CAPÍTULO IX

GEOLOGÍA DE LAS PROVINCIAS DE BARAHONA Y AZUA

Por D. Dale Condit y Clyde P. Ross

GEOLOGÍA


Temas Geológicos

La Hoya de Enriquillo

Bosquejo Geológico

Entre el Río Yaque y el Lago Enriquillo hay un llano que se inclina hacia el oeste, interrumpido por las bajas colinas de escarpadas cúspides que hay en el lado septentrional del Lago Rincón. Los estratos visibles en el lado del norte de la hoya, a lo largo del Río Yaque, representan el tramo inferior de las areniscas y arcillas pizarrosas del grupo Yaque. Las capas se inclinan hacia el norte hasta un pliegue sinclinal, a lo largo del eje del cual hay estratos que probablemente equivalen a los que se encuentran en los Cerros de Sal, en el lado del sur de la hoya (formación Cerros de Sal). A cierta distancia hacia el norte se ven las montañas de caliza de la Sierra de Neiba, y unos 30 kilómetros al oeste, el frente de la misma montaña se halla muy próximo a la ribera del Lago Enriquillo.

El lado sur de dicha hoya está circundado por los Cerros de Sal, que contienen espesas capas de yeso y sal de roca. Estas colinas están localmente separadas de la Sierra de Bahoruco, hacia el sur, por tierras bajas. En los cerros hacia el lado del norte del Lago Rincón, también aparecen estratos de yeso semejantes. El Lago Enriquillo está orlado por una terraza de caliza coralífera cuya altura es de unos 35 metros sobre el nivel del mar. Esta caliza se encuentra notablemente desarrollada en Neiba y Duvergé, y en varios lugares hacia el este fué reconocida como una caliza plana. Equivale a la "caliza costera" conglomerada que se extiende desde Cabral hacia el sudeste, más allá de Barahona, o es un tanto más reciente.

Las montañas de mayor elevación que hay al sur de Cerros de Sal se componen mayormente de caliza, pero también comprenden algunos estratos arenosos y arcillosos. Los datos acerca de los fósiles que se recogieron en la sierra del frente no son definitivos, pero indican que es probable que estas capas sean miocenas. En las cercanías de Rancho Viejo, al sur de Duvergé, estas capas descansan sobre caliza que contiene muchos foraminíferos de la edad eocena (estaciones 8626 y 8627; en cuanto a las listas, véase la página 118). En la misma región se encuentran terrenos de roca volcánica que es probable que corte la caliza eocena. En estas inmediaciones no se reconocieron ningunos estratos oligocenos.

Es probable que la Hoya de Enriquillo, como otros valles longitudinales que atraviesan la isla, sea resultado de una plegadura hacia abajo y falla de bloques, siendo así que el lado norte de cada valle tiene fallas hasta abajo y está en contacto con un bloque elevado de rocas más duras y antiguas que ofrecen una topografía montañosa. Por lo general, los estratos del valle se inclinan hacia el norte y se repiten más o menos por medio de fallas de escalones. Fallas de esta clase parecen haber ocurrido cerca del Lago Rincón, donde las capas que contienen yeso y sal se manifiestan en cerros elongados en el medio del valle.

Las Inmediaciones de Barbacoa y la Región hacia el Este

Tanto Barbacoa como Neiba están situadas sobre una terraza de caliza coralífera que se encuentra unos 80 metros sobre el nivel del Lago Enriquillo. Dicha terraza, que en Barbacoa sólo tiene unos cuantos centenares de metros de ancho, está provista de una falda posterior de ripios de caliza que subimos en una distancia de más de 2 kilómetros, sin haber encontrado ningunos afloramientos. En un profundo barranco, bastante hacia arriba de la falda, donde se encontraron riscos de 50 metros de altura, los ripios están estratificados cual si hubieran sido depositados por el agua, e inclinados hacia el sur, en un ángulo de 15°. Dichos ripios se componen enteramente de una caliza semicristalina de un color gris, que contiene muchos foraminíferos orbitoidales de la edad eocena (estación 8595; la lista de fósiles se encuentra en la página 118). En la parte posterior la cúspide de la montaña, tal como se ve desde el valle, se compone de caliza, y se ha calculado que la altura es de 1,300 metros. Unos cuantos kilómetros al oeste de Barbacoa, hay afloramientos de caliza que parecen extenderse hacia abajo hasta la ribera. Es probable que el frente de la montaña sea una escarpa de falla y que se extienda hacia el este hasta las cercanías de Boca Mula, en el Río Yaque.

Las rocas visibles en unos cuantos afloramientos que se encontraron al norte desde Neiba, en una distancia de varios kilómetros, muestran una gran variación en la dirección y aparecen muy inclinadas. Es probable que los estratos visibles más cerca de Neiba sean de la misma edad que la formación Cerros de Sal, en el lado sur de la hoya, y no cabe duda de que están en contacto de falla con la caliza pre-miocena que hay al norte. Los resultados de las investigaciones que hizo A. F. Dixon, al efectuar un estudio geológico en esta área, indican que desde Neiba hacia el este, hasta el Río Yaque, la estructura es sinclinal, y que las rocas se componen, principalmente, de capas de la edad miocena reciente, las cuales en algunos sitios están cubiertas de estratos casi planos, que el Señor Dixon supone que sean de la "caliza costera". La "caliza costera" en otras partes se extiende hasta una altura de poco más de 70 metros sobre el nivel del mar. Es probable que en esta región haya también algunas áreas de cascajo de la formación Las Matas, que en otros puntos se sobrepone de una manera desconforme a los estratos miocenos.

Los Cerros de Sal

Los Cerros de Sal llevan ese nombre por las rocas de sal que se explotan en pequeña escala para satisfacer la demanda del país. Esta roca de sal también se encuentra en la loma que hay cerca de Las Salinas y en una distancia de varios kilómetros hacia el oeste. Las capas asociadas que contienen yeso se extienden hacia el este a lo largo del lado del sur del Lago Rincón, y también en el lado del norte de aquel lago, en una distancia que llega hacia el este hasta el Río Yaque, se encuentran bloques de falla de estas capas. Las capas pueden notarse hacia el oeste hasta cerca de Duvergé, y en toda su extensión por lo general se inclinan de una manera escarpada hacia el norte, pero en algunos lugares se encuentran en una posición vertical, y a las veces un tanto volteadas.

En el adjunto corte se muestra la sucesión estratigráfica según el estudio que se hizo unos 3 kilómetros al oeste de Las Salinas, en las cercanías de las excavaciones de Manuel Pérez. En las tierras bajas y en las colinas al norte de los Cerros de Sal afloran capas más altas de la misma formación. También se notaron espesas capas de arcilla y arenisca, pero no aparecen en el trazado del corte. Cerca de Angostura se encuentran capas de caliza bituminosas en esta serie.

Corte geológico condensado de la formación Cerros de Sal
    Metros
7. Arcilla arenosa mal expuesta, que alterna con una arenisca calcárea fosilífera de la cual se forman los bajos cerros o colinas al norte de Cerros de Sal 300
6. Arenisca con líneas de estratificación oblicuas, no consolidada, que alterna con arcilla yesosa; dirección N. 70° E 150
5. Capas de arcilla arenosa, de un color aceitunado pálido, con corales encajados en dos niveles (estación 8574; encontrándose la lista de fósiles en las páginas 175-176); la dirección es N. 70° O. y la inclinación es vertical 400
4. Capas de arcilla arenosa de varios colores, junto con algunas capas de concha compuestas de ostras, arcas y otros fósiles (estación 8742; econtrándose la lista de fósiles en las páginas 175-176); y también con delgadas capas de lignita terrosa impura 170
3. Arenisca, arcilla pizarrosa arenosa, y delgadas capas de una caliza fosilífera de un color rosa, que forman la cara del norte de la alta loma 150
2. Yeso en capas espesas, sólidas, blancas, finamente cristalinas, que alternan con capas más delgadas de arcillas yesosas de un color verde, y capas de sal toscamente cristalinas; y arcilla yesosa en la parte superior 700
1. Arcilla roja y amarilla arenosa y arenisca 100

La parte superior de la colina de Cerros de Sal, que tiene una altura aproximadamente de 200 metros, la forma el yeso interestratificado con capas de sal y arcilla pizarrosa. Debajo de estas capas en el lado sudoeste de la colina se encuentran arcillas pizarrosas de un color rojizo moreno. En el valle en el lado nordeste del cerro, sobre los estratos yesosos, se encuentran unas cuantas capas delgadas de caliza de un color roso, encima de la cual yacen arcilla pizarrosa y arenisca que alternan con arcillas abigarradas, estando el conjunto cementado holgadamente o con sólo unas cuantas capas de arenisca calcárea suficientemente endurecida para formar cerros de cúspides escarpadas. Los moluscos y corales que abundan en los estratos, indican que esta formación es de una edad miocena reciente.

Los Yacimientos de Sal

Los yacimientos de sal se encuentran en el lado del norte de Cerros de Sal cerca de la cúspide, y pertenecen a las comunas de Las Salinas y Angostura. Los habitantes de Las Salinas trabajan en las excavaciones denominadas Carrera del Potro, Manuel Pérez, La Partilla, y otras excavaciones menores. Por lo general, los trabajos se hacen solamente en una localidad a la vez. No se examinaron los trabajos de los habitantes de Angostura, cerca de la extremidad occidental de Cerros de Sal.

Los yacimientos se encuentra en la parte superior de las capas de yeso de la formación Cerros de Sal. El espesor asignado a este miembro (700 metros) es un cálculo mínimo, y es probable que cuando se hagan trabajos más minuciosos se indique que dicho espesor es mucho mayor. La parte superior del miembro contiene una proporción mayor de arcilla pizarrosa que la parte inferior. El espesor de la parte de los estratos yesosos que contiene la sal es aproximadamente de 50 metros, pero tal vez cuando se obtenga un nuevo desarrollo se demostrará un espesor mayor, así como la existencia de otros estratos que contienen sal.

La sal se encuentra en masas lenticulares. Las excavaciones se han hecho hasta una pequeña profundidad, sin verdadero sistema, y no se ha expuesto ningún lente por completo. El espesor de estos lentes varía desde unos cuantos centímetros hasta 6 metros, y tal vez más, pero en ninguna de las excavaciones se han hecho esfuerzos por descubrir su largo. Es probable que de estos lentes haya pocos que tengan más de 20 o 30 metros de largo, y la mayor parte de ellos son aun más cortos. Los tres juegos principales de trabajos de la comuna de Las Salinas están un tanto distantes entre sí, pero quizás se hallaran al azar, puesto que entre estas obras la sal se encuentra en varios lugares. Aunque los lentes aislados son cortos, es probable que los yacimientos sean bastante continuos en toda la extensión de los Cerros de Sal. La sal que se encuentra en los lentes es maciza y casi enteramente blanca. Se han anunciado capas de sal de un color rojo y negro o casi negro, pero no son comunes. Con alguna frecuencia se encuentran cristales blancos semitransparentes de halita, algunos de los cuales tienen cerca de 1 metro de largo. En una distancia considerable desde las masas de sal la arcilla blanca de un color verde asociada con los lentes, resulta claramente salina en cuanto al sabor.

Carrera del Potro es la que está situada más hacia el oriente de las obras principales, en la cual sólo se ha efectuado una excavación. La sal que se ha exhibido consiste en un lente que tiene cerca de 6 metros de espesor, fajada con cintas de arcilla pizarrosa de un color verde, la mayor parte de la cual sólo tiene 1 ó 2 centímetros de espesor. Estas cintas son un tanto ondulantes, pero por lo general están dispuestas en sentido vertical, razón por la cual concuerdan con el lente en cuanto a la inclinación. La dirección es N. 85° O. Al este de esta excavación, siguiendo la línea de orientación, hay un afloramiento de yeso, y al oeste de éste hay arcilla pizarrosa.

Las excavaciones de Manuel Pérez se hallan más de 1 kilómetro al oeste de Carrera del Potro. En este lugar hay varios hoyos esparcidos en una extensión de terreno aproximadamente de 50 metros de ancho por 300 ó 400 metros de largo. En esta área hay cerca de una veintena de excavaciones, todas las cuales son pequeñas y de poca profundidad. El espesor de los lentes de sal varía desde unos cuantos centímetros hasta más de 1 metro. Algunos de ellos están muy juntos y hasta llegan a mezclarse. Estos lentes yacen en la arcilla pizarrosa común de un color verde que tira a amarillo. Cuando se visitó la localidad se estaban llevando a cabo los trabajos correspondientes.

