Notas breves
Hogar » Bosques » Notas » Nota

Ir al contenido

El cambio climático empuja las plantas alpinas de Europa hacia la extinción

9 de mayo de 2012

A medida que el clima se hace más caliente, las especies de plantas que prefieren un ambiente más frío están desapareciendo de las sierras del sur de Europa. Dado que muchas de estas especies tienen áreas de distribución pequeñas, están en peligro de extinción, de acuerdo con dos nuevos estudios de investigadores europeos.

"Estas especies han migrado hacia arriba, pero tarde o temprano la montaña llega a su cumbre", dijo el investigador y biólogo Ulf Molau en la Universidad sueca de Gotemburgo. "Muchas especies de plantas alpinas están desapareciendo de las cordilleras del sur de Europa, y para algunas de ellas - las que sólo se encuentran en una cordillera - las perspectivas son muy sombrías."

Publicados en las revistas "Nature" y "Science", los estudios son parte de la más amplia Iniciativa de Investigación Global de Observación en Ambientes Alpinos, o GLORIA (por sus siglas en ingles "Global Observation Research Initiative in Alpine Environment"). Hoy en día, GLORIA es una mega-red que cubre todas las regiones montañosas del mundo, pero es el brazo original europeo de GLORIA el que ha llegado a una etapa donde los investigadores han comenzado a observar los cambios.

Investigadores de Gotemburgo
Investigadores de University of Gothenburg mapeando plantas en una cuadrícula.
(Foto de la U. Gotemburgo)

Durante un período de 10 años, investigadores de toda Europa han reunido muestras de 13 regiones diferentes de montaña.

Usando tecnología digital e intensivo trabajo de campo en sitio, han podido estudiar un patrón cuadriculado de metros cuadrados, seleccionados en diferentes altas montañas, a partir de la línea de árboles hasta los picos más altos.

Las fotografías digitales ofrecen una imagen detallada de que especies han desaparecido entre 2001 y la actualidad.

"Cada cuadrado investigado es fotografiado digitalmente para que podamos encontrar el camino de regreso a la misma posición después de 10 años o más, con precisión de centímetros", dijo el profesor Molau. "Con el despliegue de una red de análisis, es posible volver a mapear pequeños cuadrados de 10 x 10 cm."

Hoy en día, los investigadores son capaces de observar que las especies están migrando hacia arriba y que la diversidad de especies en las regiones montañosas del sur de Europa se ha reducido durante los 10 años en los que las muestras han sido tomadas.

"Este hallazgo confirma la hipótesis de que un aumento de las temperaturas obliga a la flora alpina migrar hacia arriba. Como resultado, las especies rivales se ven amenazados por competidores, que están migrando hacia mayores altitudes. Estos cambios suponen una amenaza para los ecosistemas de alta montaña en el mediano y largo plazo ", afirman los autores.

En España, los investigadores de la Universidad de Granada que participan en el estudio GLORIA confirmaron que el cambio climático está causando que las plantas migren hacia mayores altitudes. Este estudio analizó los cambios en la diversidad de especies en 66 cumbres de 17 sierras europeas entre 2001 y 2008.

En la Península Ibérica, dos regiones metas fueron seleccionadas - Ordesa en los Pirineos y Granada en Sierra Nevada. Los investigadores encontraron que la especie en estudio habían migrado un promedio de 2.7 metros hacia arriba.

El estudio también revela que el número de especies que crecen en las cumbres de las montañas europeas ha aumentado un promedio de ocho por ciento durante el período de estudio de siete años.

Sin embargo, los científicos dicen que este aumento no es general.

Flor alpina
Andrago, flor alpina en Sierra Nevada.
(Foto de la U. Granada)

De los 66 picos de las zonas boreales y templadas, la mayoría reveló un aumento en la diversidad de especies. En el área mediterránea, ocho de las 14 cumbres estudiadas mostraron una disminución en el número de especies representadas.

Las montañas que presentan los cambios más significativos en la diversidad de especies son montañas mediterráneas situadas en el sur de Europa, donde el clima es diferente de la del resto de Europa.

En general, las especies de suelos húmedos son más vulnerables al cambio climático, aunque también son afectadas las especies endémicas de alta montaña.

Las investigaciones de la Universidad de Granada muestran que la diversidad de especies ha cambiado más en los sitios de baja elevación en la región del Mediterráneo que en otras regiones.

En las cordilleras mediterráneas de Sierra Nevada, Córcega, Apenino Central y Creta el aumento de las temperaturas está provocando una disminución de la precipitación media anual, lo que se traduce en sequías de verano más largas.

Como resultado, el aumento de la temperatura y las sequías amenazan a especies únicas que se encuentran en ningún otro lugar en la Tierra.

"Por ejemplo, en Sierra Nevada, las parcelas de observación revelaron una disminución en el número de especies emblemáticas como Androsace vitaliana subsp nevadensis y Plantago nivalis y Artemisia granatensis", dijo el profesor Joaquín Molero Mesa de la Universidad de Granada. La Artemisia granatensis es una subespecie de la genciana de marisma que es endémica de la Sierra Nevada.

El grupo de investigación de la Universidad de Granada ha coordinado con el Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada, y ha establecido, en colaboración con un grupo de investigación de Marruecos, otra región meta en el alto Atlas Occidental, donde se instalarán parcelas de observación y termómetros el próximo verano.

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano