Parque Nacional Lago Enriquillo e Isla Cabritos

El Parque Nacional Lago Enriquillo e Isla Cabritos comprende el lago Enriquillo y sus alrededores. En el 1974 fue creado el Parque Nacional Isla Cabritos, mediante la Ley 664, la cual dejaba fuera de protección todo el cuerpo de agua del lago Enriquillo y sus alrededores incluyendo las zonas pantanosas, cuyos humedales son de gran importancia ecológica. Esta situación fue corregida con el establecimiento del Parque Nacional Lago Enriquillo e Isla Cabritos, a través del Decreto 233-96, el cual fue asumido por la Ley No. 64-00 que crea la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Este parque es una de las zonas núcleos, junto a los parques nacionales Jaragua y sierra de Bahoruco, de la Reserva de Biosfera Jaragua-Bahoruco-Enriquillo, aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) el 6 de noviembre del 2002. Además el lago Enriquillo fue declarado como sitio modelo de la Convención para la Conservación de los Humedales (RAMSAR), de la cual el país es signatario.

El parque está ubicado en el Suroeste de la República Dominicana, en la Hoya de Enriquillo o Valle de Neiba, entre las sierras de Neyba y de Bahoruco. La Hoya de Enriquillo presenta características geomorfológicas únicas en la región del Caribe. Las aguas del lago son hipersalinas, con una salinidad por encima de 70 partes por mil, lo que es más del doble de la salinidad de las aguas del mar.

La vegetación de esta área protegida está constituida por especies de las zonas de vida Bosque seco Subtropical (Bs-S) y monte espinoso Subtropical (Me-S), siendo este el único bosque seco xerofítico que existe bajo el nivel del mar en el continente americano. En este último, las cactáceas son muy comunes, en especial la guasábara (Opuntia caribaea), el cayuco (Cereus hexogonus), la alpargata (Consolea moniliformis).

La avifauna es muy variada, tanto para la acuática como para la terrestre. Se han reportado 134 especies y subespecies de aves residentes y migratorias. Entre las especies reportadas en el Lago Enriquillo, se encuentra el flamenco (Phoenicopterus ruber), pato de la Florida (Anas bahamensis), pato criollo (Oxyura dominica), garza blanca real (Casmerodius albus egretta), garza azul (Egretta caerulea), cocó prieto (Plegadis falcinellus).

Entre los reptiles se encuentra el cocodrilo americano (Crocodylus acutus), que en el Lago Enriquillo reúne la mayor población antillana, y las dos iguanas: rinoceronte (Cyclura cornuta) y la de Ricord (Cyclura ricordi). Anteriormente, el cocodrilo también existía en el Noroeste del país (en la desembocadura del río Yaque del Norte y en la Laguna de Saladilla), pero ha desaparecido de esa región y solamente resta en el lago. También hay algunas lagartijas como la Ameiva linoleata y la Aristelliger cochranae. Entre los anfibios, se observa la presencia del bufónido endémico Pelthophryne guntheri.

En el lago Enriquillo y sus alrededores existen lugares claves reconocidos como puntos turísticos por su belleza escénica y sus recursos naturales, tales como:

  • La Azufrada. A tres kilómetros al este de La Descubierta, en la entrada al Parque Nacional Lago Enriquillo. Es conocida por su "piscina" de agua con alto contenido de azufre a la que se le atribuyen propiedades curativas.

  • Isla Cabritos. Es el principal destino turístico de los visitantes partiendo de La Azufrada, donde se aborda un bote, cuya travesía es de siete kilómetros. En la isla hay un centro de visitantes con una exposición sobre la historia natural de la isla, a partir del cual se han establecido tres senderos, uno de los cuales conduce a la Caimanera Sur, atravesando la isla para la observación de cocodrilos; otro conduce en dirección este que muestra la composición del bosque seco de la isla Cabritos y arrecifes fósiles; y un tercer sendero para observación de iguanas (Cyclura cornuta y Cyclura ricordi).

  • Los Borbollones es una de las zonas más bellas pero también más sensibles del lago Enriquillo. Aquí se pueden observar cocodrilos de diferentes edades y aves acuáticas de distintas especies como el flamenco. No es permitido el desembarque de los botes para mantener el equilibrio ecológico.

  • La bahía de Boca de Cachón es de gran importancia para observaciones de más de mil flamencos, cucharetas y varias especies de garzas.

Arriba

Ir a Categoría II

Copyright © 2009-2014 José E. Marcano M.