Lobo La Extinción de las Especies

Causas Indirectas de la Extinción

Desarrollo

Bosque boreal Bosque de coníferas
(Foto de NASA)

Los bosques están siendo cortados en todas partes del mundo. Hay diversos tipos de bosques pero, para nuestros fines, podemos agruparlos en dos clases generales.

La primera clase son los bosques templados, que se encuentran localizados alejados del Ecuador y que, usualmente, son de coníferas. La industria maderera en estas áreas está amenazando los mejores hábitats restantes del Lobo y del oso Grizzly. Pero no solamente eso, sino que están siendo explotados de manera que no protegen los suelos dando como resultado que se erosionen y los sedimentos y nutrientes son arrastrados, contaminando corrientes y reduciendo la capacidad regenerativa del bosque. Lo mismo que en el caso de las ballenas, los bosques están siendo cosechados sin ninguna consideración de producciones sostenibles de madera; igualmente, su principal preocupación es maximizar el ingreso monetario.

Con todo, es el destino de la segunda clase de bosques: los bosques tropicales, el que determinará principalmente la riqueza biológica de la Tierra en el futuro. Estos ecosistemas son el mayor reservorio de diversidad biótica del planeta. Aproximadamente dos tercios de las especies en los trópicos se encuentran en los bosques pluviales ("rainforests") y, aproximadamente, de 20 a 50% de todas las especies en el planeta existen en los bosques pluviales, que cubren apenas el 6% de la superficie terrestre del planeta. Y estos reservorios permanecen casi sin ser catalogados: apenas un 15% de sus especies han sido nombradas, y se conoce muy poco acerca de su biología. Como ha señalado el naturalista Peter Raven, "Miles de millones de dólares en la exploración de la luna, y sabemos más acerca de la luna que de los bosques pluviales de, digamos, Colombia occidental. La luna permanecerá ahí por mucho más tiempo que estos bosques…"

Amazonia Bosque amazónico
(Foto de Rainforest Action Network)

La pérdida de bosques se ha estimado que es de 10 hectáreas por minuto en el período de 1975 al 2000; esto resulta en más o menos 5.3 millones de hectáreas perdidas por año. La diversidad biótica desaparecerá mucho antes que los mismos bosques. A las tasas actuales de deforestación, casi todos los bosques de zonas bajas de las Filipinas, Malasia peninsular, Indonesia y Sudeste de Asia habrán desaparecido a inicios del siglo XXI.

La fragmentación del hábitat causará la extinción de muchos organismos que requieren grandes áreas para su supervivencia o que son sensibles a los impactos de modificaciones y contaminación. Se estima que, dentro de unos 15 a 20 años, ocurrirá una pérdida catastrófica de especies y poblaciones, y la mayoría de las especies de los bosques pluviales habrán desaparecido en un futuro cercano.

La destrucción de los bosques pluviales se debe principalmente a la agricultura, silvicultura, crianza de animales y al corte para leña. En el bosque pluvial, cuando cae un árbol, este arrastra consigo a muchos vecinos; una rama rota puede ser el inicio de un ataque letal por bacterias, hongos o insectos. Pero también hay destrucción de grandes superficies al arrastrar los troncos, la construcción de caminos para sacar la madera y la creacción de depósitos para almacenarlos. Y, finalmente, la crianza de animales (especialmente vacunos) está causando una gran deforestación ya que hay necesidad de eliminar los bosques para establecer los pastos.

Al índice Índice