Educación Ambiental - notas breves

La contaminación del aire está cambiando la vida vegetal en el Parque Nacional Montaña Rocosa

5 de julio de 2012

La contaminación del aire por las centrales eléctricas, los automóviles y la agricultura está cambiando la vegetación alpina en el Parque Nacional Montaña Rocosa, encuentró un estudio financiado por el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos.

Las emisiones de compuestos de nitrógeno a la atmósfera están siendo transportadas hasta zonas remotas del parque, alterando los ecosistemas sensibles, dijo el líder científico del estudio Profesor William Bowman de la Universidad de Colorado, Boulder.

Dr. William Bowman
Dr. William Bowman.
(Foto: CU-Boulder)

"Los cambios son sutiles, pero importantes", dijo Bowman, director de la Mountain Research Station de CU-Boulder ubicada a unas 30 millas al oeste de la ciudad de Boulder. "Ellos representan un primer paso en una serie de cambios que pueden ser relativamente irreversible".

"El mensaje a llevar es que la cantidad de deposición de nitrógeno que está llegando a la tundra en el Parque Nacional Montaña Rocasa ya ha superado un umbral importante y puede conducir a más graves impactos ambientales", dijo Bowman. "No es inconcebible que continuos impactos ecológicos negativos en el parque debido a la contaminación por nitrógeno eventualmente podría afectar el turismo en Colorado".

En otras regiones del mundo, cantidades mayores de contaminantes de nitrógeno han dado lugar a una disminución de la biodiversidad, suelos acidificados y peces muertos en los ríos, dijo Bowman, profesor en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de CU-Boulder.

"Hay evidencias que indican que una vez que estos cambios ocurren, puede ser difícil si no imposible de revertir", advirtió. "Lo mejor es reconocer estas etapas tempranas antes que se presenten las más peligrosas últimas etapas".

El sitio de estudio fue una pradera alpina más o menos a una milla al este de Chapin Pass en la Sierra Mummy del Parque Nacional Montaña Rocosa. Tales ecosistemas son los más sensibles a los efectos adversos de los contaminantes del aire.

Durante tres años, Bowman y su equipo analizaron las comunidades de plantas y suelos bajo niveles ambientales de deposición de nitrógeno y los compararon con parcelas nitrógeno añadido para simular el aumento de la contaminación atmosférica de nitrógeno que se espera en las próximas décadas.

Investigadores
Investigadores Isabel Ashton y John Murgen analizan los cambios en la vegetación en el Parque Nacional Montaña Rocosa (Foto: William Bowman)

Los resultados indican que cambios en la abundancia de plantas ya está ocurriendo bajo condiciones ambientales.

Los crecientes niveles de nitrógeno en los suelos se correlacionaron con un gran aumento de una especie común de ciperácea que se ha demostrado que prospera en otros estudios utilizando la misma técnica de adición de nitrógeno.

Bowman dijo que él y su equipo prevén que la diversidad de especies vegetales aumentará con la deposición en aumento de nitrógeno, luego disminuye, con especies más raras siendo excluidas por la competencia de otras especies de plantas.

"Si bien los cambios son relativamente modestos, ellos auguran que otros impactos ambientalmente más adversos pueden estar en el horizonte en las zonas alpinas de Colorado", dijo.

Estudios previos realizados por Bowman y otros han demostrado cambios en la vegetación y la acidificación del suelo han estado ocurriendo como consecuencia del aumento en la deposición de nitrógeno en otros sitios alpinos en Colorado, incluyendo Niwot Ridge. Este sitio de Investigación Ecológica a Largo Plazo, financiado por la Fundación Nacional de Ciencias, es administrado por la Universidad de Colorado y situada al lado de la Mountain Research Station que Bowman dirige.

En las décadas siguientes, mientras la población crece en las ciudades de Front Range en el área metropolitana de Denver y los agricultores utilizan más fertilizantes nitrogenados para cultivar más alimentos para ellos, la deposición de nitrógeno se espera que aumente en el Parque Nacional Montaña Rocosa, dijo Bowman.

Los ecosistemas de alta montaña del parque atrae a miles de visitantes cada año, incluyendo los pescadores con la esperanza de pescar truchas en aguas cristalinas.

Sin embargo, las ingresos continuos de contaminantes de nitrógeno son un peligro para la salud tanto de la trucha como a sus fuentes de alimentos, dijo Bowman. Se inicia cuando se excede la capacidad de absorción del nitrógeno por las plantas terrestres y los suelos, causando que los suelos se acidifiquen, dijo.

Otras partes de la Sierra Colorado Front han mostrado signos de acidificación en las elevaciones más altas, dijo Bowman. "Una vez que esto sucede, se filtra aluminio soluble de los suelos y comienza a aparecer en los arroyos y lagos. El aluminio es muy tóxico para muchos animales acuáticos ", dijo.

Funcionarios de los grupos sin fines de lucro Environmental Defense y Trout Unlimited solicitaron al Estado de Colorado y a la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. para reducir las emisiones de contaminación por nitrógeno en el 2004. Esto dio lugar a un plan de 2007 para reducir las emisiones de nitrógeno en forma voluntaria para reducir los impactos sobre el Parque Nacional Montña Rocosa.

El cambio reciente de Excel Energy a gas natural en algunas de sus plantas de energía es uno de los muchos pasos hacia la reducción de las emisiones de nitrógeno, dijo Bowman. Los esfuerzos que realizan los directores de calidad de aire y representantes de la industria agrícola de Colorado también están trabajando en las prácticas de manejo que reduzcan las emisiones de nitrógeno.

Ir al Índice de Notas Archivadas

Autor de las páginas: José E. Marcano