Importancia de los bosques: Turismo

Por medio de la recreación y el turismo, es posible usar el bosque sin explotarlo. Los bosques atraen a las personas interesadas en acampadas (inglés, camping), caminatas (hiking) en senderos o no, la pesca, la cacería, ciclismo de montaña (mountain biking) y actividades similares. Las personas que viven en áreas rurales pasan parte de su tiempo en los bosques cercanos, y las personas de ciudades desean viajar, a veces por largas distancias, para visitar áreas naturales no desarrolladas. La industria del turismo genera miles de millones de dólares cada año, y gran parte de esa cantidad es generada por la atracción que sienten las personas por los bosques.

El turismo no es solamente una manera sostenible de usar el bosque sino que también es práctico en términos económicos. Mientras que la mayor parte de los ingresos generados por la actividad maderera es tomada por grandes corporaciones multinacionales, los beneficios del turismo frecuentemente quedan en las comunidades locales. Hay muchos operadores locales de giras que funcionan como guías y consiguen acomodaciones. El turismo puede ser una alternativa muy exitosa, especialmente donde los recursos forestales son explotados por compañías madereras.

Los beneficios de recreación y turismo pueden recibirse constantemente. Las personas vienen a los bosques todos los años, año tras año. Si en lugar de eso, el bosque se usara para la explotación maderera, habría beneficios económicos inmediatos pero luego no se generaría más dinero en el lugar durante otros ochenta años o más, hasta que los nuevos árboles alcancen su pleno tamaño.

Las personas de climas más templados se siente especialmente atraídos por la idea de visitar bosques tropicales. En cinco años, el número de visitantes a Manaus, una ciudad brasileña sobre el Río Amazonas, aumentó en un factor de seis. Este interés que las personas tienen de ver como luce un bosque pluvial ('rainforest') es una obvia razón económica para preservarlo.

La creación de nuevos parques y reservas es frecuente ya que más turistas serán atraídos a áreas de bosques naturales. Conversamente, el aumento en la cantidad de turistas termina frecuentemente destruyendo los mismos lugares que ellos vienen a visitar. Los vehículos de los turistas pueden erosionar las laderas forestales, los árboles son cortados para hacer espacio para construir más cabañas turísticas, y los turistas se llevan productos del bosques como recuerdo. Demasiado personas en cualquier área casi siempre daña al bosque, pero en comparación con la mayoría de las alternativas de uso para estas áreas, el turismo es relativamente benigno.