Las excavaciones en La Partilla, que se encuentran casi a una distancia igual al oeste de Manuel Pérez como se halla Carrera del Potro al este de él, son semejantes a las de Manuel Pérez. Es probable que las excavaciones sean menos, pero son más profundas, y el promedio de espesor del lente de sal exhibido es un poco mayor. En este lugar la sal tiene un tinte más verdoso que en otros lugares, lo cual tal vez se deba al barro mezclado.

La sal de roca en Cerros de Sal es tan buena que se usa para ciertos fines sin refinarla. La sal que se saca limpia de la roca es probable que tenga un promedio aproximadamente de un 90 por ciento de cloruro de sodio. En la adjunta tabla se describe el resultado del análisis de doce muestras procedentes de Cerros de Sal.

Análisis cualitativo y cuantitativo de elementos constitutivos solubles en agua,
de muestras de sal procedentes de Cerros de Sal.

[Análisis efectuados por E. T. Erickson]
Muestra
Núm.
Determinaciones
cuantitativas
Determinaciones cualitativas
Potasio (K) Equivalente de potasa
(K2O)
Calcio (Ca) Magnesio (Mg) Sulfato (SO4)
1 Indicios Indicios Pequeña cantidad Indicios Cantidad mediana
2 idem idem idem Muy poco idem
3 idem idem Muy poco Indicios idem
4 idem idem idem Muy poco idem
5 idem idem Pequeña cantidad Pequeña cantidad idem
6 idem idem Muy poco Indicios idem
7 0.24 0.29 idem Muy poco idem
8 Indicios Indicios Pequeña cantidad Indicios idem
9 0.24 0.29 Cantidad mediana Pequeña cantidad idem
10 Indicios Indicios Pequeña cantidad idem idem
11 0.16 0.19 idem idem idem
12a Indicios Indicios Indicios Indicios Pequeña cantidad
13b idem idem Pequeña cantidad Pequeña cantidad Cantidad mediana

Los vocablos que se usan en la tabla que antecede significan aproximadamente lo siguiente:

Indicios, menos de 0.05 por ciento.
Muy poco, menos de 1 por ciento.
Pequeña cantidad, más de 1 por ciento y menos de 5 por ciento.
Cantidad mediana, más de 5 por ciento y menos de 15 por ciento.

Las impurezas se componen de cloruros de calcio, magnesio y postasio, así como sulfatos de sodio y calcio. Una sal de esa clase puede usarse sin purificarse para algunos fines, como por ejemplo la refrigeración, pero no podría exportarse para usarse en la mesa, sin la debida refinación. Una gran cantidad de la sal que en la actualidad se vende con este fin, contiene más de un 99 por ciento de cloruro de sodio. Una sal menos pura resulta higroscópica y, por lo tanto, no es tan conveniente, porque una cantidad muy pequeña de cloruro de calcio o magnesio en la sal hace que pueda absorber fácilmente la humedad. El análisis de que se trata indica que los referidos yacimientos no tienen ningún valor desde el punto de vista del comercio, excepto como sal común, es decir, cloruro de sodio. Sólo contiene una cantidad muy pequeña de potasio. La composición cualitativa de los elementos constitutivos solubles en agua es principalmente el cloruro de sodio. El resto de los elementos constitutivos se determinó de una manera cualitativa, excepto el potasio, que fué determinado de una manera cuantitativa.

Las pruebas cualitativas que se hicieron de muestras de bromuro, yodo, borón y litina, mostraron cantidades que no pudieron apreciarse.

Las cantidades de potasa encontradas en estas muestras son insignificantes comparados con las cantidades que hay en la sal que se extrae de los yacimientos en Europa. Los yacimientos de potasa que hay en la Alta Alsacia, rinden un promedio de 18 por ciento de K2O y la parte explotada contiene desde 20 hasta 22 por ciento, en tanto que la capa principal tiene unos 5 metros de espesor. Esta capa tiene una cubierta y luego un piso de gran espesor de sal de roca. El promedio general de K2O en los depósitos explotados en Stassfurt, Alemania, es de 10 por ciento.

Los métodos que actualmente se emplean para la explotación de minas en Cerros de Sal son muy toscos. No se usan materias explosivas. Las herramientas que se emplean son hachas, barretas y cuñas. Apenas se usa el maderaje, aunque los arbustos de mezquita de un tamaño suficiente crecen lozanos en las colinas cercanas. La arcilla pizarrosa blanda que circunda los lentes de sal flaquea y no se conserva bien, de manera que por esa razón todas las excavaciones u hoyos son de poca profundidad. Se buscan con ahinco lugares en las laderas de las colinas que puedan explotarse a la manera de un túnel, pero como quiera que los techos no se mantienen sin maderamen, los túneles resultan muy cortos. En la actualidad se acostumbra trabajar en una localidad unos cuantos meses y después trasladarse a otra. Es probable que las excavaciones en un lugar se extiendan hasta donde se considere que no hay peligro, y después se abandonan temporalmente. Siempre que la erosión y la acción atmosférica han quitado la roca pendiente peligrosa, los mineros regresan, limpian los escombros y reanudan su tarea.

Dícese que por lo general se emplean unos 15 ó 20 mineros en los trabajos de la comuna de Las Salinas. Cuando visitamos las minas estaban trabajando únicamente en las excavaciones de Manuel Pérez. Cuando se usaba la pólvora, el sueldo era de $1.00, pero ahora que no se usa, el promedio de sueldo se dice que ascienda a $1.20 al día. También se dice que cuando las condiciones son favorables, un hombre puede extraer hasta 10 cargas de mulo de sal en un día, es decir, 750 kilogramos, pero el promedio de lo que un hombre puede hacer diariamente es probable que no llegue a la mitad de esa cantidad. La sal se vende a razón de $1.25 por carga de mulo, es decir, de 70 a 80 kilogramos, en la mina, y próximamente $1.50 por cada carga de mulo, puesto en la población de Las Salinas. Es probable que se venda más sal en la mina que en dicha población. El pueblo viene desde grandes distancias para comprar esta sal, que goza de la reputación de ser superior a la que se obtiene mediante la evaporación del agua salada en la costa. Dícese que la cantidad que se vende diariamiente varía desde 20 hasta 100 cargas de mulo, pero es probable que el promedio no exceda de 20 cargas de mulo.

Aunque los métodos son bastante primitivos, tal vez sean los mejores que es posible usar en las circunstancias actuales. La verdad es que la roca es demasiado firme para el uso de la pala de vapor sin barrenos, y es probable que los lentes de sal sean demasiado pequeños y demasiado interrumpidos para explotarlos mediante la pala de vapor o los trabajos de canteras en mayor escala, pero, sin embargo, no cabe duda de que una explotación más inteligente y sistemática, empleando materias explosivas y maderaje, disminuiría considerablemente el costo de las operaciones mineras. Por otra parte, el transporte no es muy difícil, puesto que ya existe un camino de automóvil entre Barahona y Las Salinas, o sea una distancia de unos 26 kilómetros, y aunque actualmente no está en muy buenas condiciones, podría mejorarse mucho con un gasto módico. En la actualidad sólo existe un camino de arriero en zigzag, desde Las Salinas hasta las minas, y los declives son tan escarpados que la construcción de un camino que pudiera usarse para camiones resultaría un tanto costosa, pero, en cambio, no habría gran dificultad para construir una línea de tranvías. Si el producto desde el punto de vista del comercio justificaría el desembolso necesario para usar maquinaria y elementos modernos en estas minas, sólo podría determinarse efectuando un detenido examen en el campo y mediante los cálculos muy cuidadosos hechos por un ingeniero competente. La producci&oacuten que se obtiene actualmente es suficiente para satisfacer la demanda del país, y las ganancias obtenidas parece que satisfacen a los dueños.

