CAPÍTULO IX

GEOLOGÍA DE LAS PROVINCIAS DE BARAHONA Y AZUA

Por D. Dale Condit y Clyde P. Ross

GEOGRAFÍA


Índice de los Temas Geográficos

DESAGÜE

Ríos

Las Provincias de Barahona y Azua cuentan con un número considerable de ríos, varios de los cuales son algo grandes. Muchos de los pequeños, sobre todo los arroyos, no corren durante todas las estaciones. Algunos de ellos sólo corren después de las lluvias, en tanto que otros sólo en sus cursos superiores corren continuamente.

El Río Yaque del Sur es el río más grande en aquella región, y es el más largo con excepción del Río Guayajayuco, siendo así que tiene aproximadamente 120 kilómetros de largo. Cerca de su desembocadura tiene unos 50 metros de ancho y 3 ó 4 metros de profundidad, corriendo entre bancos de aluvión blando a una velocidad aproximada de 4 kilómetros por hora. Mantiene la misma índole general en toda la extensión que cubren los depósitos de su delta, que se extiende desde las cercanías de Alpargatal hasta la Bahía de Neiba.

En Palo Alto, en el área del delta, hace más de un año que la Compañía Barahona viene manteniendo un indicador de río automático. Dicho aparato indica que el período bajo de agua en el río es de enero a abril. El mínimo de corriente indicada es 18 metros cúbicos por segundo.

Más arriba del delta el río corre por varios canales trenzados que tienen de 35 a 75 metros de ancho sobre un lecho cubierto de cascajo cuyo ancho varía desde varios centenares de metros hasta 1 kilómetro o más. La corriente es mucho más rápida en este lugar que más adelante río abajo, pero en muchos puntos el canal no es demasiado profundo para poderse vadear con facilidad, excepto en los tiempos de inundaciones.

Más arriba de Los Bancos el lecho del río se asemeja más a un desfiladero o abra. El agua corre rápidamente por canales cubiertos de toscas guijas o sobre rocas. Dícese que de cuando en cuando las inundaciones en los desfiladeros elevan el nivel del río 6 metros.

El Yaque tiene varios tributarios, la mayor parte de los cuales son riachuelos que se secan durante la mayor parte del año. Los tributarios más largos son el Río San Juan, que tiene 80 kilómetros de largo, el Río de las Cuevas, que tiene 55 kilómetros, y el Río del Medio, que tiene 55 kilómetros. El Río San Juan tiene por sí sólo unos 35 metros de ancho en su desembocadura. Sus tributarios más extensos son el Río Vallejuelo, que tiene 30 kilómetros, el Río Maguana, que tiene 25 kilómetros, y el Río Mijo, que tiene 55 kilómetros de largo.

El Río Guayajayuco, que desagua la región adyacente a la frontera haitiana, es bastante grande y tiene 230 kilómetros de largo. Unos 180 kilómetros de su curso están comprendidos por completo en la República de Haití, y la mayor parte del resto forma una frontera natural entre esta última república y la República Dominicana. La cabecera o nacimiento del río está en la Provincia de Monte Cristi, República Dominicana.

El gran Valle de San Juan se desagua principalmente por el Río Macasía, que corre hacia el oeste y tiene 80 kilómetros de largo y que es un afluente del Río Guayajayuco. Los tributarios más largos del Río Macasía son el Río Cana, que tiene 80 kilómetros, y el Río Ceiba, que tiene 40 kilómetros. La extremidad oriental de este gran valle de estructura se desagua mediante el Río San Juan y sus tributarios.

Una gran parte del llano levemente ondulado que se extiende al este desde el Río Yaque hasta Azua, es un erial o desierto desprovisto de agua. El Río Tábara desagua los terrenos que se extienden al sur desde Las Yayas, casi hasta Puerto Viejo. Tiene cerca de 50 kilómetros de largo pero como una gran parte de la región que atraviesa sólo tiene una caída de agua bastante escasa, el río resulta efímero, excepto en su parte superior, donde es probable que corra algo en todas las estaciones.

El Río Jura es semejante, aunque un poco más corto que el Tábara, y desagua los terrenos situados precisamente al este de los que desagua el Río Tábara. En junio de 1919, cuando se vió, cerca de Azua, contenía una pequeña cantidad de agua, y es probable que no se seque por completo en ninguna estación.

La región oriental de la Provincia de Azua la desagua el Río Ocoa y sus tributarios, también la cabecera o nacimiento del Río Nizao. El Río Ocoa tiene unos 65 kilómetros de largo y corre en un abra o desfiladero de roca más arriba de Arenoso, pero más abajo de éste se ensancha y corre en canales trenzados sobre un lecho de cascajo. El Río Nizao tiene 80 kilómetros de largo, unos 35 de los cuales se encuentran en la Provincia de Azua. En toda la extensión de su curso representa una corriente rápida y pasa sobre muchos rabiones.

Varios ríos cortos desembocan en el Lago Enriquillo, tanto desde el norte como desde el sur. El Río de las Damas, que pasa por Duvergé fue el único que dejó de examinarse durante esta investigación, con excepción de los ríos cortísimos surtidos por los manantiales que hay cerca del lago. Dicho río tiene unos 15 kilómetros de largo. Tiene unos 8 ó 10 metros de ancho y cerca de 2 metros de profundidad en Puerto Escondido, y sólo unos 3 metros de ancho y 1 de profundidad más arriba de Duvergé. Una parte de la pérdida entre estos lugares ha sido ocasionada por el riego efectuado en el Valle Escondido, pero es probable que otra parte se deba a escape o coladura hacia dentro de la caliza cavernosa que en este sitio constituye la roca del país. Sobre este río, entre Puerto Escondido y Duvergé, dícese que hay dos cascadas que pueden suministrar potencia hidrálica.

Hay varios ríos de regular tamaño, de unos 30 kilómetros de largo, que desembocan en el mar a lo largo de la costa al sur de Barahona, entre los cuales pueden mencionarse el Río Bahoruco, el Río de los Patos y el Río Cito.


Ir a Estudios | Ir al índice general | Ir arriba