influencia humana media" que señala las regiones donde los animales se enfrentarían a un desarrollo humano intenso.

"Creo que es importante señalar que en el pasado cuando los climas cambiaron - entre los períodos glaciales e interglaciales cuando los rangos de las especies se contraían y ampliaban - el paisaje no estaba cubierto de campos de cultivo, carreteras de cuatro carriles y aparcamientos, por lo que las especies podrían moverse mucho más libremente a través del paisaje ", dijo Lawler.

El estudio no tiene en cuenta el tiempo de tránsito en caso de que los animales deban moverse en medio de paisajes dominados por los humanos. Para estos animales, los corredores de conservación servirían como salvavidas que pueden contribuir a la supervivencia de la especie en su totalidad.

"Los planificadores de conservación podrían ayudar a que algunas especies se mantenengan al día con el cambio climático centrándose en la conectividad - enlazando áreas que podrían servir como caminos hacia nuevos territorios, en particular cuando los animales se encuentren con terrenos desarrollados por los humanos", dijo Schloss.

"Para las especies que no pueden mantener el ritmo," dijo ella, "reducir estresores no relacionados con el clima podría ayudar a que las poblaciones se hagan más resilientes, pero en última instancia, reducir las emisiones y por lo tanto reducir la velocidad del cambio climático, puede ser el único método seguro para asegurarse de que las especies sean capaces de mantenerse a la par con el cambio climático ".

Ir al Índice de Notas Archivadas

Autor de las páginas: José E. Marcano