Notas breves
Hogar » Bosques » Notas » Nota

Ir al contenido

La palma aceitera es un "agente de deforestación en Perú"

4 de mayo de 2012

Plantaciones de palma aceitera en Perú (Foto: Víctor Gutiérrez)
A partir del cultivo se elabora aceite para alimentación y biocombustibles.

La expansión de cultivos de alto rendimiento de palma aceitera en Perú está contribuyendo a la deforestación y este fenómeno "se ha incrementado sustancialmente en los últimos años", de acuerdo a un estudio de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos.

En el pasado se ha argumentado que las plantaciones de alto rendimiento, a diferencia de las tradicionales, tienen la ventaja de causar menos pérdida de bosque, pero el estudio cuestiona esta aseveración.

"Nuestros resultados indican que un 72% de la expansión total de cultivos de palma de alto rendimiento en la última década ha ocurrido en áreas de bosque", dijo uno de los autores del estudio, Víctor Gutiérrez, investigador del Departamento de Ecología, Evolución y Biología Ambiental de la Universidad de Columbia. A partir de estas plantaciones se produce aceite de palma para alimentación y en menor medida biocombustibles.

"El 92% de dicha deforestación ha ocurrido en los últimos cinco años. En el área de Pucallpa, encontramos que el 75% de las plantaciones de alto rendimiento se han expandido hacia bosques, mientras que en plantaciones de bajo rendimiento el porcentaje es 30%".

Pérdida de bosques maduros

Estudios previos han indicado que el aumento de los rendimientos en cultivos agrícolas puede reducir la necesidad de desforestar porque éstos cultivos requieren un área menor para producir una cierta cantidad de alimentos en comparación con cultivos menos productivos.

Desforestación en la Amazonia peruana (Foto: Víctor Gutiérrez)
El estudio señala que la mayoría de las plantaciones de alto rendimiento se están expandiendo en zonas de bosques maduros.

"En nuestro estudio evaluamos la contribución de plantaciones industriales de alto rendimiento a la deforestación en la totalidad de la Amazonia peruana y luego comparamos su contribución con plantaciones de menor rendimiento, pertenecientes a pequeños propietarios en un área cerca de la ciudad de Pucallpa, donde la palma se ha venido expandiendo rápidamente en los últimos años", dijo el investigador.

El estudio señala que la mayoría de las plantaciones de alto rendimiento se están expandiendo en bosques maduros con diferentes niveles de degradación previa a la conversión.

Los científicos de la Universidad de Columbia agregan que los bosques maduros almacenan mayores niveles de carbono y albergan mayores niveles de biodiversidad que plantaciones de palma, por lo que la expansión a áreas de bosque, aún si éste está degradado, genera un impacto negativo en el ambiente.

Para Gutiérrez, el estudio demuestra "que la expansión agrícola de alto rendimiento es una estrategia insuficiente para reducir la presión sobre los bosques".

"Sólo puede ser efectiva para lograr la conservación de bosques si se articula con incentivos para expandir cultivos en áreas previamente deforestadas o para incrementar la productividad en áreas que ya están siendo cultivadas en la actualidad".

Mapa de zonas desforestadas

La expansión de los cultivos de alto rendimiento se debe en parte a que "el gobierno ha implementado incentivos para la expansión de palma en la Amazonia, tales como la reducción de impuestos para la producción agrícola en esa zona y el mandato de que el diesel usado para combustibles contenga un mínimo de 5% de biodiesel", dijo Gutiérrez.

Plantación de palma aceitera
Optar por cultivos de alto rendimiento es una estrategia insuficiente para reducir la presión sobre bosques, según el estudio.

"Sin duda el tema preocupa de gran manera al Ministerio del Ambiente, en primer lugar porque el cambio de uso de tierras de capacidad de uso mayor forestal o de tierras de protección está expresamente prohibido en la Ley Forestal y de Fauna Silvestre (Ley 29763)", dijo Gabriel Quijandría, viceministro de Desarrollo Estratégico de Recursos Naturales de Ministerio del Ambiente de Perú, MINAM.

"En segundo lugar, desde su establecimiento en el año 2008 el MINAM impulsa, a nivel del gobierno, tres principios respecto del cultivo de biocombustibles y/u otros cultivos de uso industrial: i) no afectación negativa al bosque primario, ii) no afectación negativa a la disponibilidad de agua en las cuencas y iii) no competencia con cultivos alimenticios, principios que habrían sido vulnerados en el caso que analiza el estudio de la Universidad de Columbia".

"A la situación descrita en el estudio se deben añadir las gestiones que varias empresas promotoras del cultivo de palma aceitera están promoviendo para que ésta sea reconocida como actividad de reforestación", agregó Quijandría.

"A la fecha existen pedidos que cubren alrededor de 26,000 hectáreas. Al respecto, el Ministerio del Ambiente considera que las actividades de plantación de palma aceitera y/u otros cultivos como Jatropha no constituye actividad de reforestación".

Quijandría señaló que para promover el cultivo de palma aceitera y otros cultivos oleaginosos y biocombustibles en zonas adecuadas, el MINAM "con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, está dando inicio a un proyecto de asistencia técnica que tiene como objetivos generar un mapa de zonas deforestadas con potencial para cultivo de biocombustibles en las regiones de Loreto, San Martín y Ucayali".

También se buscará identificar proyectos ya en marcha para aplicar la llamada Tarjeta de Evaluación de Sostenibilidad de Biocombustibles desarrollada por el BID.

El estudio fue publicado en la revista Environmental Research Letters. Será presentado en junio en el encuentro de la Asociación de Biología Tropical y Conservación de Estados Unidos, ATBC por sus siglas en inglés.

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano