Lobo La Extinción de las Especies

Conceptos Básicos

Extinción

Dodo
El Pájaro Dodo
(Reconstrucción actualizada del dodo en el Oxford University Museo de Historia Natural)

Una lección sobre extinción. Se vió por primera vez alrededor de 1600 en Mauricio, una isla del Océano Índico, y se extinguió en menos de ochenta años luego debido a la llegada de marineros, quienes lo cazaron despiadamente y destruyeron su hábitat natural, el bosque.

Carlos Darwin demostró que la extinción de una especie es un proceso evolucionario. No hay razones para preocuparse sobre la desaparición de especies. De hecho, una tasa constante de extinción es un proceso normal en el curso de la evolución y se conoce con el nombre tasa de extinción de fondo. Las especies siempre han evolucionado y desaparecido a través de los tiempos geológicos debido a cambios climáticos y a la incapacidad para adaptarse a superar la competencia y la depredación.

Pero, al exponer este argumento, olvidamos un hecho muy importante: desde el siglo 17, los humanos han acelerado la tasa de extinción debido al aumento de la población y al consumo de los recursos. Hoy en día, la mayoría de los hábitats del mundo estan cambiando tan rápidamente que las especies no tienen tiempo para evolucionar o adaptarse a tales cambios. Se estima que la actual tasa global de extinción es de más o menos 20,000 especies por año, lo cual es muchas veces mayor que la tasa de extinción de fondo. Muchos biólogos creen que estamos inmersos en el mayor episodio de extinción en masa desde la desaparición de los dinosaurios hace 65 millones de años.

Por lo que se sabe sobre las poblaciones actuales y de la teoría de la evolución, la clave de la extinción es el cambio en el ambiente físico o en el biológico. Pero la vulnerabilidad también depende de muchos factores, tales como el tamaño total de la población, la distribución geográfica, la capacidad reproductiva, las relaciones ecológicas con otras especies, y las características genéticas. Por ejemplo, hay una mayor preocupación por las especies que se reproducen lentamente en oposición a aquellas que se reproducen rápidamente. Otros factores, como la disponibilidad de alimentos, puede hacer que reproductores 'rápidos' estén en mayor peligro que especies de reproducción lenta; no importa que tan rápido se reproduzca una determinada especie si sus fuentes alimenticias desaparecen primero.

Se ha estimado que, en toda la historia de la Tierra, han vivido 500 millones de especies; las que existen en la actualidad representan apenas el 2% de aquellas que alguna vez aparecieron. El otro 98% ha desaparecido o evolucionado hacia nuevas especies.

Al índice Índice