Mitos, Leyendas y Personajes folclóricos

Los estudiosos de la mitología definen el mito como una clase especial de historia que trata de interpretar el mundo que nos rodea. Robert W. Brockway, en su libro Myth from the Ice Age to Mickey Mouse resume, de una manera concisa, varias ideas diferentes sobre el significado de mito de la manera siguiente:

Podría armarse una definición colectiva de mito compuesta por muchas teorías con la siguiente paráfrisis:

Los mitos son, usualmente, historias sobre dioses y otros seres sobrenaturales (Frye). Con frecuencia, son historias sobre los orígenes, de cómo el mundo y todo lo demás llegó a ser en in illo tempore (Eliade). Usualmente están fuertemente estructuradas y sus significados solamente pueden aclarse por medio del análisis linguístico (Lévi-Strauss). A veces son sueños públicos que, como los sueños privados, emergen de la mente inconsciente (Freud). De hecho, es frecuente que revelen los arquetipos del inconsciente colectivo (Jung). Son simbólicos y metafóricos (Cassirer). Orientan a las personas hacia la dimensión metafísica, explican los orígenes y la naturaleza del cosmo, validan asuntos sociales y, en el plano psicológico, se dirigen hacia las profundidades más internas de la psiquis (Campbell). Algunos de ellos son explicatorios, siendo intentos precientíficos de interpretación del mundo natural (Frazer). Como tales, usualmente son funcionales y constituyen la ciencia de los pueblos primitivos (Malinowski). Es común su representación por medio de rituales (Hooke). Los mitos religiosos son historias sagradas (Eliade), y se distinguen de las profanas (Durkheim). Pero, al ser expresiones semióticas (Saussure), ellos son una "enfermedad del lenguaje" (Müller). Tienen un campo tanto individual como social, pero son sobre todo historias (Kirk).

Aparte de la mitología taína, que no ha permanecido en nuestro pueblo, y las mitologías importadas a través de las religiones europeas y africanas, nos encontraremos que hay pocos (o ninguno) mitos verdaderamente dominicanos, lo cual es lógico si consideramos que nuestra historia es muy jóven.

Aunque no podemos hablar de mitos dominicanos, sí habría algunos "personajes míticos", especialmente si tomamos el concepto corriente de mito: una ficción, algo que no es verdadero (aunque algunos jurarían que dichos personajes sí existen). Normalmente se definen dichos personajes pero no hay historias relacionadas con ellas que se encuentren en todo el país, solamente algunas relacionadas con lugares o personas específicos.

A veces se usan los términos leyenda y cuento [folclórico] como equivalentes a mito. Sin embargo, técnicamente no son lo mismo. Donna Rosenberg, en su libro Folklore, Myth, and Legends: A World Perspective, ofrece unos ideas útiles para diferenciarlos:

Un mito es una historia sagrada del pasado. Puede explicar el origen del universo y de la vida, o puede expresar los valores morales de su cultura en términos humanos. Los mitos tienen que ver con los poderes que controlan el mundo humano y la relación entre esos poderes y los seres humanos. Aunque los mitos son religiosos en sus orígenes y función, también pueden ser la forma más antigua de historia, ciencia o filosofía...

Un cuento [folclórico] es una historia que, en su trama, es pura ficción y que no tiene una localización particular ni en el tiempo ni en el espacio. Sin embargo, a pesar de sus elementos de fantasía, un cuento folclórico es realmente una manera simbólica de presentar las diferentes maneras con que los seres humanos se relacionan con el mundo en que viven. Los cuentos folclóricos involucran personas - sean de la realeza o personas comunes - o animales que hablan y actúan como personas...

Una leyenda es una historia del pasado sobre un tema que fue, o se creía que era, histórico. Las leyendas tienen que ver con personas, lugares y eventos. Usualmente el sujeto es un santo, un rey, un héroe, una persona famosa o una guerra. Una leyenda siempre está asociada con un lugar en particular y un momento específico de la historia.

Copyright © 2009-2014 José E. Marcano M.