La Posible Existencia de Petróleo en la Hoya de Enriquillo

Corren rumores de que hay indicios de que el petróleo se ha visto en muchos lugares en la Hoya de Enriquillo y cerca de ella. Algunos de los sitios mencionados se encuentran al este de Neiba, otros al norte y otros al oeste de los Cerros de Sal, y todavía hay otros cerca de Tierra Nueva y Jimaní. Las indicaciones que se han anunciado se componen de escapes o escurrimientos de asfalto, manantiales de sal, caliza que tiene un olor a "gasolina quemada" y lignita.

E. I. Kilborne, ingeniero empleado de la Compañía Barahona, dice que en un brazo del Arroyo Palma Dulce, unos 6 kilómetros al este de Duvergé, encontró un material asfáltico que olía a petróleo. Los hijos del país creen que los manantiales de sal en varios lugares al este de Neiba indican la existencia de petróleo. Cerca de Angostura, en la extremidad occidental de los Cerros de Sal, se encuentra una caliza que despide un olor fétido cuando se rompe. En la misma localidad y en otros lugares en las rocas de la formación Cerros de Sal, hay pequeños fragmentos de un material leñoso.

Los estratos que se encuentran sobrepuestos en las capas de yeso en los Cerros de Sal, parecen haber sido una fuente posible de material petrolífero, puesto que contienen muchos fósiles marinos, así, como capas de lignita. Bajo cubiertas adecuadas las mismas capas podrían contener depósitos de petróleo. Toda investigación que se haga en busca de uns estructura favorable en la Hoya de Enriquillo, debe ser precedida de un completo estudio de la serie estratigráfica a lo largo de los Cerros de Sal, donde el escarpado volteo de las capas proporciona excelentes afloramientos para ello. Desde Neiba hacia el este hasta el Río Yaque los terrenos se consideran bastante propicios para justificar un detenido estudio de la estructura y una investigación minuciosa.

La Sierra Bahoruco al Sur de Duvergé

La Sierra Bahoruco es escabrosa y se levanta hasta una altura de 1,700 metros por el lado del sur de la Hoya de Enriquillo, en la parte sur-central de la Provincia de Barahona (véase la lámina 19). Hiciéronse excursiones a lo largo de las colinas bajas de esta sierra, y hacia el sur desde Duvergé por Puerto Escondido hasta Rancho Viejo, por el camino que conduce a Pedernales.

Entre Duvergé y un lugar que se halla unos cuantos kilómetros al oeste de las Baitoas (véase la lámina 17, B), se encuentra muy bien desarrollado un banco de caliza coralífera que se menciona en otro lugar en este informe (ver). Muy próximo al camino que rodea la base de las montañas, se encuentran riscos cuya altura varía desde 3 hasta 12 metros, compuestos casi exclusivamente de corales ramosos, algunos de los cuales están tan frescos que conservan sus colores originales. Un tanto más hacia el norte, en dicha hoya, hay corales macizos que por lo general se encuentran en forma de cabezas separadas que yacen sobre el suelo ceñagoso o están casi enterradas en él. Muchas de las estribaciones de las montañas terminan en pequeños riscos, lo cual es probable que se deba a la acción de las olas en el mar que en un tiempo llenó la Hoya de Enriquillo.

Más hacia el borde las montañas y, sin embargo, casi separadas de ellas, hay colinas menores cuya altura varía desde 40 hasta 100 metros, compuestas de arenisca arcillosa, arcillas y conglomerado, y tal vez alguna parte de caliza. De estas capas no se recogieron fósiles, pero se cree que constituyen una parte de la formación Cerros de Sal, porque desde el punto de vista de la litología son semejantes a algunas de las capas inferiores de aquella formación, y yacen estratigráficamente sobre las capas que forman la masa de las montañas más altas en la parte septentrional de la Sierra Bahoruco. Cerca de Duvergé la orientación de estas capas varía de este hasta el N. 50° O., y la inclinación varía de 20° a 50° NE.

