Notas breves
Hogar » Bosques » Notas » Nota

Ir al contenido

Bosque nublado de Nicaragua 'sitiado' por los madereros ilegales

3 de mayo de 2013

Bosque Bosawas (Birgitte Riber Hald)
La Reserva Bosawas es un bosque pluvial críticamente importante pero
los pueblos nativos dicen que está siendo destruido por los "colonizadores".

Un afamado bosque pluvial en Nicaragua está bajo crecientes amenazas por parte de los madereros ilegales, dicen líderes indígenas.

La Reserva de la Biosfera Bosawas es el mayor bosque tropical de América Central con nubes constantemente cruzando por el montañoso terreno.

Pero los pueblos Mayangna y Miskito que viven allí dicen que 30,000 hectáres por año están siendo deforestadas por los "colonizadores".

Descrito por las Naciones Unidas como un tesoro biológico global, la reserva está localizada en la frontera entre Nicaragua y Honduras y está repleta de vida silvestre.

Se dice que las dos millones de hectáreas alojan a unas 150,000 especies de insectos, raros jaguares, águilas y cocodrilos lo mismo que las últimas poblaciones del tapir de Baird y del mono araña de América Central.

Invasores sin tierra

La reserva Bosawas también se solapa con las tierras de comunidades indígenas que han estado allí por siglos, viviendo de la caza y la pesca.

El gobierno nicaragüense reconoció el título legal de los Mayangna a sus tierras en 2007.

Desde entonces, dicen que están sufriendo de lo que denominan como una "invasión" de personas sin tierra que vienen de otras partes del país.

Mapa del Parque Nacional Saslaya
El Parque Nacional Saslaya está dentro de la Reserva de la Biosfera Bosawas.

Dicen que han documentado 11,500 "colonizadores" quienes han deforestado alrededor de 150,000 hectáreas desde 2009.

Arisio Genario, presidente de la Nación Mayangna, dijo que esta era una amenaza extremadamente seria para el futuro del bosque. "El problema es que en partes de nuestro territorio que hemos zonificado para la conservación del bosque están siendo invadido por los colonizadores", dijo

"Aún cuando nosotros los Mayangna no tocamos estos bosques, allí es donde se reproducen los animales que cazamos. Si destruyen eso, ellos destruirán a nuestro pueblo", agregó. "El mundo necesita saber que estamos en crisis debido a nuestros esfuerzos por defender los recursos naturales con los cuales sobrevivimos".

Los científicos también están preocupados porque las luchas entre nativos y colonizadores podrían tener un impacto desastroso sobre la biodiversidad de la región.

El Dr. Thomas Lovejoy, científico que fue el primero en usar el término "biodiversidad" en 1980, dijo que era crítica la protección de la reserva Bosawas.

"Nicaragua tiene uno de los tres grandes bloques de bosques pluviales tropicales que restan en América Central", dijo. "Por lo tanto, la lucha por proteger esta parte preciosa y única de diversidad biológica es de importancia hemisférica, más bien global".

Brotes violentos

El pueblo Mayangna consiste de unas 40,000 personas y han hecho numerosos reclamos al gobierno de Nicaragua. Pero, según los líderes comunitarios, no se está haciendo lo suficiente para proteger sus derechos.

Las tensiones entre los recién llegados y los nativos han derivado en violencia que terminó en la muerte de un líder Mayangna el 20 de abril.

El señor Genaro cree que las autoridades temen las consecuencias políticas de apoyar los pueblos nativos.

Mono araña (Getty Images)
El mono araña, en peligro crítico, y otras especies raras continúan viviendo en la reserva Bosawas.

"Parece que no desean hacer esto debido a que están preocupados por perder votos", dijo. "Hay muchos invasores. Ellos piensan que si toman una acción fuerte para proteger nuestra propiedad ellos perderan el apoyo político".

Sus puntos de vista son repetidos por Taymond Robins, quien también es Mayangna y organiza la defensa del bosque.

"Estamos tristes por que están contaminando nuestros ríos y están afectando el clima en nuestras áreas", dijo. "Estamos perdiendo terrenos, y estamos perdiendo nuestros valores culturales. Estamos muy preocupados".

Dice que no todos los invasores son pobres, campesinos sin tierra. "Realmente estas personas son especuladores en terrenos. Ellos vienen, queman el bosque y siembras pastos, entonces los vendes y se mueven a otra área".

El señor Genario dijo: "Creemos que si no hay intervención, no habrá reserva de biosfera en cinco a 10 años".

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano