Accesibilidad

Sierra de Bahoruco

Geología

El sistema montañoso de la Sierra de Bahoruco - Massif de la Selle está constituido por sedimentos calcáreos marinos de la edad Eoceno-Mioceno, los cuales se ubican sobre un complejo de rocas ígneas, formado durante el período Cretácico.

La complejidad de la geología en la Sierra de Bahoruco se debe al gran tectonismo presente en esta región, donde se localiza el más amplio sistema de fallas, dando origen a la formación de medianos y pequeños valles intramontanos, cabalgamientos de calizas eocénicas sobre calizas oligocénicas y grandes hundimientos cársticos convertidos posteriormente en lagunas. Este tectonismo regional es el producto de los efectos compresionales provenientes de la parte occidental.

Las rocas del complejo ígneo son de origen volcánico, principalmente basaltos, piroclastos y gabros. Son muy pocos los afloramientos, es decir los sitios donde llegan hasta la superficie: en el valle del río Arriba, en la Loma Calimente, al oeste de Polo y en la vertiente oriental de Loma La Torre; además a lo largo de la costa del Mar Caribe entre los pueblos Bahoruco y San Rafael. En el paraje Las Filipinas, en la vertiente oriental de la Loma Pie de Palo, hay un afloramiento de pectolita (Larimar), que es un mineral volcánico formado bajo condiciones de alta presión.

En la Sierra de Bahoruco existe un amplio sistema de fallas debido al hecho de que esta parte de la isla está en el extremo occidental de la placa del Caribe, que es empujada en dirección oeste-este. Una falla de tipo normal es la que separa la Sierra de Bahoruco de la Hoya de Enriquillo. Un sistema de fallas de gran importancia dentro del área es el de las Fallas de Pelempito que se extiende desde Loma Aguacate hasta el Valle de Juancho. Otras fallas no menos importantes son la de Los Pinos, la de Bahoruco, que se extiende hasta Laguna Rincón, y la falla Oriental de la Isla Beata que marca el límite oriental de la Sierra a lo largo de la costa.

Desde el punto de vista de la Geología Económica (Minería), la Sierra de Bahoruco ha tenido importancia desde tiempos pre-colombinos. La principal explotación ha sido la de la bauxita.

La bauxita no es un mineral sencillo, sino una mezcla de varios minerales. Es de origen secundario, formándose bajo condiciones tropicales por la prolongada intemperización y lixiviación de rocas que contienen silicatos aluminosos.

Mina de bauxita
Mina abandonada de bauxita

Las exploraciones de los depósitos de bauxita de la Sierra de Bahoruco comenzaron en 1942 mediante investigaciones geológicas que localizaron dos importantes zonas: Las Mercedes y El Aceitillar. Luego de probar estas reservas en 1952, se iniciaron las labores de extracción por la Alcoa Exploration Company, compañía norteamericana, pero no fue sino hasta el 1959 cuando se iniciaron las exportaciones de bauxita hacia Estados Unidos.

Ya para 1983, las actividades de extracción y exportación no eran muy atractivas para la Alcoa lo que motivó la suspensión de las mismas y la posterior renuncia a todos los derechos adquiridos sobre la concesión minera.

Próximo al lugar donde estaban las instalaciones de la Alcoa, en Cabo Rojo, se extrae piedra caliza.

La pectolita (llamada comercialmente como Larimar) del Bahoruco Oriental fue descrita primeramente por el padre Miguel Domingo Fuertes en una comunicación de 1916. En 1974 fueron probadas como piedras semi-preciosas dando magníficos resultados. El depósito de Larimar se localiza en el paraje Los Chupaderos, de la sección Los Checheses, distante unos 10 kilómetros al suroeste del poblado de Bahoruco (vea las páginas sobre Larimar).

En la porción sur del Valle de Neyba, al norte de la Sierra de Bahoruco, se levanta la Loma de Sal y Yeso. Esta loma, de aproximadamente 21 km² de superficie, se extiende en sentido sureste-noroeste desde el paraje El Fundo hasta el río Bermesí, al oeste de Angostura, donde desaparece en un enterramiento inclinado.

Gruesas capas de yeso, sal y pizarras arcillosas blandas, depositadas en forma horizontal hace unos 5 a 10 millones de años, producto de la evaporación de aguas marinas estancadas, se presentan actualmente vertical o subverticalmente gracias a un proceso de hiperactividad originado por la baja densidad de la sal, la que en un movimiento ascendente se abrió paso hasta la superficie.

De estas capas, las de sal fueron las primeras vistas con interés especial por los múltiples usos que de este mineral hace el hombre y ya eran explotadas desde tiempos pre-colombinos.

Hoyo de Pelempito

El Hoyo de Pelempito es una gran depresión de aproximadamente 8 km², existente en la Sierra de Bahoruco. Su fondo está localizado a 348 metros sobre el nivel mar mientras que los macizos que lo rodean alcanzan hasta 1,186 m. Esta depresión se ha formado por la convergencia de dos grandes fenómenos regionales:

  1. Un extenso sistema de fallas normales que se orientan en dirección nordeste-sureste y que define paredes prácticamente verticales y escalonadas en una secuencia que permite considerar a Pelempito como un pequeño graben intramontano con tres fallas principales en su extremo noreste y una falla principal en su extremo suroeste.

    El sistema de fallas en cuestión se acuña hacia el noroeste y se abre en forma de abanico hacia el suroeste, siendo el Hoyo de Pelempito el área de bifurcación de este extenso sistema de fallas que corre a lo largo del eje de la Sierra de Bahoruco.

  2. Un amplio proceso de erosión por disolución de las calizas eocénicas allí expuestas, algunas de las cuales son muy susceptibles a los fenómenos de disolución cársica, por lo que tienden a formar múltiples sumideros, a través de los cuales se infiltran las aguas que corren por los pequeños cauces en períodos lluviosos.

Arriba

Página anterior Ir a Bahoruco Siguiente página

Copyright © 2009-2017 José E. Marcano M.