El Carnaval en la República Dominicana

Lechón de Santiago
Lechón de Santiago

De acuerdo con la documentación existente, antes de 1520 ya había carnaval en la ciudad de Santo Domingo aunque para algunos investigadores, las primeras manifestaciones de carnaval de la isla, y de América, se realizaron en lo que son hoy las Ruinas de la Vega Vieja, en febrero de 1520, en ocasión de una visita de Don Fray Bartolomé de las Casas. Los habitantes de la Vega Vieja se disfrazaban de moros y cristianos.

Lo más probable es que esas manifestaciones iniciales estuvieran asociadas con algunas celebraciones religiosas y que verdaderamente no fueran celebraciones carnavalescas, aunque luego pasaran a formar parte del Carnaval, como en todas partes. Y no solamente para Corpus Christi sino también para el día de Santo Tomás; y es en la Universidad donde los estudiantes harán las celebraciones más notables, siendo famosa la fiesta de Santo Tomás en 1780 cuando los estudiantes hicieron mofa de todo el mundo vestidos con máscaras.

En 1795 ya había carnavales para las fiestas patronales, en honor a Santiago Apóstol, para Corpus Christi y para carnestolendas, en la ciudad de Santiago de los Caballeros, cuyas manifestaciones provenían desde los días de la colonia española.

Durante toda la ocupación haitiana (1822-1847), llega a casi desaparecer la costumbre de disfrazarse y de festejar durante las festividades religiosas. Con la independencia nacional, se reanudan estas celebraciones pero dejan de asociarse a las festividades religiosas y se convierten en verdaderos carnavales celebrados en las carnestolendas, es decir, durante los tres días previos al Miércoles de Ceniza.

Pero la proximidad del día de la Independencia (27 de febrero) con las carnestolendas hizo que el carnaval se fuera identificando más con la fecha patria que con las carnestolendas y, a veces, se celebra incluso en Cuaresma. Esto también hizo que se originaran otros carnavales más pequeños en otras fechas, como el día de la Restauración (16 de agosto). En Azua, el carnaval más importante se celebra para el 19 de marzo, aniversario de la primera gran batalla independentista.

Además de esos carnavales "de carnestolendas", existen otros carnavales con mayor influencia africana y cuyas celebraciones generalmente no están relacionados ni con las carnestolendas ni con las fechas patrióticas (aunque en los últimos tiempos están siendo influenciados por los de carnestolendas, en cuanto a la fecha). Estos carnavales son conocidos como "carnavales cimarrones" y el más conocido de ellos es el de Cabral, que se celebra en Semana Santa.

Aunque los elementos más significativos de los carnavales dominicanos, especialmente de los "de carnestolendas" tienen un origen claramente español, hay importantes contribuciones africanas y de otros países.

En los últimos años, está ocurriendo una fuerte influencia del Carnaval de Venecia, no directamente, sino indirectamente a través de los carnavales de Río de Janeiro y Trinidad y Tobago. Esto se manifiesta en la pomposidad de los disfraces y máscaras, que llegan a tener precios tan exorbitantes que solamente pueden ser costeados por las clases pudientes y/o con patrocinio comercial.

Siguiendo la tradición de otros países americanos, el carnaval se celebraba en dos niveles: el de la "clase alta": plantadores, funcionarios, militares, y que se celebraban en clubes exclusivos; y el de la "clase baja": esclavos y personas libres de bajos ingresos. En años recientes, los carnavales de la "clase alta" han abandonado los centros exclusivos y se celebran en las calles, arrinconando (y hasta eliminando) los carnavales de la "clase baja", más populares.

Vea también:

Carnaval dominicano

Referencias

Dobal, Carlos. Los "Lechones" de Santiago. Boletín del Museo del Hombre Dominicano, 3. 1973.
González, Nancie. El carnaval en Santiago de los Caballeros. Revista Eme-Eme, Vol II, No. 9. Santiago. 1973.
Lizardo Barinas, Fradique. Tres aspectos de los "Diablos Cajuelos". Boletín del Museo del Hombre Dominicano, 3. 1973.
Tejada Ortíz, Dagoberto. Atlás folklórico de la República Dominicana. Santillana, S.A., Santo Domingo. 2003.
Tejada Ortíz, Dagoberto y otros. Calendario folkórico dominicano. Instituto Dominicano de Folklore. Santo Domingo. 2003.

^^ Arriba

Introducción al carnaval Al índice cultural

Copyright © 2009-2014 José E. Marcano M.