Desde Duvergé hacia el sur, por la Sierra de Bahoruco, más allá de Puerto Escondido, hasta la Cañada Diablo, hay una sola serie de capas sedimentarias. Según se indica en el corte [indicado anteriormente, ver], esta serie se compone de varias partes distintas, pero parece que entre ellas no existen grandes interrupciones estratigráficas. Casi todas estas capas son calcáreas, y en su mayoría calizas impuras. Hay muchas que son fosilíferas, pero los fósiles están mal conservados. También hay corales, formas de pelecípodos y algunos foraminíferos. Es probable que las capas pertenezcan al antiguo Mioceno o al reciente Oligoceno. En la base hay un conglomerado bien definido con guijas ovaladas de caliza dura, cuyo diámetro varía desde 5 hasta 6 centímetros, o más. En muchas de las guijas abundan los foramíniferos orbitoidales.

Uno de los rasgos más notables de esta región de rocas calcáreas es el color intensamente rojo de una gran parte del suelo barroso, que al parecer es un producto del desgaste de la caliza. Hay un espesor de 130 metros de la serie de rocas que se compone de piedras de arcilla de un color rojo y amarillo, muy ferruginosas, pero éstas se encuentran subordinadas a la caliza, en cuanto a la cantidad. El color rojo del suelo resulta más notable donde los estratos de caliza constituyen la roca de base.

El promedio de orientación de las capas es norte 70° al oeste, aunque se notaron variaciones de 10° o más de dicha orientación. Las rocas se encuentran torcidas en pliegues anticlinales y sinclinales leves, pero no se vieron muchas fallas. En la mayor parte del área que se extiende entre Duvergé y Cañada Diablo, las inclinaciones ascienden hasta 60°, pero las de 15° hasta 25° son más comunes. Sin embargo, cerca de la Cañada Diablo y Rancho Viejo, se nota un cambio. En este lugar las capas se doblan agudamente hacia arriba. Las inclinaciones de 70° al norte hasta una posición vertical son comunes, y en algunos sitios, como sucede en las capas de base cerca de Rancho Viejo, se vieron inclinaciones escarpadas hacia el sur, que indican que las capas en este lugar están realmente volteadas.

El conglomerado de base que contiene guijas de caliza foraminífera se encuentra en las cercanías de Rancho Viejo, a ambos lados de la Cañada de Rancho Viejo, unos cuantos kilómetros más arriba del punto donde se une a la Cañada Diablo. Este conglomerado descansa precisamente sobre la caliza de la cual se derivan sus guijas. Aquí hay una desconformidad muy clara, y probablemente grande. La caliza es dura, de fino grano, semi-cristalina y maciza. No se vió ninguna línea de estratificación. Como quiera que la investigación no se extendió más hacia el sur, no fué posible obtener datos en cuanto al posible espesor de esta formación. Los foraminíferos que se recogieron comprenden Nummulites y otras formas de la edad eocena (estaciones 8626 y 8627; las listas de fósiles aparecen en la página 118).

En el siguiente corte generalizado se hace un resumen de la estratigrafía de la parte septentrional de la Sierra Bahoruco. Se basa en un examen o reconocimiento hecho de prisa, y, por lo tanto, los distintos espesores mencionados sólo son aproximados, pero se cree que las relaciones generales se indican correctamente.

Corte generalizado en la Sierra Bahoruco al sur de Duvergé
  Espesor
(metros)
Pleistoceno
Caliza de coral y conglomerado de caliza, que forman yacimientos de terraza cerca del borde de la Hoya de Enriquillo.
12
Desconformidad.  
Mioceno (?)
Conglomerado, arcilla abigarrada, arenisca arcillosa y tal vez alguna caliza.
50 - 75
Desconformidad.  
Mioceno anterior u Oligoceno reciente
Caliza margosa de capas indistintas con un conglomerado de caliza interpuesto; fosilífero, sobre todo en la parte inferior, pero los fósiles están mal conservados.

Caliza impura de capas delgadas; pocos fósiles.

300 - 500

100

Piedra arcillosa tufácea y conglomerado de un color rojo de ladrillo y amarillo; no se vieron fósiles. 130
Caliza arenosa con capas indistintas; no se vieron fósiles. 300 - 500
Conglomerado de base compuesto de guijas de caliza foramínifera 230
Desconformidad  
Eoceno
Caliza semi-cristalina dura, con foraminíferos.
Se desconoce el espesor


 

Informe presentado por el Señor R. D. Upham, de la Interocean Oil Co.


Ir a Estudios | Ir al índice general | Ir arriba