Notas breves
Hogar » Bosques » Notas » Nota

Ir al contenido

La biomasa forestal en África occidental 'aumenta a pesar de la sequía'

26 de agosto de 2012

Reserva Forestal Bobiri, Ghana (Foto: Sophie Fauset)
El hallazgo amplía las ideas actuales de cómo las sequías afectan los bosques y el almacenamiento de carbono.

Un estudio sugiere que la capacidad de almacenar carbono en bosques protegidos de África occidental ha aumentado a pesar de que la región ha estado sufriendo una sequía durante 40 años.

Un equipo de investigadores del Reino Unido y Ghana encontraron que la composición arbórea en estas áreas favorecía especies que eran capaces de enfrentar condiciones más secas.

Este estudio ha sido publicado en la revista Ecology Letters.

Estudios previos sugerían que las condiciones de sequía resultaban en el almacenamiento de menos carbono al morir la vegetación.

"A pesar de la prolongada sequía, no hubo pérdida de biomasa en los bosques. De hecho, la biomasa realmente aumentó durante el período", explicó Sophie Fauset de la Universidad de Leeds, co-autora del trabajo.

La biomasa es un componente vital en el ciclo global del carbon. Cuando las plantas crecen, ellas absorben dióxido de carbono y agua por el proceso de la fotosíntesis.

Mientras que el oxígeno es liberado hacia la atmósfera como un producto de desecho de este proceso, el carbono absorbido primariamente permanece atrapado en la planta hasta que ésta muere.

"Pensamos que éste es el resultado de un cambio en la composición de especies", dijo la Dra. Fauset, explicando las razones por las que el estudio mostraba un aumento en la biomasa.

"Debido a que se tiene este cambio ambiental a largo plazo, es posible que la composición de especies de los bosques se modifique ligeramente, y así las especies que pueden sobrevivir bajo estas condiciones se ven favorecidas", agregó. "Estos significa que se reciben impactos menos negativos de la sequía."

Paisaje cambiante

Investigador midiendo un árbol (Foto: Sophie Fauset)
El equipo monitoreó más de 10,000 árboles durante un período de 20 años.

El equipo de investigadores ganianos y del Reino Unido dieron seguimiento a más de 10,000 árboles entre 1990 y 2010.

La región occidental de África ha experimentado condiciones de sequía desde 1970. Las precipitaciones han disminuido hasta un 23% en comparación los niveles de antes de 1970.

La Dra. Fauset dijo que el estudio amplía el pensamiento actual sobre las consecuencias de las condiciones de sequía sobre la flora y fauna de un área.

"Generalmente se piensa que si se tiene sequías entonces se vería una disminución en la biomasa", dijo. "Ciertamente, los estudios que han evaluado sequías de corta duración y bastante extremas muestran una disminución en la biomasa".

"Podría ser que el aumento en la biomasa (registrado en este estudio) podría ser el resultado de algo más, pero creemos que el mantenimiento de la estructura forestal, a pesar de las condiciones de sequía, es un resultado de un cambio en la composición de especies", agregó. "Esto básicamente significa que uno no puede tomar esos estudios de corto plazo de sequías extremas y extrapolar los hallazgos a un evento a largo plazo con diferentes clases de cambios en la precipitación".

Los hallazgos, presentados este año en una conferencia internacional forestal, encontraron que los bosques tropicales en África podrían ser más resilientes ante cambios climáticos futuros que en los amazónicos y de otras regiones forestales importantes.

Sugieren que las especies arbóreas sobrevivientes en la región han tenido que pasar por un número de catástrofes climáticas durante los últimos 4,000 años. Por lo tanto, ellos están más preparados para enfrentar futuros cambios en el clima.

Los bosques tropicales del continente forman la segunda mayor área boscosa continua en el mundo.

La Dra. Fauset observó: "Es muy importante para el ciclo global del carbono que se mantengan estos bosques".

Índice de Notas

Autor de las páginas: José E. Marcano