Educación Ambiental - notas breves

La deforestación se ralentiza en la Amazonía brasileña

2 de agosto de 2012

La deforestación de la Amazonía brasileña se está desacelerando, según un análisis de imágenes de satélite publicados hoy por el Instituto Nacional Brasileño de Investigaciones Espaciales, el INPE.

La ministra de Medio Ambiente Izabella Teixeira dijo que la tendencia a la desaceleración de la deforestación es el resultado de los esfuerzos de aplicación de las leyes y el fortalecimiento de iniciativas de monitoreo por parte del gobierno brasileño, incluyendo una renovada cooperación con las agencias nacionales de inteligencia.

Los datos del Sistema de Detección en Tiempo Real del INPE muestran que a través de la región amazónica del país había una reducción estimada de 23 por ciento de agosto 2011 a julio 2012.

Una superficie de 2,049 kilómetros cuadrados de bosques fueron talados durante este período, en comparación con 2,679 km² el año anterior.

En los últimos cuatro meses, la reducción de la deforestación fue del 50 por ciento, en comparación con el mismo periodo de 2011.

"Este es un gran resultado, que nos hace querer trabajar aún más para hacer frente a la deforestación ilegal", dijo Teixeira.

En ciertos estados críticos hubo incluso menos bosques talados que durante el mismo período de 12 meses.

Los nuevos datos muestran una disminución de la deforestación del 67 por ciento en el nororiental estado brasileño de Maranhão, el 45 por ciento en el estado de Amazonas, ubicado en la esquina noroeste del país, y el 42 por ciento en el estado suroccidental de Acre en Brasil, así como en el norteño estado de Pará.

Sin embargo, en el norteño estado de Roraima, los datos satelitares muestran un aumento de 218 por ciento en la deforestación durante los mismos 12 meses.

Teixeira anunció que los municipios de Alta Foresta y Santana do Araguaia han sido eliminados de la lista del ministerio de áreas prioritarias para la prevención y control de la deforestación por su buen desempeño en 2012.

La ministra elogió a los gestores municipales quienes están aplicando políticas cada vez más sensibles a la lucha contra la deforestación en las áreas críticas. "Al principio se quejaban," dijo ella, "pero ahora buscan el ministerio para saber qué medidas tomar para reducir la deforestación".

Por otro lado, los municipios de Anapu y Senador José Porfirio se han añadido a la lista de áreas prioritarias para la prevención y control de la deforestación.

El Dr. Carlos Nobre, secretario para las políticas y programas de investigación y desarrollo en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, dijo: "La reducción duradera de la deforestación requiere algo más que la aplicación de las leyes y control. Por ello, el Ministerio de Ciencia y Tecnología está trabajando en una estrategia para un nuevo modelo económico para la Amazonía ".

Unos R$100 millones (US$48 millones) del Fondo Amazonía estará disponible en las próximas semanas para apoyar proyectos innovadores que utilicen recursos sostenibles en la Amazonía, anunció el Dr. Nobre.

Dijo que su ministerio está trabajando en colaboración con la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria, Embrapa, para desarrollar nuevos estándares para la agricultura sostenible con un enfoque en las ganancias de productividad.

Teixeira explicó que los datos del Sistema de Detección en Tiempo Real (DETER) del INPE se utilizan para analizar las tendencias de la deforestación. Explicó que las tasas anuales consolidadas se miden por un sistema diferente, el Proyecto de Monitoreo de Deforestación en Amazonía, Projeto de Monitoramento do Desflorestamento na Amazônia Legal o PRODES. Estos resultados se anuncian generalmente al final de cada año.

"No podemos decir todavía que la deforestación cayó, pero hay una clara tendencia a la disminución a ser confirmada por el Sistema PRODES responsable de la tasa oficial de la deforestación en la Amazonía brasileña. Esto indica que vamos por buen camino", dijo la ministra.

DETER puede medir la deforestación y la degradación forestal en áreas de más de 25 hectáreas, aproximadamente el tamaño de dos campos de fútbol y medio. La deforestación en áreas de menos de 25 hectáreas está siendo abordado por las actividades de inteligencia llevadas a cabo conjuntamente por el Instituto de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables, o IBAMA, la Policía Federal y la Agencia Brasileña de Inteligencia.

"La acción de los madereros es cada vez más sofisticada", dijo Teixeira, "cortar el bosque incluso en la temporada de lluvias en un intento de eludir la supervisión del IBAMA. Por lo tanto, las operaciones en las áreas identificadas por la inteligencia se inició en enero de este año, anticipándose a las acciones de los ofensores ".

A principios de 2013, el gobierno brasileño tiene previsto lanzar un nuevo satélite que llevea la tecnología más avanzada para identificar la deforestación en áreas más pequeñas. Esto hará que sea posible tomar medidas preventivas, dijo la ministra, luchando contra la deforestación en una etapa temprana, o incluso antes de que ocurra.

Sin embargo, Greenpeace advierte de que la tala ilegal se sigue produciendo la destrucción de la Amazonía. El grupo ecologista, cuyo capítulo brasileño trabaja para detener la tala ilegal en la Amazonía brasileña, denunció en abril: "La implementación de programas gubernamentales para promover la gestión forestal sostenible en los planes de la región carece de inversiones y está contaminada por la corrupción dentro de las agencias ambientales."

Ir al Índice de Notas Archivadas

Autor de las páginas: José E. Marcano